HOM­BRES DE AU­TO

Parabrisas - - SUMARIO -

Phi­lan­der y Fran­cis Roots

En 1859 fue fun­da­da en los Es­ta­dos Uni­dos la em­pre­sa Roots Blo­wer Com­pany por los her­ma­nos Phi­lan­der Hi­gley Roots (1813-1879) y Fran­cis Ma­rion Roots (1824-1889), dos téc­ni­cos au­to­di­dac­tas.

Los her­ma­nos Roots co­men­za­ron a tra­ba­jar en Con­ners­vi­lle, In­dia­na, don­de se ha­lla­ba el ca­nal Whi­te­wa­ter, y lo­gra­ron que el sal­to de agua de 3,35 me­tros mo­vie­ra a tra­vés de su mo­tor las as­pas de un mo­lino hi­dráu­li­co con cier­ta re­gu­la­ri­dad. Lue­go se desem­pe­ña­ron en una fun­di­ción de me­ta­les don­de con­ci­bie­ron una bom­ba de aire con pa­le­tas me­tá­li­cas pa­ra ayu­dar a fun­dir el hie­rro. Ya por en- ton­ces em­pe­za­ron a con­ce­bir la for­ma del com­pre­sor que se uti­li­za en la ac­tua­li­dad.

En 1900 Gottlieb Daim­ler pa­ten­tó un com­pre­sor Roots pa­ra la ins­ta­la­ción en mo­to­res de au­tos, y en la dé­ca­da de 1920 co­men­za­ron a apli­car­se co­mo so­bre­ali­men­ta­do­res en mo­to­res de au­tos de ca­rre­ras. Su apo­geo lle­gó en los años cin­cuen­ta, aun­que nun­ca per­die­ron vi­gen­cia, co­mo lo de­mues­tran los mo­to­res ac­tua­les equi­pa­dos con sis­te­mas Roots.

Tam­bién lla­ma­dos com­pre­so­res vo­lu­mé­tri­cos, los Roots, ac­cio­na­dos des­de el mo­tor por co­rreas o en­gra­na­jes se uti­li­zan mu­cho en mo­to­res a naf­ta y Die­sel, en va­ria­dos ca­sos com­bi­na­dos con un tur­bo­com­pre­sor. Pues­to que en el com­pre­sor Roots el cau­dal de aire va­ría apro­xi­ma­da­men­te en pro­por­ción li­neal con la ve­lo­ci­dad de ro­ta­ción, se lo­gra ob­te­ner un gra­do de so­bre­ali­men­ta­ción bas­tan­te cons­tan­te en el ran­go nor­mal de fun­cio­na­mien­to y por lo tan­to un desa­rro­llo bas­tan­te es­ta­ble de la cur­va del mo­men­to de tor­sión, lo que re­sul­ta es­pe­cial­men­te im­por­tan­te pa­ra los au­to­mó­vi­les.

En su rea­li­za­ción más sen- ci­lla, el Roots es­tá com­pues­to por dos ro­to­res, ca­da uno de dos ló­bu­los, cu­ya sec­ción es com­pa­ra­ble a la de un “8”; los ro­to­res es­tán aco­pla­dos por dos en­gra­na­jes y gi­ran a la mis­ma ve­lo­ci­dad en sen­ti­dos opues­tos. Pa­ra con­se­guir una ma­yor uni­for­mi­dad de ero­ga­ción de aire, a ve­ces se da a los ro­to­res una for­ma he­li­coi­dal. Por la mis­ma ra­zón se cons­tru­yen tam­bién com­pre­so­res con ro­to­res de tres ló­bu­los. Y hay com­pre­so­res Roots que se pue­den aco­plar o des­aco­plar au­to­má­ti­ca­men­te gra­cias a que in­cor­po­ran un em­bra­gue in­terno.

Con los com­pre­so­res Roots los mo­to­res en­tre­gan po­ten­cias muy su­pe­rio­res a los de as­pi­ra­ción na­tu­ral, y a igual­dad de ci­lin­dra­da.

Hay nu­me­ro­sas mar­cas de au­to­mó­vi­les co­mo Mer­ce­de­sBenz, Au­di, Ford Che­vro­let y Buick que ofre­cen po­ten­tes mo­de­los a naf­ta so­bre­ali­men­ta­dos ex­clu­si­va­men­te me­dian­te un com­pre­sor Roots. En al­gu­nos ca­sos (VW) el fun­cio­na­mien­to del Roots se com­ple­men­ta con un tur­bo­com­pre­sor.

En los Die­sel tam­bién se em­plea el Roots, pe­ro ex­clu­si­va­men­te com­bi­na­do con el tur­bo­com­pre­sor, co­mo en las uni­da­des de Vol­vo des­ti­na­das a ca­mio­nes pe­sa­dos.

En 1875 los her­ma­nos Roots ex­hi­bie­ro­nen San Pe­ters­bur­go, Rusia, su “air blo­wing ma­chi­ne” (má­qui­na de in­su­fla­do de aire), pa­ra la ven­ti­la­ción de mi­nas. En 1885 tra­ba­ja­ban en su pe­que­ño ta­ller de ma­nu­fac­tu­ra de com­pre­so­res so­lo 30 ope­ra­rios, ci­fra que se ele­vó a los 225 en 1931.

“A fi­nes del Si­glo XIX em­pe­za­ron a con­ce­bir el com­pre­sor que lle­va su nom­bre. En 1900 Gottlieb Daim­ler pa­ten­tó un com­pre­sor Roots y en la dé­ca­da de 1920 co­men­zó a apli­car­se en mo­to­res de au­tos de ca­rre­ras. Su apo­geo lle­gó en los años cin­cuen­ta.”

Un Bentley de 1930 de 4.5 li­tros equi­pa­do con com­pre­sor Roots ins­ta­la­do de­lan­te del ra­dia­dor, al aire li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.