CLÁ­SI­CAS:

Parabrisas - - SUMARIO -

142 Su­zu­ki T20 Su­per Six (1966)

Lue­go de al­gu­nos años fir­man­do sus mo­de­los con la mar­ca Co­lle­da, la T20 se trans­for­mó en el bu­que in­sig­nia de Su­zu­ki. Era un mo­de­lo im­pul­sa­do por un mo­tor 2T de 247 cm3 y 29 CV de po­ten­cia, de no­ta­ble efi­cien­cia. Re­pre­sen­tó una es­pe­cie de tram­po­lín co­mer­cial pa­ra la mar­ca ja­po­ne­sa.

La Po­wer Free lan­za­da en 1952 fue to­do un éxi­to pa­ra Su­zu­ki. Era bá­si­ca­men­te una bi­ci­cle­ta con mo­tor. Pro­duc­to de sus bue­nas ven­tas, la mar­ca ja­po­ne­sa lan­zó al año si­guien­te la Dia­mond Free, un mo­de­lo que ya in­cluía fa­ro de­lan­te­ro y el de­pó­si­to de com­bus­ti­ble si­tua­do en­tre el con­duc­tor y el ma­ni­llar. Sin em­bar­go, la pri­me­ra mo­to­ci­cle­ta pro­pia­men­te di­cha de Su­zu­ki lle­gó en 1954, y se la co­no­ció co­mo Co­lle­da (una ex­pre­sión ni­po­na que sig­ni­fi­ca al­go así co­mo “eu­re­ka”). La Co­lle­da se im­pul­sa­ba por un mo­tor mo­no­ci­lín­dri­co 4T de 90 cm3 ca­paz de erogan unos 4 CV de po­ten­cia. Pe­ro lo más in­tere­san­te era que Co­lle­da no era el nom­bre del mo­de­lo, sino de la pro­pia mar­ca. Pa­ra que se en­tien­da me­jor: has­ta el año 1959 to­dos los mo­de­los que sa­lían de la ca­de­na de en­sam­ble de la plan­ta ja­po­ne­sa se co­no­cían co­mo Co­lle­da. Sí, la fir­ma de Su­zu­ki no apa­re­cía en nin­gu­na par­te de las mo­tos, ni si­quie­ra el lo­go.

Uno de los pro­duc­tos más im­por­tan­tes que Su­zu­ki pro­du­jo ba­jo la eti­que­ta de Co­lle­da fue la 250TC, que vio la luz en 1963, y se im­pul­sa­ba por un mo­tor 2T de 248 cm3 que en­tre­ga­da la na­da des­pre­cia­ble ci­fra de 20 CV de po­ten­cia. Es­te mo­de­lo fue na­da me­nos que el úl­ti­mo que lle­vó la fir­ma de Co­lle­da, ya que al año si­guien­te Su­zu­ki desa­rro­lló la T10, que se trans­for­mó en el pri­mer mo­de­lo que adop­ta­ba el nom­bre del fa­bri­can­te.

En 1966, o sea dos años des­pués del lan­za­mien­to de la T10, na­ció la T20 Su­per Six, al­go así co­mo la pri­me­ra mo­to de­por­ti­va de Su­zu­ki (en Es­ta­dos Uni­dos se co­no­ce­ría co­mo X6). Es­te mo­de­lo, con una po­ten­cia en torno a los 30 CV, al­can­za­ba los 160 km/h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma, ci­fra más que in­tere­san­te pa­ra esa épo­ca. Pro­duc­to de sus bue­nas pres­ta­cio­nes la T20 Su­per Six se con­vir­tió en un gran éxi­to co­mer­cial pa­ra la mar­ca ja­po­ne­sa, al pun­to de per­mi­tir­le co­men­zar a ser re­co­no­ci­da mun­dial­men­te.

Su mo­tor de dos tiem­pos y 247 cm3 de ci­lin­dra­da, aso­cia­do a una trans­mi­sión de seis ve­lo­ci­da­des, es­ta­ba do­ta­do de un avan­za­do sis­te­ma de in­yec­ción de acei­te de­no­mi­na­do Po­si-For­ce, que le evi­ta­ba al pi­lo­to el tra­ba­jo de te­ner que rea­li­zar la mez­cla (tal es así que la mar­ca lo uti­li­zó en sus mo­de­los 2T du­ran­te mu­chos años más). La T20 Su­per Six se co­men­zó a fa­bri­car en 1965, pe­ro re­cién se lan­zó al mer­ca­do al año si­guien­te, pa­ra dis­con­ti­nuar su pro­duc­ción en 1968 (su re­em­pla­zan­te fue la T250-1). Pa­ra esa en­ton­ces, se en­sam­bla­ban al­re­de­dor de 5.000 uni­da­des por mes.

La T20 Su­per Six in­me­dia­ta­men­te se con­vir­tió en un ver­da­de­ro éxi­to en los cir­cui­tos de ca­rre­ras du­ran­te el trans­cur­so de la dé­ca­da de 1960 (en la ac­tua­li­dad, mu­chos de esos ejem­pla­res to­da­vía se lu­cen en las reunio­nes de mo­tos clá­si­cas en to­do el mundo). En­tre sus lo­gros más notables tam­bién se des­ta­can al­gu­na gran­des ac­tua­cio­nes en el TT de la Is­la de Man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.