TOYOTA YARIS S CVT TEST.

Fa­bri­ca­do en Bra­sil tan­to con si­lue­ta hatch co­mo se­dán, el re­no­va­do com­pac­to de Toyota in­ten­ta­rá pi­sar fuer­te en nues­tro mer­ca­do. Pa­ra una pri­me­ra prue­ba nos subimos a la va­rian­te S, dis­po­ni­ble úni­ca­men­te con ca­rro­ce­ría de cin­co puer­tas.

Parabrisas - - SUMARIO - Por RENÉ VILLEGAS / Fo­tos: ALEJANDRO COR­TI­NA RICCI

La nue­va ge­ne­ra­ción del com­pac­to de la mar­ca ja­po­ne­sa lle­ga aho­ra des­de Bra­sil. Con mo­tor naf­te­ro 1.5 de 107 CV, cu­bre un es­pa­cio has­ta aho­ra va­cío en la ofer­ta de la mar­ca en nues­tro mer­ca­do. Ma­ne­ja­mos la va­rian­te to­pe de ga­ma de la si­lue­ta hatch­back con ca­ja au­to­má­ti­ca.

Ha­ce prác­ti­ca­men­te dos años pro­bé el pri­mer Yaris que, pro­du­ci­do en Tai­lan­dia, lle­ga­ba a nues­tro mer­ca­do en una úni­ca ver­sión con ca­rro­ce­ría de cin­co puer­tas. Aquel auto fue una prue­ba pi­lo­to de la mar­ca, con el ob­je­ti­vo de eva­luar la res­pues­ta del pú­bli­co en un seg­men­to vi­tal, pa­ra com­ple­men­tar la ofer­ta del más ac­ce­si­ble Etios.

Toyota es una mar­ca con­ser­va­do­ra, que evi­den­te­men­te es­cu­cha al usua­rio, y tam­bién al pe­rio­dis­mo, por­que al enu­me­rar los pun­tos en con­tra que te­nía el Yaris en 2016 en com­pa­ra­ción con es­te, ob­ser­va­mos que ca­si to­dos han si­do sub­sa­na­dos par­cial o to­tal­men­te, al­go su­ma­men­te va­lo­ra­ble.

En es­ta opor­tu­ni­dad, me to­có un ejem­plar si­mi­lar (ni­vel de equi­pa­mien­to S y ca­ja au­to­má­ti­ca CVT). Sin em­bar­go, a la nue­va ga­ma la com­po­nen sie­te op­cio­nes más, cua­tro con es­ta mis­ma si­lue­ta de cin­co puer­tas, y otras tres con una iné­di­ta ca­rro­ce­ría se­dán, que más ade­lan­te tam­bién pro­ba­re­mos.

Ex­te­rior­men­te cam­bia­do

La nue­va ga­ma 2018 del Yaris no cam­bió úni­ca­men­te de ciu­da­da­nía, sino que tam­bién re­ci­bió un re­to­que es­té­ti­co, por cier­to bas­tan­te acer­ta­do. Aun­que no pa­rez­ca, cam­bian ca­si to­dos los pa­ne­les ex­te­rio­res, aun­que los ma­yo­res cam­bios es­tán en el fron­tal, pro­vis­to de lí­neas más di­ná­mi­cas y fi­lo­sas, con al­gu­nos de­ta­lles en co­lor ro­jo que pro­pi­cian cier­ta de­por­ti­vi­dad. Es­to se ma­ni­fies­ta en un pa­ra­gol­pes de­lan­te­ro con­tras­ta­do con pie­zas en ne­gro bri­llan­te, mien­tras que las lu­ces diur­nas de led se po­si­cio­nan por de­ba­jo de las óp­ti­cas prin­ci­pa­les. En to­tal cre­ce só­lo trein­ta mi­lí­me­tros, que pa­re­cen es­tar to­dos en el vo­la­di­zo de­lan­te­ro (im­por­tan­te en tér­mi­nos de ta­ma­ño), y que lle­ga a to­car en al­gu­na que otra cu­ne­ta pro­fun­da.

