FIAT UNO WAY CONTACTO.

Re­gre­sa pa­ra ocu­par el lu­gar que la mar­ca ita­lia­na le tie­ne re­ser­va­do en­tre el Mo­bi y el Ar­go. Re­to­ques es­té­ti­cos, equi­pa­mien­to re­no­va­do y nue­vo mo­tor. Lo más im­por­tan­te: aho­ra equi­pa ESP de se­rie.

Parabrisas - - SUMARIO - Por WAL­TER TOGNERI / Fo­tos: ALEJANDRO COR­TI­NA RICCI

El re­gre­so del com­pac­to de la mar­ca ita­lia­na se ma­te­ria­li­za con una so­la ver­sión. Ajus­tes de di­se­ño, cam­bios en el in­te­rior y la in­cor­po­ra­ción de ESP de se­rie y pan­ta­lla tác­til de 6,2". Aho­ra, equi­pa mo­tor 1.3 de 99 CV.

El Uno fue, tal vez, el mo­de­lo más im­por­tan­te de la his­to­ria re­cien­te de Fiat en la re­gión. Pe­ro esa con­di­ción apli­ca es­pe­cial­men­te a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción, aque­lla que, na­ci­da de la pa­le­ta del es­tu­dio Ital­de­sign (Giu­gia­ro), lo­gró cap­tar la aten­ción de los con­su­mi­do­res de mo­de­los com­pac­tos que vie­ron en él las cua­li­da­des que su crea­dor le ha­bía asig­na­do. Era un auto mo­derno pa­ra la épo­ca (na­ció en 1983) que, a tra­vés de sus di­fe­ren­tes ac­tua­li­za­cio­nes, su­po man­te­ner el in­te­rés de los usua­rios, quie­nes nun­ca lo­gra­ron en­con­trar un sus­ti­tu­to a su al­tu­ra aun cuan­do los mo­de­los lan­za­dos pa­ra ocu­par ese lu­gar fue­ron, ló­gi­ca­men­te, más mo­der­nos que el Uno.

Pe­ro el cam­bio más pro­fun­do se dio en 2010, cuan­do la ca­sa ita­lia­na de­ci­dió re­no­var por com­ple­to a su exi­to­so com­pac­to. En ese mo­men­to, la de­ci­sión de los res­pon­sa­bles de la ca­sa de Tu­rín fue ha­cer un cam­bio ra­di­cal en la his­to­ria del Uno pa­ra, de al­gu­na ma­ne­ra, adap­tar­lo a las co­rrien­tes de di­se­ño que orien­tan a to­dos los mo­de­los ha­cia las tie­rras de los SUVs. Así, el “nue­vo” Uno apa­re­ció con un es­ti­lo com­ple­ta­men­te re­no­va­do, en el cual na­da que­da­ba del an­te­rior. Los tra­zos del nue­vo mo­de­lo apun­ta­ban (apun­tan) ha­cia un es­ti­lo más ur­bano: si­gue sien­do un auto com­pac­to pe­ro, tal vez, con una uti­li­dad que tie­ne su es­pe­cial ra­dio de ac­ción en la ciu­dad.

Fa­bri­ca­da en Bra­sil, esa ga­ma lle­gó a la Ar­gen­ti­na en 2010 en una ofer­ta con­for­ma­da por va­rias ver­sio­nes, y se co­mer­cia­li­zó has­ta 2016, con un vo­lu­men de ven­tas que, se­gu­ra­men­te, no ter­mi­nó de col­mar las ex­pec­ta­ti­vas de los di­rec­ti­vos de la fi­lial lo­cal. Da­da

esa si­tua­ción y los pla­nes de lanzamiento de los nue­vos mo­de­los, Fiat de­ci­dió dis­con­ti­nuar la ven­ta del Uno, pe­ro la ver­sión uti­li­ta­rio, Fio­rino, si­guió vi­gen­te.

