CITROËN C4 CAC­TUS SHI­NE

La nue­va ge­ne­ra­ción lle­ga des­de Bra­sil pa­ra ano­tar­se en la con­tien­da de los SUV. Con si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas que su pri­mo her­mano el Peu­geot 2008, en­tre­ga des­ta­ca­das pres­ta­cio­nes, pe­ro con es­ti­lo di­fe­ren­cia­dor.

Parabrisas - - SUMARIO - Por WALTER TOGNERI / Fo­tos: ALE­JAN­DRO COR­TI­NA RIC­CI

TEST. Aho­ra, lle­ga des­de Bra­sil. Man­tie­ne la es­té­ti­ca del mo­de­lo es­pa­ñol, pe­ro cam­bian ca­li­dad, equi­pa­mien­to y mo­to­ri­za­ción. Ma­ne­ja­mos la ver­sión to­pe de ga­ma con mo­tor tur­bo.

Sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes, la ma­yor par­te de las ter­mi­na­les au­to­mo­tri­ces ins­ta­la­das en el Mer­co­sur prac­ti­can un pro­ce­so me­dian­te el cual mo­de­los de ori­gen eu­ro­peo son trans­for­ma­dos pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción re­gio­nal. Sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de los ca­sos, esas mo­di­fi­ca­cio­nes con­ser­van po­co del pro­duc­to ori­gi­nal.

Ejem­plos hay mi­les, los cua­les apa­re­cen ma­yo­ri­ta­ria­men­te en­tre las mar­cas fran­ce­sas: mo­de­los ta­les co­mo Peu­geot 308, Re­nault Cap­tur y Citroën C3, ape­nas com­par­ten con su ho­mó­ni­mo eu­ro­peo el di­se­ño ex­te­rior y, even­tual­men­te, al­gu­nos com­po­nen­tes. ¿Por qué? Por una cues­tión de cos­tos. Aho­ra bien, ¿es­to los ha­ce me­jo­res o peo­res que sus her­ma­nos fa­bri­ca­dos en el Vie­jo Con­ti­nen­te? La res­pues­ta po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta es que es­tos mo­de­los son “di­fe­ren­tes”. Pe­ro si ana­li­za­mos con un po­co más de de­te­ni­mien­to (no­ble­za obli­ga), po­de­mos de­cir que, com­pa­ra­dos con sus her­ma­nos eu­ro­peos, los vehícu­los fa­bri­ca­dos en nues­tra re­gión pre­sen­tan des­ven­ta­jas que ra­di­can en una mer­ma en la ca­li­dad y en el he­cho de

que, por lo ge­ne­ral, al­gu­nas ver­sio­nes em­plean mo­to­ri­za­cio­nes de ge­ne­ra­ción an­te­rior. Sin em­bar­go, en­tre las ven­ta­jas apa­re­ce una de gran im­por­tan­cia: el pre­cio. Pues­to que no de­ben pa­gar el im­pues­to a la im­por­ta­ción, se­rían más ac­ce­si­bles pa­ra el pú­bli­co.

El Citroën C4 Cac­tus se ins­cri­be en es­te ru­bro y se po­si­cio­na co­mo el pro­duc­to más re­cien­te de la mar­ca fran­ce­sa en lle­gar a nues­tro mer­ca­do pa­ra su­mar­se al re­ñi­do seg­men­to de los SUV com­pac­tos.

El nue­vo mo­de­lo, que es­ta­rá dis­po­ni­ble a par­tir de oc­tu­bre (en sep­tiem­bre se rea­li­za una pre­ven­ta), se ofre­ce­rá en cua­tro op­cio­nes, tres de ellas con mo­tor VTi de 115 CV: Feel, con ca­ja ma­nual: Feel Pack (ma­nual y au­to­má­ti­co), y la que aquí ana­li­za­mos, Shi­ne, la cual, con mo­tor THP de 165 CV y trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de seis re­la­cio­nes, ocu­pa la po­si­ción de to­pe de ga­ma.