La­te­ral­men­te man­tie­ne el es­ti­lo, pe­ro se ha vuel­to al­go más di­ná­mi­co gra­cias a unos nue­vos quie­bres su­pe­rio­res que re­co­rren las puer­tas de­lan­te­ras y tra­se­ras. Asi­mis­mo, el sec­tor pos­te­rior es­tá me­jor re­suel­to, con óp­ti­cas do­bles que in­va­den el por­tón tra­se­ro, in­te­gra­das me­dian­te un apli­que ne­gro al ba­jo lu­ne­ta.

La elec­ción de llan­tas de quin­ce pul­ga­das, jun­to a una ele­va­ción de tre­ce mi­lí­me­tros en la sus­pen­sión es­pe­cial­men­te desa­rro­lla­da pa­ra los ca­mi­nos de la re­gión, ha­cen que las rue­das que­den al­go “chi­cas”: pro­ba­ble­men­te, hu­bie­ran que­da­do más ar­mó­ni­cos neu­má­ti­cos de una pul­ga­da ex­tra.

Tam­bién ac­tua­li­za­do

El pa­nel in­te­rior ha cam­bia­do de rum­bo y pa­ra me­jor. Con una plan­cha de a bor­do bas­tan­te rec­ta y ele­va­da, los ma­te­ria­les, du­ros al tac­to, ofre­cen bue­na sen­sa­ción de ca­li­dad, aun­que es­to no se ma­ni­fies­te tan­to en di­ver­sos en­cas­tres o ac­ce­so­rios. Re­cu­rre tam­bién a in­ser­tos ne­gro bri­llan­te so­bre la con­so­la cen­tral, y la pan­ta­lla tác­til de sie­te pul­ga­das co­man­da un sis­te­ma mul­ti­me­dia de res­pues­ta rá­pi­da, aun­que al­go ele­men­tal: po­see co­ne­xión pa­ra smartp­ho­nes, pe­ro no na­ve­ga­dor sa­te­li­tal in­te­gra­do. En el “S”, el ta­pi­za­do del te­cho es­tá de­co­ra­do com­ple­ta­men­te en te­la ne­gra, al­go que ya nos es­ta­mos acos­tum­bran­do a ver en ca­si to­dos los seg­men­tos.

Sen­ta­dos en bu­ta­cas có­mo­das, ta­pi­za­das en se­mi-cue­ro agra­da­ble al tac­to y con du­re­za jus­ta, la pos­tu­ra fren­te al vo­lan­te es ló­gi­ca, con una bu­ta­ca con re­gla­jes am­plios. A pe­sar de es­to, el vo­lan­te só­lo se re­gu­la en al­tu­ra, lo que no de­ja de ser una con­tra a la ho­ra de ele­gir la pos­tu­ra ideal, mien­tras que la bu­ta­ca del pa­sa­je­ro que­da al­go ele­va­da.

El re­no­va­do ta­ble­ro de ins­tru­men­tos cuen­ta con un di­se­ño sen­ci­llo, sien­do bien vi­si­ble, aun­que só­lo ofre­ce dos ins­tru­men­tos por agu­jas. El me­di­dor de com­bus­ti­ble di­gi­tal se en­cuen­tra den­tro de una pan­ta­lla co­lor de 4,2 pul­ga­das, que en­tre­ga en­tre­te­ni­da in­for­ma­ción en la compu­tado­ra de a bor­do; por ejem­plo, un po­dio de los me­jo­res pro­me­dios de con­su­mos lo­gra­dos en los úl­ti­mos tra­yec­tos, que se ac­tua­li­za ca­da vez que de­te­ne­mos el mo­tor: un de­ta­lle de co­lor.

