TO­YO­TA CAMRY

La oc­ta­va ge­ne­ra­ción de es­te sedán del seg­men­to de los me­diano-gran­des, lle­ga des­de Ja­pón con va­rias no­ve­da­des; en­tre ellas, una nue­va pla­ta­for­ma.

Parabrisas - - SUMARIO - Por Ch­ris­tian Hein / Fotos: Ale­jan­dro Cor­ti­na Ric­ci

Nue­va ge­ne­ra­ción del ele­gan­te sedán ja­po­nés. Con des­ta­ca­da ca­li­dad ge­ne­ral y equi­pa­mien­to de gran ni­vel, mar­ca el ca­mino en el seg­men­to.

Con un as­pec­to más mo­derno y de­por­ti­vo que su an­te­ce­sor y con ca­si 4,9 me­tros de lar­go, el To­yo­ta Camry es uno de los se­da­nes más gran­des que se co­mer­cia­li­zan en nues­tro país. Esa cua­li­dad se trans­mi­te al in­te­rior, don­de ca­da uno de los ocu­pan­tes en­con­tra­rá lu­gar de so­bra y mu­cho con­fort.

Se tra­ta de un pro­duc­to que, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, cal­za co­mo ani­llo al de­do en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, don­de his­tó­ri­ca­men­te siem­pre tu­vo muy buen re­ci­bi­mien­to, pues­to que al­can­zó, por ejem­plo, las 387.000 uni­da­des ven­di­das en 2017.

Ade­más de la nue­va pla­ta­for­ma TNGA que se apli­ca­rá, in­clu­so, a mo­de­los que se fa­bri­quen en la re­gión, el nue­vo Camry equi­pa mo­to­res evo­lu­cio­na­dos, es­pe­cial­men­te el 3.5 V6 ob­je­to de es­ta prue­ba, que de 277 CV pa­só a te­ner 302 CV.

Cla­se eje­cu­ti­va

Aden­tro, en un am­bien­te sin de­ma­sia­dos lu­jos, sal­vo al­gu­nos apliques sí­mil ma­de­ra y otros tan­tos de alu­mi­nio, la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y de los di­fe­ren­tes co­man­dos es in­cues­tio­na­ble. Allí es­tá to­do dis­pues­to pa­ra que por lo me­nos cua­tro de los cin­co pa­sa­je­ros que pue­de trans­por­tar, via­jen ca­si co­mo si es­tu­vie­sen ins­ta­la­dos en si­llo­nes de sus ca­sas. El con­duc­tor cuen­ta pa­ra su co­mo­di­dad con to­do ti­po de asis­ten­cias eléctricas, in­clu­yen­do las del vo­lan­te, pa­ra lo­grar la po­si­ción ade­cua­da. Al­go pa­re­ci­do su­ce­de con el del acom- pa­ñan­te, mien­tras que los de atrás no ten­drán mu­cho que en­vi­diar­les, ya que ade­más del cli­ma­ti­za­dor in­di­vi­dual, dis­po­nen de res­pal­do re­cli­na­ble, tam­bién de mo­do eléc­tri­co, ade­más de otras fun­cio­nes, co­mo la cor­ti­na eléc­tri­ca pa­ra la lu­ne­ta o el con­trol del au­dio, que se co­man­dan des­de el pa­nel tác­til ubi­ca­do en el apo­ya­bra­zos cen­tral. Pe­ro a pe­sar de ofre­cer un ter­cer cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y apo­ya­ca­be­zas, la ma­yo­ría de di­chos be­ne­fi­cios de con­fort que­dan ve­da­dos pa­ra el even­tual ter­cer pa­sa­je­ro, que ade­más de­be­rá li­diar con el fal­so tú­nel de la trans­mi­sión pa­ra aco­mo­dar sus pier­nas.

An­te tan­tas bon­da­des, lla­ma la aten­ción que no cuen­te con ca­le­fac­ción de los asien­tos de­lan­te­ros, y, po­nién­do­nos un po­co

más exi­gen­tes, le agre­ga­ría­mos al­gún ti­po de ayu­da a la con­duc­ción, co­mo el de­tec­tor de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril o el con­trol de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro adap­ta­ti­vo.