Qué cam­bia

Las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias es­té­ti­cas en­tre el Cac­tus Mer­co­sur y el eu­ro­peo apa­re­cen en la dis­po­si­ción de los plás­ti­cos que re­co­rren el pe­rí­me­tro, el di­se­ño del ca­pó y el lo­go que en él apa­re­ce, y la de­co­ra­ción de los fa­ros de­lan­te­ros; los tra­se­ros son nue­vos. Mien­tras que en el es­pa­ñol hay to­nos con­tras­ta­dos en­tre la ca- rro­ce­ría pro­pia­men­te di­cha y los air­bumps (los plás­ti­cos pro­tec­to­res la­te­ra­les que ocu­pan gran su­per­fi­cie de las puer­tas), en el bra­si­le­ño ese jue­go se da en­tre el te­cho y el res­to del au­to (en las ver­sio­nes más equi­pa­das). Su­ce­de que en la ver­sión re­gio­nal del C4 Cac­tus esas pro­tec­cio­nes se han re­du­ci­do a la mí­ni­ma ex­pre­sión y aho­ra cum­plen con una fun­ción me­ra­men­te es­té­ti­ca.

Tam­bién han cam­bia­do las di­men­sio­nes del cas­co. El re­gio­nal es le­ve­men­te más lar­go (13 mm ex­tra) y más an­gos­to (15 mm me­nos), pe­ro es bas­tan­te más al­to (86 mm adi­cio­na­les), ca­rac-

te­rís­ti­ca que se ad­vier­te tam­bién en la ru­ta, cuan­do la ca­rro­ce­ría ma­ni­fies­ta os­ci­la­cio­nes al en­fren­tar vien­to cru­za­do.

Otra di­fe­ren­cia no­ta­ble es la in­so­no­ri­za­ción. El so­ni­do de la ro­da­du­ra y del con­tac­to de la ca­rro­ce­ría con el aire lle­ga has­ta el ha­bi­tácu­lo con re­la­ti­va fa­ci­li­dad.

La dis­tan­cia en­tre ejes tam­bién se ha mo­di­fi­ca­do le­ve­men­te (5 mm me­nos), co­ta que da lu­gar a un ha­bi­tácu­lo lo su­fi­cien­te­men­te am­plio co­mo pa­ra tras­la­dar has­ta cua­tro pa­sa­je­ros: los de las pla­zas de­lan­te­ras cuen­tan con bu­ta­cas am­plias, pe­ro los de atrás ten­drán que li­diar con la li­mi­ta­da al­tu­ra has­ta el te­cho si es­tán cer­ca de los 1,80 me­tros de es­ta­tu­ra. La pla­za cen­tral tra­se­ra es muy pe­que­ña. Es in­tere­san­te des­ta­car, sin em­bar­go, que a di­fe­ren­cia del pro­duc­to es­pa­ñol, en el que las ven­ta­ni­llas tra­se­ras se abren en for­ma pi­vo­tan­te, en el bra­si­le­ño son del ti­po con­ven­cio­nal, y en es­ta ver­sión cuen­tan con co­man­do eléc­tri­co “un to­que” de do­ble fun­ción, al igual que en las de­lan­te­ras.

Los ta­pi­za­dos son de un ma­te­rial sin­té­ti­co que no pa­re­ce de la me­jor ca­li­dad, al tiem­po que en to­do el in­te­rior los plás­ti­cos du­ros son pro­ta­go­nis­tas.

Tam­bién es ajus­ta­do el baúl: ofre­ce una ca­pa­ci­dad de 320 li­tros, lo que equi­va­le a de­cir que es más pe­que­ño que el de su her­mano eu­ro­peo (358 li­tros) y que el de sus ri­va­les más di­rec­tos.

Un pun­to fuer­te

Es en el ru­bro equi­pa­mien­to (por lo me­nos en es­ta ver­sión to­pe de ga­ma, Shi­ne) don­de en­con­tra­mos uno de los cos­ta­dos po­si­ti­vos de la “re­gio­na­li­za­ción”. La do­ta­ción de equi­pos que ofre­ce de se­rie es am­plia, y aun­que apa­re­ce al­gún fal­tan­te en ma­te­ria de seguridad (an­ti­nie­bla tra­se­ro y ajus­te en al­tu­ra de los cin­tu­ro­nes de seguridad, por ejem­plo) es­tá me­jor pre­pa­ra­do que el es­pa­ñol.

