BMW R80GS

El seg­men­to ma­xi­trail na­ció de la mano de es­ta ale­ma­na. Una mo­to idea­da ba­jo un con­cep­to que a par­tir de su lanzamiento sen­ta­ba las ba­ses de lo que ven­dría a fu­tu­ro: pro­duc­tos desa­rro­lla­dos pa­ra re­co­rrer mu­chos ki­ló­me­tros de as­fal­to, pe­ro con li­cen­cias pa

Parabrisas - - SUMARIO -

El na­ci­mien­to de es­ta BMW mar­có un an­tes y un des­pués en la his­to­ria de la in­dus­tria de las dos rue­das. La dé­ca­da de 1980 da­ba sus pri­me­ros pa­sos y la mar­ca ale­ma­na ya te­nía lis­to un pro­duc­to que cam­bia­ría pa­ra siem­pre el con­cep­to: “una mo­to que se pue­de usar pa­ra to­do”. Se tra­ta­ba de la R80G/S na­da me­nos que la pri­me­ra ma­xi­trail del mun­do.

Si bien es­ta­ba desa­rro­lla­da so­bre el cha­sis de la R65, su plan­ta mo­triz era la mis­ma que uti­li­za­ba la R80/7 (una mo­to de ca­lle que se pro­du­jo en­tre 1977 y 1979), un bi­ci­lín­dri­co ti­po bó­xer de 797 cm3. Por en­de, co­mo to­das las mo­tos de BMW que in­cor­po­ra­ban una me­cá­ni­ca de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, en su nom­bre se re­sal­ta­ba la “R”. La no­ve­dad ra­di­ca­ba en las si­glas G/S: Ge­län­de y Stras­se, en ale­mán; cam­po y ca­rre­te­ra, pa­ra no­so­tros. Re­fri­ge­ra­do por ai­re, en­tre­ga­ba una po­ten­cia en torno a los 50 CV (a 6.500 rpm) con un par má­xi­mo de 5,7 kgm a 5.000 re­vo­lu­cio­nes.

Su an­cho ma­ni­llar y su re­du­ci­do pe­so le con­fe­rían una gran agi­li­dad. Se des­ta­ca­ba tam­bién su rue­da de­lan­te­ra de 21 pul­ga­das y la in­cor­po­ra­ción de neu­má­ti­cos mix­tos que, jun­to a los ge­ne­ro­sos re­co­rri­dos de las sus­pen­sio­nes, le per­mi­tía aden­trar­se en ca­mi­nos de tie­rra con cier­ta se­gu­ri­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar ru­tas en mal es­ta­do. La po­si­ción de ma­ne­jo era bas­tan­te er­gui­da, con las ma­nos ele­va­das y las pier­nas no muy fle­xio­na­das. Gra­cias a es­to y la po­si­bi­li­dad de mon­tar al­for­jas la­te­ra­les, se con­vir­tió en una gran com­pa­ñe­ra de via­je. In­clu­so su de­pó­si­to de com­bus­ti­ble ‒lar­go y es­tre­cho‒ ofre­cía de bue­na ca­pa­ci­dad. Mien­tras, el mo­tor en­tre­ga­ba una trac­ción re­la­ti­va­men­te sua­ve y po­ten­cia des­de muy ba­jo ré­gi­men.

La R80G/S fue una mo­to có­mo­da y fá­cil de ma­ne­jar, que in­vi­ta­ba a ba­jar del as­fal­to pa­ra ex­pe­ri­men­tar nue­vas sen­sa­cio­nes en los ca­mi­nos más hos­ti­les. Prue­ba de es­tas cua­li­da­des fue la con­quis­ta del Rally Pa­rís-Da­kar de 1983. El equi­po de BMW de aque­lla edi­ción es­ta­ba com­pues­to por el pi­lo­to bel­ga Gas­ton Rahier y el fran­cés Hu­bert Au­riol, quien se adue­ñó del po­dio tras el aban­dono de su com­pa­ñe­ro. Sin em­bar­go, en los dos años si­guien­tes (y con ajus­tes en la ci­lin­dra­da) fue Rahier el que ob­tu­vo la vic­to­ria. Es­tos triun­fos le per­mi­tie­ron a la mar­ca ale­ma­na la co­mer­cia­li­za­ción de una ver­sión es­pe­cial de la R80G/S de­no­mi­na­da Pa­rís Da­kar. Es­ta se­rie con­ta­ba con un enor­me de­pó­si­to de com­bus­ti­ble de 32 li­tros, es­ca­pe de ace­ro inoxi­da­ble, asien­to in­di­vi­dual y neu­má­ti­cos con ta­cos que la ha­bi­li­ta­ban a aden­tra­se aún más en te­rre­nos in­hós­pi­tos. La pro­duc­ción de la R80G/S cul­mi­nó en 1987 arro­jan­do un sal­do de 21.864 uni­da­des fa­bri­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.