CONSEJOS

En ru­tas y au­to­pis­tas, las di­fe­ren­cias de ve­lo­ci­da­des y las dis­trac­cio­nes pue­den des­en­ca­de­nar gra­ves ac­ci­den­tes que po­drían evi­tar­se.

Parabrisas - - SUMARIO - Jor­ge Omar Del Rio

La­men­ta­ble­men­te, en los úl­ti­mos tiem­pos se han pro­du­ci­do va­rios ac­ci­den­tes con víc­ti­mas fa­ta­les que tu­vie­ron mu­cha di­fu­sión. Por lo ge­ne­ral, cuan­do ocu­rren es­tos he­chos apa­re­cen los co­men­ta­rios de los alum­nos de nues­tra es­cue­la que in­ten­tan en­ten­der las cir­cuns­tan­cias que ori­gi­na­ron las res­pec­ti­vas si­tua­cio­nes, con la in­ten­ción de sa­ber qué se pue­de ha­cer pa­ra evi­tar ver­se en­vuel­tos en he­chos pa­re­ci­dos.

Lo que sue­le ocu­rrir es que, cuan­do se men­cio­nan las ca­rac­te­rís­ti­cas de los he­chos y se ana­li­zan des­de afue­ra, es de­cir en el ám­bi­to de una con­ver­sa­ción fue­ra de los au­tos y sin es­tar con­du­cien­do, la ma­yo­ría sien­te que hu­bie­ra si­do po­si­ble evi­tar la tra­ge­dia de ha­ber to­ma­do al­gu­nas sim­ples de­ci­sio­nes.

Por ejem­plo, en las úl­ti­mas se­ma­nas, al cum­plir­se un nue­vo aniver­sa­rio de la muer­te de Lady Di, apa­re­cie­ron pu­bli­ca­cio­nes que afir­ma­ban que es­tá com­pro­ba­do que si hu­bie­ra te­ni­do co­rrec­ta­men­te co­lo­ca­do el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad de su asien­to, po­dría ha­ber so­bre­vi­vi­do.

Por su­pues­to, va­rios se sor­pren­den pen­san­do en có­mo pu­do ha­ber ocu­rri­do ese “des­cui­do”. Pe­ro la reali­dad mues­tra que, aún hoy en día, bas­ta con mi­rar el trán­si­to al­re­de­dor pa­ra com­pro­bar que es mu­cha la gen­te que no uti­li­za los cin­tu­ro­nes en el asien­to tra­se­ro.

Y lo que es más gra­ve, in­clu­so los que lle­van ni­ños en edad es­co­lar no se ocu­pan de que va­yan co­rrec­ta­men­te ata­dos, o acep­tan li­bre­men­te lle­var más can­ti­dad de per­so­nas en re­la­ción con las pla­zas que tie­ne el vehícu­lo, lle­gan­do a la si­tua­ción de que fi­nal­men­te via­jen to­dos suel­tos.

Y tam­bién, con res­pec­to a ese ac­ci­den­te, la sor­pre­sa es ma­yor, por­que se tra­ta­ba de unos de los vehícu­los con­si­de­ra­dos co­mo de los más se­gu­ros del mer­ca­do en esos mo­men­tos y, a pe­sar de eso, sus ocu­pan­tes per­die­ron la vi­da na­da me­nos que en las ca­lles de una ciu­dad.

Por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des

Siem­pre es muy di­fí­cil ha­cer co­men­ta­rios so­bre una si­tua­ción don­de hu­bo víc­ti­mas fa­ta­les, pe­ro en ese ca­so, por la tras­cen­den­cia de los in­vo­lu­cra­dos, tan­to en Fran­cia co­mo en In­gla­te­rra se reali­zó una in­ves­ti­ga­ción muy mi­nu­cio­sa y com­ple­ta, que de­ter­mi­nó que el mo­ti­vo prin­ci­pal pa­ra que ocu­rrie­ra el ac­ci­den­te, fue que el con­duc­tor no es­ta­ba en con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra con­tro­lar el vehícu­lo, ya que es­ta­ba al­coho­li­za­do y, ade­más, no te­nía ade­cua­da pre­pa­ra­ción pa­ra con­tro­lar un au­to­mó­vil de ese ta­ma­ño cir­cu­lan­do a ex­ce­si­va ve­lo­ci­dad.

An­te la con­tun­den­cia de los in­for­mes, re­sal­ta el he­cho de que tre­men­da des­gra­cia po­dría ha­ber­se evi­ta­do, sim­ple­men­te si el or­ga­nis­mo de la per­so­na que con­du­cía el vehícu­lo hu­bie­ra es­ta- do en con­di­cio­nes nor­ma­les y con­ta­ra con la pe­ri­cia ne­ce­sa­ria pa­ra rea­li­zar su ta­rea de con­duc­tor.

