Siem­pre hay una quin­ta vez

An­te una tem­po­ra­da de Fór­mu­la 1 ca­si de­fi­ni­da, Le­wis Ha­mil­ton hi­zo to­do bien pa­ra co­ro­nar­se quín­tu­ple cam­peón, con­tan­do con una gran ayu­di­ta de Se­bas­tian Vet­tel, quien no es­tá pa­san­do por su me­jor mo­men­to de­por­ti­vo.

Parabrisas - - AUTOMOVILISMO -

Coin­ci­dien­do con el cie­rre de es­ta edi­ción de Pa­ra­bri­sas, se dis­pu­tó el Gran Pre­mio de Aus­tin en los Es­ta­dos Uni­dos, que­dan­do prác­ti­ca­men­te de­fi­ni­do el re­sul­ta­do del cam­peo­na­to de la pre­sen­te tem­po­ra­da.

Aun­que ma­te­má­ti­ca­men­te exis­tían po­si­bi­li­da­des, era evi­den­te que Le­wis Ha­mil­ton con­se­gui­ría fi­nal­men­te su quin­to tí­tu­lo en la ca­te­go­ría. Es que, por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des arit­mé­ti­cas, que­da­ba la evi­den­cia del in­glés im­po­nién­do­se nue­va­men­te a Se­bas­tian Vet­tel en la lu­cha por esa po­si­bi­li­dad, ya que am­bos tu­vie­ron du­ran­te to­do el año la opor­tu­ni­dad de co­ro­nar­se por quin­ta vez e igua­lar al gran Juan Manuel Fan­gio. Y real­men­te, Ha­mil­ton mos­tró una no­ta­ble su­pe­rio­ri­dad so­bre el ale­mán du­ran­te to­do el tor­neo, es­pe­cial­men­te en la se­gun­da mi­tad. Pe­ro tam­bién es cier­to que ha con­so­li­da­do su ren­di­mien­to de ma­ne­ra no­ta­ble du­ran­te las úl­ti­mas dos tem­po­ra­das.

Los tí­tu­los que con­si­guió en 2014 y 2015 fue­ron mu­cho me­nos des­ta­ca­dos, por­que los lo­gró en ba­se a un ren­di­mien­to ex­cep­cio­nal que tu­vie­ron los au­tos del equi­po Mer­ce­des des­de el co­mien­zo del nue­vo re­gla­men­to téc­ni­co, que ins­tau­ró las “uni­da­des de po­ten­cia” hí­bri­das en la ca­te­go­ría, y les per­mi­tía ser no­ta­ble­men­te su­pe­rio­res a to­do el res­to del par­que.

El au­to a fa­vor

Fue­ron dos tem­po­ra­das don­de el úni­co com­pe­ti­dor se­rio fue su com­pa­ñe­ro de equi­po, Ni­co Ros­berg, con el cual tu­vo va­rias dispu­tas importantes, pe­ro al que fi­nal­men­te ter­mi­nó su­peran­do.

No se pue­den de­jar de men­cio­nar va­rios erro­res co­me­ti­dos y al­gu­nas ca­rre­ras con ba­jo ren­di­mien­to que no fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra el re­sul­ta­do de los cam­peo­na­tos por la gran su­pe­rio­ri­dad me­cá­ni­ca que dis­fru­ta­ban con res­pec­to a los ri­va­les de otras mar­cas.

Ya en el 2016, ade­más de al­gu­nas fa­llas me­cá­ni­cas en su vehícu­lo, Ha­mil­ton tu­vo com­pe­ten­cias en las que no pu­do lo­grar un buen ren­di­mien­to per­so­nal, y es­to lle­vó a que fi­nal­men­te Ros­berg pu­die­ra co­ro­nar­se cam­peón y lo des­pla­za­ra al se­gun­do lu­gar.

Por to­dos es­tos mo­ti­vos, esos dos cam­peo­na­tos con­se­gui­dos en tres tem­po­ra­das no tu­vie­ron el bri­llo per­so­nal que los de­ja­ra co­mo importantes en el re­cuer­do de los afi­cio­na­dos.