En las pla­zas tra­se­ras se vi­ve co­mo­di­dad, prin­ci­pal­men­te pa­ra dos pa­sa­je­ros que dis­pon­drán de am­plio es­pa­cio pa­ra pier­nas y ca­be­zas, al­go que no se ve per­ju­di­ca­do por la adop­ción del te­cho co­rre­di­zo eléc­tri­co, ex­clu­si­vo de es­ta ver­sión. El quin­to ocu­pan­te de­be­rá li­diar con un asien­to ele­va­do y un res­pal­do du­ro, ya que es­ta­rá sen­ta­do so­bre el apo­ya­bra­zos cen­tral, si bien la pre­sen­cia de un pi­so com­ple­ta­men­te plano be­ne­fi­cia el es­pa­cio pa­ra pies.

Los 310 li­tros de ca­pa­ci­dad del baúl con­ti­núan sien­do bue­nos, aun­que en el ca­mino han que­da­do 16 li­tros: an­tes

dis­po­nía de 326 dm³. Se­gún nues­tras me­di­cio­nes, el baúl se achi­có unos cin­co cen­tí­me­tros en al­tu­ra con res­pec­to al tai­lan­dés.

Equi­po me­jo­ra­do

La ga­ma hatch del Yaris es­tá com­pues­ta por cua­tro ni­ve­les di­fe­ren­tes de equi­pa­mien­to. Tres de ellos pue­den ele­gir­se con trans­mi­sión ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des (XS, XLS y S), mien­tras que só­lo dos pue­den ha­cer­lo con la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca CVT (XLS Pack y S).

El S cuen­ta con te­cho co­rre­di­zo eléc­tri­co, sen­sor de llu­via, ac­ce­so ma­nos li­bres y arran­que por bo­tón, jun­to a pe­que­ños de­ta­lles es­té­ti­cos, que van des­de cos­tu­ras en co­lor ro­jo en los ta­pi­za­dos, has­ta ma­ni­jas de puer­tas cro­ma-

das, pa­san­do por llan­tas dia­man­ta­das. Com­par­te con el XLS Pack ele­men­tos ta­les co­mo con­trol de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro, cli­ma­ti­za­dor au­to­má­ti­co, cá­ma­ra de re­tro­ce­so y es­pe­jo in­te­rior elec­tro­cró­mi­co, ítems que no es­ta­ban si­quie­ra dis­po­ni­bles en los ejem­pla­res im­por­ta­dos de ex­tra­zo­na. Del mis­mo mo­do, en ma­te­ria de se­gu­ri­dad to­dos los Yaris adop­ta­ron con­trol elec­tró­ni­co de es­ta­bi­li­dad (VSC) y trac­ción (TRC), an­cla­jes ISO­FIX pa­ra si­llas in­fan­ti­les y has­ta sie­te air­bags en los ni­ve­les XLS Pack y S. Las va­rian­tes XS y XLS (am­bas ma­nua­les) cuen­tan con do­ble air­bag fron­tal, pe­ro en to­dos los ca­sos las me­jo­ras fue­ron no­ta­bles. Si en­tra­mos en el te­rreno de las exi­gen­cias, po­dría­mos pe­dir cli­ma­ti­za­dor bi­zo­na, na­ve­ga­dor sa­te­li­tal o sen­so­res de es­ta­cio­na­mien­to de­lan­te­ros y tra­se­ros, só­lo pa­ra lo­grar una no­ta per­fec­ta.

Muy Toyota

Si bien los de­ta­lles par­ti­cu­la­res que vis­ten al Yaris S po­drían anun­ciar al­go más de po­ten­cia, la res­pues­ta es ne­ga­ti­va. Cuen­ta con el mis­mo mo­tor 1.5 de 107 ca­ba­llos (que com­par­te tam­bién con el Etios) pa­ra to­da la ga­ma, aun­que al me­nos nues­tra uni­dad de prue­ba arro­jó ci­fras pres­ta­cio­na­les in­fe­rio­res a las del Yaris an­te­rior. Si bien la ve­lo­ci­dad má­xi­ma me­jo­ró un par de ki­ló­me­tros por ho­ra (177,6 fren­te a 174 km/h), en las prue­bas de­mo­ró dos se­gun­dos más en el “ce­ro-cien”, pa­san­do de 10,7 a 12,7 se­gun­dos, y pa­só de 7 a 8,6 se­gun­dos en la prue­ba de 80-120 km/h, por ci­tar ejem­plos. Pue­de que in­flu­yan los 110 ki­los ex­tra en el pe­so en or­den de mar­cha anun­cia­dos, pe­ro pen­sa­mos que la di­fe­ren­cia se pue­de dar tam­bién por di­fe­ren­tes pues­tas a pun­to del sis­te­ma de in­yec­ción. De to­das for­mas, se­ría pru­den­te efec­tuar es­tas mis­mas prue­bas con otra uni­dad.