Es­tas evi­den­cias, y otras si­mi­la­res que la­men­ta­ble­men­te se re­pi­ten en mu­chí­si­mos ca­sos en to­do el mun­do, son las que nos im­pul­san a rea­li­zar nues­tro tra­ba­jo en la Es­cue­la de Ma­ne­jo Avan­za­do, ya que es­ta­mos con­ven­ci­dos que ca­da uno de los con­duc­to­res es el ar­tí­fi­ce de su pro­pia se­gu­ri­dad y la de quie­nes lo acom­pa­ñan o ro­dean en el trán­si­to.

Apren­da­mos de una vez…

No nos can­sa­mos de in­sis­tir, y lo te­ne­mos com­pro­ba­do, que cuan­do se apren­den unos cuan­tos as­pec­tos que re­sul­tan sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra desa­rro­llar la ta­rea de con­du­cir un vehícu­lo, las per­so­nas mo­di­fi­can no­ta­ble­men­te sus ac­ti­tu­des y la ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar­lo, así co­mo sus de­ci­sio­nes pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo de me­jo­rar su se­gu­ri­dad.

En­ton­ces, que­re­mos men­cio­nar nue­va­men­te al­gu­nas de las cues­tio­nes que pa­re­cen muy sen­ci­llas y fá­ci­les de en­ten­der fue­ra del auto, pe­ro mu­chas

ve­ces son ol­vi­da­das mien­tras se con­du­ce.

Por ejem­plo, son ca­da vez más fre­cuen­tes las si­tua­cio­nes de in­ci­den­tes en­tre vehícu­los cir­cu­lan­do por la mis­ma mano, y al­gu­nos con gra­ves con­se­cuen­cias.

En esos ca­sos, cuan­do no se re­gis­tran cir­cuns­tan­cias cli­má­ti­cas o del ca­mino, o fa­llas me­cá­ni­cas que jus­ti­fi­quen lo ocu­rri­do, sue­le po­ner­se la aten­ción en su­po­ner que al­guno de los con­duc­to­res pu­do ha­ber­se que­da­do dor­mi­do, o su­fri­do al­gu­na in­dis­po­si­ción que le im­pi­dió con­tro­lar su vehícu­lo.

Pe­ro tam­bién se re­gis­tran he­chos en los que esas co­sas no ocu­rrie­ron, sino que tu­vie­ron su ori­gen en te­mas de con­duc­ción que no fue­ron de­bi­da­men­te aten­di­dos.

Uno de los as­pec­tos que se no­tan sim­ple­men­te en el trán­si­to, es la no­ta­ble di­fe­ren­cia de ve­lo­ci­dad a la que se des­pla­zan los vehícu­los cuan­do cir­cu­lan por un mis­mo ca­mino. Y eso pro­du­ce mu­chas si­tua­cio­nes de ex­tre­mo pe­li­gro que, la­men­ta­ble­men­te, a ve­ces ter­mi­nan mal.

Es que, en ge­ne­ral, los con­duc­to­res tie­nen la con­vic­ción de que el rit­mo de mar­cha que ellos es­tán uti­li­zan­do es el co­rrec­to o ade­cua­do, y, por lo tan­to, to­dos los de­más que es­tán fue­ra de ese rit­mo (por­que cir­cu­lan más rá­pi­do o más des­pa­cio, cual­quie­ra sea el ca­so) le pro­vo­can una in­co­mo­di­dad, que in­clu­si­ve les ge­ne­ra una ac­ti­tud que po­dría­mos de­fi­nir ca­si co­mo agre­si­va en con­tra del otro con­duc­tor.

Esa ac­ti­tud mu­chas ve­ces se ma­ni­fies­ta en la rea­li­za­ción de ma­nio­bras que pro­cu­ran com­pli­car lo que es­té ha­cien­do el otro con­duc­tor.

Cues­tión de ace­le­ra­dor

En reali­dad, no­so­tros pen­sa­mos que re­sul­ta im­por­tan­te com­pren­der, es­pe­cial­men­te mien­tras con­du­ci­mos en ru­ta o vías de cir­cu­la­ción rá­pi­da, lo que se de­no­mi­na “ve­lo­ci­da­des re­la­ti­vas”. Así se lla­ma, ge­né­ri­ca­men­te, el va­lor que de­ter­mi­na la di­fe­ren­cia de ve­lo­ci­dad en­tre dos ob­je­tos (en nues­tro ca­so, au­to­mó­vi­les) en­tre sí.