Aho­ra, se abre una nue­va eta­pa en la his­to­ria del Uno en la Ar­gen­ti­na, en la que ya no tie­ne que ba­tir­se de igual a igual con aque­llos mo­de­los que, apro­ve­chan­do su au­sen­cia, se han afian­za­do en el seg­men­to. Así es que lle­ga con una so­la ver­sión (Way), mo­ti­vo por el cual su par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do se­rá, po­dría­mos de­cir, me­nos es­tre­san­te: la es­tra­te­gia de Fiat es po­si­cio­nar­lo en­tre el Mo­bi y el Ar­go.

Me­jo­ras y ESP

Al com­pa­rar al nue­vo Fiat Uno Way con el an­te­rior, de­tec­ta­mos rá­pi­da­men­te al­gu­nos cam­bios en la es­té­ti­ca ex­te­rior. Por ejem­plo, la trom­pa se ad­vier­te re­no­va­da gra­cias a la nue­va pa­rri­lla, con un di­se­ño más con­ven­cio­nal, en la que des­apa­re­cen aque­llas tres pe­que­ñas “fal­sas ven­ti­la­cio­nes” que ocu­pa­ban el sec­tor iz­quier­do. El pa­ra­gol­pes tam­bién cam­bió, del mis­mo mo­do que las ca­vi­da­des que con­tie­nen a los fa­ros an­ti­nie­bla. En los la­te­ra­les, las no­ve­da­des es­tán da­das en las llan­tas ex­clu­si­vas de alea­ción de 14 pul­ga­das, los apli­ques de plás­ti­co ne­gro en los guar­da­ba­rros y la par­te ba­ja de las puer­tas (con­di­ción si­ne qua non pa­ra to­do mo­de­lo “aven­tu­re­ro”) y las ba­rras de te­cho que, con una es­té­ti­ca que las ha­ce muy vi­si­bles, son ade­más fun­cio­na­les.

En el sec­tor pos­te­rior se re­di­se­ña­ron los fa­ros (si­guen ubi­ca­dos en la par­te al­ta de los pa­ran­tes, pe­ro cam­bian la dis­po­si­ción de las lu­ces y el co­lor de los plás­ti­cos) y los pa­ra­gol­pes.

Las mo­di­fi­ca­cio­nes en el in­te­rior son tan­to de di­se­ño co­mo fun­cio­na­les, ya que, ade­más de de­ta­lles de la de­co­ra­ción, agre­ga al­gu­nos ele­men­tos. En el pri­mer ca­so apa­re­cen, bá­si­ca­men­te, los ta­pi­za­dos con di­se­ño re­no­va­do, mien­tras que en el si­guien­te la lis­ta es más am­plia. En ella des­ta­ca­mos el apo­ya­bra­zos que apa­re­ce en­tre las bu­ta­cas de­lan­te­ras, la aper­tu­ra del tan­que de com­bus­ti­ble y del baúl des­de el in­te­rior, y los res­pal­dos tra­se­ros aba­ti­bles 60/40, que per­mi­ten in­cre­men­tar la ca­pa­ci­dad de car­ga del pe­que­ño baúl de 290 li­tros.

Tam­bién ca­be men­cio­nar es es­te apar­ta­do el re­tro­vi­sor con fun­ción tilt-down (el de la de­re­cha se orien­ta au­to­má­ti­ca­men­te ha­cia aba­jo al co­nec­tar la re­ver­sa) y la cá­ma­ra de mar­cha atrás, dis­po­si­ti­vos que se ins­cri­ben en el ru­bro se­gu­ri­dad, en el cual apa­re­ce co­mo no­ve­dad más im­por­tan­te el ESP, dis­po­si­ti­vo que con­for­ma la do­ta­ción de se­rie y que se com­ple­men­ta con, en­tre otros, con­trol de trac­ción, asis­ten­te de arran­que en pen­dien­tes, mo­ni­to­reo de pre­sión de neu­má­ti­cos (no in­di­ca va­lo­res, úni­ca­men­te que es­tá por de­ba­jo del re­co­men­da­do) y sen­sor de es­ta­cio­na­mien­to tra­se­ro. Cin­co cin­tu­ro­nes iner­cia­les y cin­co apo­ya­ca­be­zas re­gu­la­bles en al­tu­ra, an­cla­jes Iso­fix y los obli­ga­to­rios do­ble air­bag y ABS (con EBD y AFU), com­ple­tan la lis­ta.