Es pa­ra des­ta­car, en­tre otros, la in­cor­po­ra­ción del ajus­te en pro­fun­di­dad de la co­lum­na de di­rec­ción (au­sen­te en el eu­ro­peo), re­gla­je que, en com­bi­na­ción con la mo­di­fi­ca­ción de la al­tu­ra del vo­lan­te y de la bu­ta­ca del con­duc­tor, ase­gu­ra la me­jor po­si­ción de ma­ne­jo, aun­que hay quie­nes no se pue­den acos­tum­brar a la pre­sen­cia del re­tro­vi­sor cen­tral que cu­bre par­te de la vi­sión del pa­ra­bri­sas, su­per­fi­cie vi­dria­da que (del mis­mo mo­do que la lu­ne­ta y los la­te­ra­les) es “an­gos­ta”.

Por otro la­do, in­cor­po­ra el sis­te­ma Grip Con­trol, que per­mi­te op­tar en­tre cin­co mo­dos de con­duc­ción se­gún el te­rreno a en­fren­tar: Nor­mal, Nie­ve, Barro, Are­na y ESP Off. Agre­ga tam­bién aler­ta de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril, con una luz en el ta­ble­ro y un es­tri­den­te so­ni­do (no ge­ne­ra vi­bra­ción en el vo­lan­te) que se pue­de des­co­nec­tar. Cuen­ta, ade­más, con aler­ta de

co­li­sión in­mi­nen­te, sen­sor de can­san­cio del con­duc­tor, in­di­ca­dor de subin­fla­do de neu­má­ti­cos y sis­te­ma de ac­ce­so y arran­que sin lla­ve, en­tre otros tan­tos ele­men­tos. Lla­ma la aten­ción que no ofrez­ca te­cho so­lar.

Por su par­te, la rue­da de re­pues­to es de uso tem­po­ral, y tam­bién es dig­na de men­cio­nar cier­ta in­co­mo­di­dad que ge­ne­ra la ope­ra­ción del sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to. El equi­po uti­li­za una pan­ta­lla tác­til des­de la que se co­man­da to­do, mo­ti­vo por el cual hay que to­car­la dos ve­ces: una pa­ra ele­gir el sis­te­ma que que­re­mos mo­di­fi­car (aire acon­di­cio­na­do, ra­dio, por ejem­plo), y otra pa­ra el ajus­te pro­pia­men­te di­cho.

Man­tie­ne el es­que­ma de ta­ble-

ro cien­to por cien­to di­gi­tal, un gran panel de vi­sión in­me­dia­ta, con to­do lo ne­ce­sa­rio, pe­ro con ins­tru­men­tos im­pre­ci­sos, ya que el ta­có­me­tro y las es­ca­las del in­di­ca­dor de ni­vel de com­bus­ti­ble es­tán a car­go se seg­men­tos lu­mi­no­sos. Ade­más, no dis­po­ne de in­di­ca­dor de tem­pe­ra­tu­ra del re­fri­ge­ran­te del mo­tor.

Efi­ca­cia co­no­ci­da

El equi­po me­cá­ni­co que mue­ve a es­ta ver­sión del C4 Cac­tus re­gio­nal es el mis­mo que uti­li­za su pri­mo her­mano, el Peu­geot 2008. Se tra­ta del efi­caz pro­pul­sor naf­te­ro THP, un 1.6 tur­bo con in­yec­ción di­rec­ta que en­tre­ga 165 CV de po­ten­cia y 24,5 kgm de tor­que (des­de las 1.400 rpm), y que tra­ba­ja aso­cia­do con una ca­ja au­to­má­ti­ca de seis ve­lo­ci­da­des que ofre­ce po­si­ción se­cuen­cial, Sport (S) y Eco, pe­ro no le­vas en el vo­lan­te.

Es­te con­jun­to mue­ve con gran fa­ci­li­dad los 1.200 kg del C4 Cac­tus; tan­to, que lo­gra pres­ta­cio­nes muy bue­nas: ace­le­ra de 0 a 100 km/h en 8,2 se­gun­dos y al­can­za una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 207,1 km/h, nú­me­ros ca­si cal­ca­dos de los de su pa­rien­te 2008 (8,8 se­gun­dos y 207,5 km/h, res­pec­ti­va­men­te).

Tam­bién es in­tere­san­te el con­su­mo, con un ren­di­mien­to pro­me­dio de 12,8 km/l, me­di­da que po­dría ser me­jor si no fue­ra por el gas­to en ciu­dad, que en nues­tras prue­bas arro­jó 8,7 km/l. En la ru­ta abier­ta, cir­cu­lan­do a ve­lo­ci­dad cons­tan­te, las mar­cas de con­su­mo son muy bue­nas: 16,7 km/l a 90 km/h, y 13 km/l a 120 km/h.