Es de­cir que, si por ejem­plo te­ne­mos un vehícu­lo que cir­cu­la a 60 km/h y lo pa­sa otro que vie­ne a 130 km/h, ten­dre­mos una di­fe­ren­cia de ve­lo­ci­da­des en­tre am­bos de 70 km/h.

Es bueno des­ta­car que esa si­tua­ción es exac­ta­men­te igual a ve­nir des­pla­zán­do­se a a 70 km/h y en­con­trar­se con otro vehícu­lo to­tal­men­te de­te­ni­do a “ce­ro” de­lan­te su­yo so­bre el mis­mo ca­mino. A es­te ejem­plo la ma­yo­ría de los con­duc­to­res lo com­pren­de me­jor, y sir­ve pa­ra to­mar idea de lo que ocu­rre real­men­te en esos mo­men­tos. Por eso, es que quien ma­ne­ja tie­ne que uti­li­zar su vehícu­lo es­tan­do muy aten­to a to­do lo que lo ro­dea du­ran­te su mar­cha.

Por ese mo­ti­vo, sos­te­ne­mos que con­vie­ne mi­rar bien ade­lan­te pa­ra po­der an­ti­ci­par las ma­nio­bras que ha­brá que ha­cer, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te es­tar aten­to a los es­pe­jos re­tro­vi­so­res, por­que mu­chas ve­ces (es­pe­cial­men­te cuan­do se cir­cu­la a ba­ja ve­lo­ci­dad) el pe­li­gro vie­ne des­de atrás y no por de­lan­te.

Y ahí es don­de, la­men­ta­ble­men­te, mu­chas per­so­nas no pres­tan la aten­ción ade­cua­da. Ade­más, en la ac­tua­li­dad se pro­du­cen dis­trac­cio­nes de los con­duc­to­res mien­tras con­ti­núan cir­cu­lan­do a la ve­lo­ci­dad que ve­nían.

Otra vez el ce­lu­lar

El uso de los te­lé­fo­nos mó­vi­les ya no só­lo pa­ra ha­blar, sino tam­bién pa­ra re­ci­bir o en­viar men­sa­jes, es­tá pro­du­cien­do un ni­vel de dis­trac­ción que se vuel­ve muy pe­li­gro­so por la can­ti­dad de me­tros que el vehícu­lo avan­za sin que el con­duc­tor ten­ga real no­ción de las cir­cuns­tan­cias.

El que vie­ne des­pa­cio por­que quie­re ser “pru­den­te”, pier­de la no­ción de que se trans­for­ma en un obs­tácu­lo so­bre el mis­mo ca­mino en el que otros vehícu­los cir­cu­lan con gran di­fe­ren­cia de ve­lo­ci­dad.

Por otra par­te, el que op­ta por con­ti­nuar al rit­mo que traía mien­tras fi­ja la vis­ta en la pan­ta­lla, va a re­co­rrer mu­chos me­tros sin cla­ra no­ción de lo que pa­sa ade­lan­te, lo cual le im­pi­de reac­cio­nar con el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra evi­tar el pe­li­gro, que le apa­re­ce “sor­pre­si­va­men­te”.

Cui­da­do pro­pio y ajeno

De es­to se des­pren­de que una for­ma con­ve­nien­te de dis­mi­nuir la po­si­bi­li­dad de en­fren­tar si­tua­cio­nes ries­go­sas, se­ría cir­cu­lar a una ve­lo­ci­dad cer­ca­na al pro­me­dio ge­ne­ral del trán­si­to que lo ro­dea (con eso se lo­gra­rían ve­lo­ci­da­des re­la­ti­vas ca­si nu­las), me­jo­ran­do de es­ta ma­ne­ra la se­gu­ri­dad.

De lo con­tra­rio, si por cual­quier mo­ti­vo quien con­du­ce eli­ge cir­cu­lar más rá­pi­do o más des­pa­cio, ten­drá que ex­tre­mar su aten­ción a to­do lo que ocu­rra a su al­re­de­dor pa­ra per­ci­bir con el tiem­po su­fi­cien­te cual­quier pe­li­gro que se acer­que, tan­to por de­lan­te co­mo por de­trás.

En la me­di­da que es­tas de­ci­sio­nes sean to­ma­das a con­cien­cia, es me­nos pro­ba­ble que uno pue­da ver­se in­vo­lu­cra­do en si­tua­cio­nes de ex­tre­mo pe­li­gro.

Co­mo de­ci­mos más arri­ba, ca­da uno de los con­duc­to­res tie­ne la po­si­bi­li­dad y la res­pon­sa­bi­li­dad de ir ve­lan­do per­ma­nen­te­men­te por su pro­pia se­gu­ri­dad y la de quie­nes lo ro­dean..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.