Fo­co en la co­nec­ti­vi­dad

Des­de ha­ce va­rios años, los di­se­ña­do­res bra­si­le­ños si­guen un pa­trón es­pe­cí­fi­co pa­ra desa­rro­llar mo­de­los ur­ba­nos. Crean sus uni­da­des in­cor­po­rán­do­les mo­to­res de ba­jo con­su­mo, ági­les pa­ra cir­cu­lar en la ciu­dad, mien­tras que apun­tan ha­cia el con­fort de los ocu­pan­tes de las pla­zas de­lan­te­ras, los cua­les, ade­más de la co­mo­di­dad que en tér­mi­nos de es­pa­cio pue­den en­con­trar, se be­ne­fi­cian tam­bién con la do­ta­ción de equi­pos de la que dis­po­nen. Es­to es cla­ve en las gran­des ur­bes, don­de ha­cer el re­co­rri­do dia­rio des­de la ca­sa al tra­ba­jo y vi­ce­ver­sa, pue­de de­man­dar va­rias ho­ras. En es­te ca­so, el nue­vo Uno Way in­cor­po­ra un sis­te­ma mul­ti­me­dia con pan­ta­lla tác­til de 6,2 pul­ga­das des­de la que se go­bier­nan los sis­te­mas de au­dio (ra­dio con en­tra­das USB, au­xi­liar y Blue­tooth), re­pro­duc­tor de DVD y na­ve­ga­dor, aun­que, cu­rio­sa­men­te, no su­ma la ca­da vez más po­pu­lar tec­no­lo­gía Mi­rror Screen pa­ra re­pro­du­cir las fun­cio­nes de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes com­pa­ti­bles.

Otro dis­po­si­ti­vo crea­do pa­ra el uso en la ciu­dad y que no apa­re­ce en pro­duc­tos de es­te seg­men­to, es la fun­ción City de la di­rec­ción eléc­tri­ca: al pre­sio­nar una te­cla ins­ta­la­da en la con­so­la cen­tral, el vo­lan­te ofre­ce un tac­to ex­tre­ma­da­men­te li­viano que fa­ci­li­ta las ma­nio­bras en es­pa­cios re­du­ci­dos ta­les co­mo, por ejem­plo, las de es­ta­cio­na­mien­to.

Nue­va me­cá­ni­ca

Pa­ra mo­ver a es­te nue­vo Uno, los in­ge­nie­ros de Fiat eli­gie­ron el mo­tor naf­te­ro 1.3 Fi­refly, un cua­tro en lí­nea (dos vál­vu­las por ci­lin­dro) de 99 CV de po­ten­cia (a 6.000 rpm) y 13 kgm de tor­que (a 4.000 rpm), que tra­ba­ja co­nec­ta­do con una ca­ja ma­nual de cin­co ve­lo­ci­da­des re­la­cio­na­da de ma­ne­ra tal que las tres pri­me­ras mar­chas le per­mi­ten apro­ve­char al má­xi­mo el po­der del pro­pul­sor pa­ra lo­grar ese co­me­ti­do de agi­li­dad ur­ba­na.

De he­cho, en el bre­ve contacto que tu­vi­mos con es­te mo­de­lo en

el Au­tó­dro­mo de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, com­pro­ba­mos la efec­ti­vi­dad del Fi­refly pa­ra mo­ver con co­mo­di­dad los 1.052 kg de pe­so del Uno Way. Cla­ro que no pu­di­mos ace­le­rar­lo a fon­do da­das las li­mi­ta­cio­nes del cir­cui­to que te­nía­mos asig­na­do (se­gún da­tos del fa­bri­can­te, pue­de al­can­zar los 165,4 km/h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma y ace­le­rar de 0 a 100 km/h en 11,2 se­gun­dos), pe­ro nos hi­ci­mos una idea de la res­pues­ta de otros com­po­nen­tes me­cá­ni­cos, co­mo las sus­pen­sio­nes (con­for­ta­bles), los fre­nos (con tam­bo­res tra­se­ros, pe­ro de des­ta­ca­do desem­pe­ño) y la di­rec­ción (que, con asis­ten­cia eléc­tri­ca, su­ma la fun­ción City).