El baúl, por su par­te, tie­ne 430 li­tros de ca­pa­ci­dad. Vi­sual­men­te di­cho es­pa­cio se ve am­plio, pe­ro en reali­dad es chi­co al la­do de los 514 li­tros que pro­po­ne su prin­ci­pal ri­val, el Ford Mon­deo, o de los más de al­re­de­dor de 500 li­tros que ofre­cen otros tan­tos mo­de­los, in­clu­so de seg­men­tos muy in­fe­rio­res.

To­do el po­der

Gra­cias a los avan­ces lo­gra­dos en es­te V6 as­pi­ra­do (los 302 CV de po­ten­cia y los 36,3 kgm de tor­que), el Camry es uno de los “eje­cu­ti­vos” más po­ten­tes de la Ar­gen­ti­na. Acom­pa­ña­do por una nue­va ca­ja au­to­má­ti­ca-se­cuen­cial de ocho velocidades, cu­ya in­ter- ven­ción ter­mi­na en las rue­das de­lan­te­ras, lo­gra pres­ta­cio­nes dig­nas de un de­por­ti­vo, pe­ro con más de 1.600 kg de pe­so. Con una ru­mo­ro­si­dad dis­cre­ta que ter­mi­na en la do­ble sa­li­da de es­ca­pe ac­ti­va, co­mo me­jo­res va­lo­res al­can­za los 224,7 km/h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma, y ace­le­ra de 0 a 100 km/h en 7,4 se­gun­dos, mien­tras que pa­ra pa­sar de los 80 a los 120 km/h, em­plea só­lo 4,1 se­gun­dos.

El fun­cio­na­mien­to de la ca­ja es no­ta­ble, ya que el buen es­ca­lo­na­mien­to de las ocho mar­chas le per­mi­te rea­li­zar cam­bios de ma­ne­ra ca­si im­per­cep­ti­bles, ade­más de una tal des­mul­ti­pli­ca­ción de la

oc­ta­va, que con­si­gue via­jar a 130 km/h a tan só­lo 2.100 vuel­tas. Si bien cuen­ta con la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar los cam­bios de mo­do ma­nual, só­lo lo pue­de ha­cer des­de la se­lec­to­ra, ya que no cuen­ta con le­vas en el vo­lan­te.

En tér­mi­nos de ren­di­mien­to de com­bus­ti­ble, los va­lo­res re­gis­tra­dos re­sul­ta­ron bas­tan­te ló­gi­cos pa­ra su por­te: en ciu­dad pro­me­dió los 9,1 km/l, mien­tras que a 90 y a 120 km/h cons­tan­tes, ne­ce­si­ta 15,6 y 11,1 km/l, res­pec­ti­va­men­te. El tan­que de com­bus­ti­ble, de 60 li­tros, es lo bas­tan­te ge­ne­ro­so co­mo pa­ra pro­por­cio­nar­le una ra­zo­na­ble au­to­no­mía.

Con­fort ase­gu­ra­do

En cues­tio­nes de des­pla­za­mien­to, co­mo buen vehícu­lo pen­sa­do prin­ci­pal­men­te pa­ra el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, el Camry

se des­ta­ca por un an­dar sua­ve y por la es­me­ra­da in­so­no­ri­za­ción del ha­bi­tácu­lo. Aquel com­por­ta­mien­to se pue­de ver afec­ta­do so­la­men­te cuan­do se ba­ja por una rampa o cuan­do se atra­vie­san mar­ca­das cu­ne­tas, si­tua­cio­nes que pue­den lle­var a que ras­pe fá­cil­men­te la trom­pa. En la ru­ta, por su la­do, via­ja muy aplo­ma­do a al­ta ve­lo­ci­dad y do­bla co­rrec­ta­men­te, aun­que con las li­mi­ta­cio­nes de su ta­ma­ño y pe­so, que lo lle­van a do­blar un po­co me­nos de lo que uno desea­ría, de­bi­do a una le­ve ten­den­cia al so­bre­vi­ra­je. Por su­pues­to que to­do se li­mi­ta a lo que en con­di­cio­nes nor­ma­les nos per­mi­te el opor­tuno con­trol de es­ta­bi­li­dad, al que la mar­ca de­no­mi­na con las si­glas VSC.

La di­rec­ción mues­tra una ade­cua­da du­re­za pa­ra ma­nio­bras a ba­ja ve­lo­ci­dad, mien­tras que, co­mo bue­na asis­ten­cia eléc­tri­ca, se va adap­tan­do pro­gre­si­va­men­te a me­di­da que au­men­ta la ve­lo­ci­dad.