La ca­ja CVT fun­cio­nó ade­cua­da­men­te, si bien en oca­sio­nes trans­mi­te al­gún gol­pe se­co al so­li­ci­tar po­ten­cia. Y los con­su­mos se man­tu­vie­ron con­te­ni­dos, con un pro­me­dio de 14,6 km/l.

El es­que­ma de sus­pen­sio­nes del Yaris man­tie­ne una pues­ta a pun­to que prio­ri­za el con­fort de mar­cha, trans­mi­tien­do tam­bién so­li­dez es­truc­tu­ral en to­do mo­men­to. Al ele­var la ve­lo­ci­dad se desen­vuel­ve sa­tis­fac­to­ria­men­te, pe­ro, lle­ga­do el mo­men­to de la exi­gen­cia, apa­re­ce una ten­den­cia a ro­lar, al­go ló­gi­co en un auto de ca­rác­ter dia­rio y de es­te seg­men­to. Aun­que di­rec­ta, la di­rec­ción que­da le­ve­men­te pe­sa­da pa­ra ma­nio­brar en la ciu­dad, mien­tras que los fre­nos (con tam­bo­res tra­se­ros) de­mos­tra­ron dis­tan­cias de de­ten­ción acep­ta­bles pa­ra sus ca­rac­te­rís­ti­cas.

Seg­men­to ca­lien­te

La ofer­ta del Yaris hatch arran­ca des­de 482 mil pe­sos y lle­ga has­ta los 663.300 de es­ta op­ción S con ca­ja CVT. Son precios com­pe­ti­ti­vos de acuer­do con lo que ma­ne­ja la com­pe­ten­cia di­rec­ta (ver “Otros en su cla­se”), y con el agre­ga­do de una ga­ran­tía de cin­co años ó 150.000 ki­ló­me­tros, só­lo equi­pa­ra­ble a la del Kia Rio. El Se­dán cuen­ta con una ga­ma más es­cue­ta, pa­ra evi­tar so­la­par­se con el Co­ro­lla. De es­ta for­ma, la nue­va al­ter­na­ti­va de Toyota en el seg­men­to de ma­yor vo­lu­men de mer­ca­do es­tá dis­pues­ta a me­ter­se de lleno en­tre los au­tos más ele­gi­dos por los ar­gen­ti­nos. ¿Le al­can­za­rá?

El ta­ble­ro com­bi­na ins­tru­men­tos de agu­ja y un gran dis­play di­gi­tal. Las bu­ta­cas de­lan­te­ras son con­for­ta­bles y los ta­pi­za­dos de sí­mil cue­ro. El sec­tor de man­do mues­tra una de­co­ra­ción aus­te­ra, tí­pi­ca de la in­dus­tria ja­po­ne­sa.

La con­so­la cen­tral agru­pa va­rios sis­te­mas. En­tre la pan­ta­lla y el ai­re acon­di­cio­na­do, la sa­li­da de ai­re do­ble.

En la pan­ta­lla se ven tam­bién las imá­ge­nes de la cá­ma­ra de mar­cha atrás.

La se­lec­to­ra de la ca­ja CVT avan­za por un re­co­rri­do si­nuo­so, con po­si­ción se­cuen­cial. En el sec­tor pos­te­rior del Yaris Villegas dis­fru­ta.

Llan­tas de alea­ción de es­ti­lo mo­derno. La rue­da de re­pues­to es de las mis­mas di­men­sio­nes que las ti­tu­la­res pe­ro con llan­ta de cha­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.