Pre­cio y ri­va­les

El nue­vo Fiat Uno Way se ven­de por 450.000 pe­sos, va­lor ele­va­do pa­ra un mo­de­lo de su ti­po, es­pe­cial­men­te si lo com­pa­ra­mos con el "auto del mo­men­to", el Toyota Etios que, con mo­tor 1.5 de 103 CV ofre­ce en la ver­sión XLS ca­ja de sex­ta, ni­vel de equi­pa- mien­to si­mi­lar (ESP), pe­ro baúl más pe­que­ño (270 li­tros) y se ven­de por 418.000 pe­sos, aun­que ya no se ofre­ce la op­ción Cross con look "aven­tu­re­ro". En­tre los que si se vis­ten de off-road po­de­mos men­cio­nar, al Renault San­de­ro Step­way, que con in­te­rior y baúl de 320 li­tros, sin ESP y mo­tor de 105 CV, se ven­de des­de 473.000 pe­sos (ver­sión Ex­pres­sion), aun­que pa­ra ac­ce­der al sis­te­ma mul­ti­me­dia hay que ele­gir la va­rian­te con ma­yor do­ta­ción (Pri­vi­lè­ge) que va­le 528.300 pe­sos. Tam­bién po­de­mos con­si­de­rar el Che­vro­let Onix Ac­tiv que, con mo­tor 1.4 de 98 CV, baúl pa­re­ci­do (280 li­tros), sin ESP y sis­te­ma MyLink 2, se ven­de por 588.900 pe­sos. Sin em­bar­go, pro­ba­ble­men­te el ma­yor ri­val pa­ra el nue­vo Uno Way sea el Ford Fies­ta Freesty­le, ac­tua­li­za­do mo­de­lo de la mar­ca del óva­lo, con mo­tor 1.5 de 123 CV (tres ci­lin­dros), sis­te­ma mul­ti­me­dia Sync y tam­bién con con­trol de es­ta­bi­li­dad, que me­jo­ra la pro­pues­ta del Uno con seis air­bags , pe­ro aun pre­cio de ven­ta de 506.300 pe­sos.

BÁSICOS Ve­lo­ci­dad má­xi­ma 165,4 km/h Po­ten­cia 99 CV Con­su­mo pro­me­dio N/D Pre­cio $ 450.000

El vo­lan­te mul­ti­fun­ción do­mi­na el sec­tor de man­do y de trás de él, el ta­ble­ro con un des­ta­ca­do dis­play di­gi­tal. La pan­ta­lla tác­til es de 6,2". Cua­tro al­za­cris­ta­les "un to­que".

Las bu­ta­cas de­lan­te­ras son am­plias y con­for­ta­bles. Aho­ra el ta­pi­za­do de te­la tie­ne nue­vo di­se­ño. Cuen­ta con en­tra­das au­xi­liar y USB, y sa­li­da de 12 V. Tan­que de com­bus­ti­ble y por­tón del baúl se abren des­de el in­te­rior.

La te­cla City ins­ta­la­da en la con­so­la cen­tral, mo­di­fi­ca la re­sis­ten­cia del vo­lan­te trns­for­mán­do­lo en un cio­man­do muy li­viano. El sis­te­ma mul­ti­me­dia dis­po­ne de na­ve­ga­dor y lec­tor de DVD.

El in­te­rior es­tá re­co­rri­do por mu­cho plás­ti­co du­ro. Del mis­mo mo­do que el Uno an­te­rior, dis­po­ne de al­gu­nos ele­men­tos es­pe­cí­fi­cos, en­tre ellos el es­pe­ji­to pa­ra con­tro­lar las pla­zas tra­se­ras. Baúl de es­ca­sa ca­pa­ci­dad.

La ca­ja de cam­bios si­gue sien­do ma­nual de cin­co ve­lo­ci­da­des. Es­tá bien re­la­cio­na­da pa­ra apro­ve­char de la me­jor ma­ne­ra los 99 ca­ba­llos del mo­tor 1.3 Fi­refly.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.