Otro Ha­mil­ton

Des­de el ini­cio del cam­peo­na­to 2017, el in­glés apa­re­ció con to­do. Tal vez por sen­tir­se más tran­qui­lo en el equi­po, al re­ci­bir en úl­ti­mo mo­men­to un com­pa­ñe­ro nue­vo an­te el sor­pre­si­vo re­ti­ro de Ni­co Ros­berg. Era pre­vi­si­ble, en­ton­ces, que Val­te­ri Bot­tas no le pre­sen­ta­ría pro­ble­mas de com­pe­ten­cias in­ter­nas, ya que es­ta­ba muy fe­liz de ha­ber po­di­do in­gre­sar a Mer­ce­des. Y tal vez, tam­bién mo­ti­va­do por­que por pri­me­ra vez des­de la im­ple­men­ta­ción de es­te re­gla­men­to se pre­sen­ta­ba al­gún ri­val se­rio de otra es­cu­de­ría, co­mo fue el equi­po Fe­rra­ri, que, ya des­de las prue­bas de pre­tem­po­ra­da, co­men­za­ba a mos­trar un ren­di­mien­to com­pe­ti­ti­vo en sus vehícu­los.

En­ton­ces, Ha­mil­ton se de­di­có a co­rrer por el cam­peo­na­to des­de la pri­me­ra com­pe­ten­cia, tra­tan­do de ob­te­ner lo me­jor en ca­da opor­tu­ni­dad. Cuan­do po­día ga­nar, en ge­ne­ral lo lo­gra­ba, y cuan­do no, in­ten­tó con­du­cir sin erro­res pa­ra lle­gar en el me­jor pues­to po­si­ble, y su­mar va­lio­sos pun­tos. Así, fue man­te­nien­do sus chan­ces has­ta que el error co­me­ti­do por Vet­tel en Sin­ga­po­re al­te­ró el fun­cio­na­mien­to de Fe­rra­ri y se le fa­ci­li­tó el ca­mino al tí­tu­lo, gra­cias a una hol­ga­da ven­ta­ja.

En la ci­ma

Es­ta tem­po­ra­da 2018 lo ha mos­tra­do real­men­te en su pi­co de ren­di­mien­to. Ha­mil­ton

trans­mi­tió siem­pre la sen­sa­ción de te­ner ese “al­go más” que apor­ta el pi­lo­to, tan­to en cla­si­fi­ca­ción co­mo en ca­rre­ra, y ade­más con la con­sis­ten­cia que le per­mi­tió con­se­guir bue­nos re­sul­ta­dos aún cuan­do su vehícu­lo pa­re­cía no te­ner el rit­mo de la Fe­rra­ri.

Es­pe­cial­men­te al co­mien­zo del año, la es­cua­dra ita­lia­na mos­tró un ren­di­mien­to en pis­ta lla­ma­ti­vo, que se mos­tra­ba su­pe­rior al Mer­ce­des, al pun­to de que Vet­tel co­men­zó ga­nan­do las dos pri­me­ras com­pe­ten­cias. Y en la ter­ce­ra tam­bién es­ta­ba ga­nan­do con hol­gu­ra, has­ta que una si­tua­ción de ca­rre­ra y la ge­nia­li­dad del equi­po Red Bull en su es­tra­te­gia de bo­xes per­mi­tió que Da­niel Ric­ciar­do con­si­guie­ra la vic­to­ria.

Lue­go se co­rrió Azer­bai­jan y, an­te un in­creí­ble error de Vet­tel cuan­do pa­re­cía te­ner la ca­rre­ra ga­na­da, Ha­mil­ton se lle­vó el triun­fo en una ca­rre­ra en la que has­ta cer­ca del fi­nal ni si­quie­ra lle­ga­ba al po­dio.

Así se fue­ron al­ter­nan­do las ca­rre­ras de la pri­me­ra mi­tad de la tem­po­ra­da, don­de ade­más, en los cir­cui­tos más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.