En esa con­di­ción, cuan­do avan­za­mos por un ca­mino abier­to y po­de­mos au­men­tar la ve­lo­ci­dad, la res­pues­ta de las sus­pen­sio­nes trans­mi­te co­mo­di­dad al ha­bi­tácu­lo, aun­que mu­chas ve­ces ese de­ta­lle nos obli­ga a co­rre­gir la tra­yec­to­ria. Y co­rre­gi­mos po­co, por­que el sis­te­ma de di­rec­ción eléc­tri­ca se mues­tra lo su­fi­cien­te­men­te bien re­gu­la­da co­mo pa­ra ofre­cer la res­pues­ta ade­cua­da en ca­da si­tua­ción de mar­cha: en la ciu­dad es muy li­via­na.

Los fre­nos res­pon­den co­rrec­ta­men­te. El sis­te­ma de cua­tro dis­cos con ABS, AFU y REF lo­gra de­te­ner al C4 Cac­tus en dis­tan­cias co­rrec­tas sin que se ge­ne­re ten­den­cia a per­der la lí­nea.

Sin va­lor pa­ra de­ci­dir

Al cie­rre de es­ta edi­ción la eco­no­mía ar­gen­ti­na da­ba mues­tras, una vez más de su de­bi­li­dad. Con un dólar que su­pe­ra­ba la barrera de los ¡40 pe­sos!, los di­rec­ti­vos de Citroën Ar­gen­ti­na no se ani­ma­ban no so­lo a de­fi­nir un pre­cio de­fi­ni­ti­vo, sino que tam­po­co arries­ga­ban un ran­go de va­lo­res de ven­ta pa­ra el nue­vo mo­de­lo.

Po­dría­mos to­mar co­mo re­fe­ren­cia los pre­cios de sus ri­va­les, pe­ro por lo di­cho más arri­ba, tam­po­co se­ría de gran ayu­da.

El Citroën C4 Cac­tus lle­ga a nues­tro país con una nue­va re­ce­ta, for­mu­la con la cual pre­ten­de ins­ta­lar­se en la pe­lea por los pri­me­ros pues­tos del seg­men­to de los SUV com­pac­tos. Tie­ne ar­gu­men­tos pa­ra en­trar en ba­ta­lla, pe­ro has­ta que no se se­pa su pre­cio, ha­brá más du­das que cer­te­zas.

Ta­ble­ro cien­to por cien­to di­gi­tal. La pan­ta­lla tác­til (ya no es "flo­tan­te") tam­bién mues­tra las imá­ge­nes de la cá­ma­ra de mar­cha atrás. Ta­pi­za­dos de sí­mil cue­ro. El vo­lan­te es nue­vo, lo mis­mo que los pa­ne­les de las puer­tas: de­ja­ron de la­do los cui­ro­sos "ti­ra­do­res" de ma­te­rial tex­til en fa­vor de unos tra­di­cio­na­les.

La ca­ja au­to­má­ti­ca de sex­ta tie­ne po­si­ción se­cuen­cial, S (sport) y Eco, pe­ro no le­vas en el vo­lan­te.

Des­de la pan­ta­lla tác­til se con­tro­lan to­dos los sis­te­mas. Es po­co in­tui­ti­va.

los más Res­pues­ta del mo­tor/Pres­ta­cio­nes • Ni­vel de equi­pa­mien­to • Con­fort de mar­cha • Res­pues­ta de la di­rec­ción

La guan­te­ra es pro­fun­da y su ta­pa es de un plás­ti­co de me­dia­na ca­li­dad. Las pla­zas tra­se­ras ad­mi­ten dos adul­tos de has­ta 1,80 m de es­ta­tu­ra. El es­pa­cio pa­ra las pier­nas es jus­to.

los me­nos Ca­li­dad de al­gu­nos ma­te­ria­les • Ca­pa­ci­dad del baúl • Os­ci­la­cio­nes de la ca­rro­ce­ría • Con­su­mo en ciu­dad

Fa­ros alar­ga­dos. Au­xi­lio tem­po­ral. Grip Con­trol. Aler­ta­dor de cam­bio de ca­rril, luminoso y so­no­ro. Cua­tro al­za­cris­ta­les "un to­que". Baúl pe­que­ño con bo­ca de car­ga al­ta.

La es­té­ti­ca del C4 Cac­tus re­gio­nal es muy pa­re­ci­da a la del eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.