Ca­si full

Ade­más de to­do lo nom­bra­do, es­te Camry ofre­ce una lar­ga lis­ta de ítems, tan­to de con­fort co­mo de se­gu­ri­dad. Al ta­pi­za­do de cue­ro y el te­cho pa­no­rá­mi­co, agre­ga sis­te­ma de aper­tu­ra de puer­tas y arran­que “sin lla­ve”, cá­ma­ra de mar­cha atrás, con­trol de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro, vo­lan­te mul­ti­fun­ción, sen­sor de llu­via y pan­ta­lla tác­til de 8 pul­ga­das con na­ve­ga­dor, Blue­tooth, TV di­gi­tal y au­dio, en­tre otros pun­tos. Acer­ca de es­to úl­ti­mo, ade­más de ser de un ma­ne­jo lo bas­tan­te in­tui­ti­vo, cuen­ta con las tra­di­cio­na­les pe­ri­llas pa­ra el vo­lu­men y el dial de la ra­dio. El Camry tam­bién in­cor­po­ra freno de mano eléc­tri­co, que se com-

ple­men­ta con la te­cla Hold, pa­ra dar des­can­so al pie del freno, en tan­to que la se­lec­to­ra per­ma­ne­ce en el mo­do D du­ran­te las pa­ra­das re­la­ti­va­men­te lar­gas.

El ta­ble­ro cuen­ta con ins­tru­men­tos analó­gi­cos clá­si­cos, bien vi­si­bles, y con una gran pan­ta­lla de 7 pul­ga­das en el cen­tro, en la que se re­fle­ja to­do ti­po de in­for­ma­ción pa­ra el con­duc­tor.

Pá­rra­fo apar­te me­re­ce, pa­ra bien de mu­chos, la rue­da de au­xi­lio, que es de igual ta­ma­ño que el res­to.

Y en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, más allá del con­trol de es­ta­bi­li­dad y del ABS, dis­po­ne de sie­te air­bags, asis­ten­cia al arran­que en pen­dien­tes, fa­ros an­ti­nie­bla tra­se­ros y de­lan­te­ros y lu­ces led, tam­bién ade­lan­te y atrás. Cuen­ta con fre­nos a dis­co en las cua­tro rue­das, de mo­do que las dis­tan­cias de fre­na­do re­sul­ta­ron muy apro­pia­das: por ejem­plo, en una si­tua­ción de emer­gen­cia a 100 km/h, ne­ce­si­ta 40,9 me­tros pa­ra de­te­ner­se por com­ple­to.

Al to­pe

Des­fa­vo­re­ci­do es­pe­cial­men­te por ve­nir de ex­tra­zo­na, el Camry tie­ne un pre­cio de en­tra­da de ga­ma que arran­ca en los 47.700 dó­la­res en el ca­so del L4 2.5L de 181 CV, y ter­mi­na en los 58.900 dó­la­res (unos 2.180.000 pe­sos) en el ca­so del V6 pro­ba­do. Por bas­tan­te me­nos que ese di­ne­ro, ac­tual­men­te el prin­ci­pal com­pe­ti­dor es su ar­chi­rri­val, el re­cién lle­ga­do Hon­da Ac­cord, cu­ya úni­ca ver­sión dis­po­ni­ble, la 2.0 T EXT AT de 250 CV, cues­ta 62.900 dó­la­res. otra op­ción es el Ford Mon­deo 2.0 Eco­boost Ti­ta­nium de 240 CV, a 1.270.400 pe­sos. Con al­gu­nas di­fe­ren­cias fren­te a los men­cio­na­dos opo­nen­tes, co­mo la ma­yor po­ten­cia o al­gún de­ta­lle de con­fort, el Camry que­da en me­jor si­tua­ción que el Hon­da, aun­que mues­tra una no­ta­ble des­ven­ta­ja eco­nó­mi­ca fren­te al Ford, que só­lo pue­de ser jus­ti­fi­ca­da por el va­lor que el po­ten­cial com­pra­dor pue­da dar­le al mo­de­lo, se­gún su ex­pe­rien­cia con las se­ries an­te­rio­res o a tra­vés del re­co­no­ci­do ser­vi­cio que, en ge­ne­ral, sue­le brin­dar la mar­ca.

Las bu­ta­cas de­lan­te­ras son muy am­plias y tie­nen re­gu­la­ción eléc­tri­ca.

Atrás, en el apo­ya­bra­zos cen­tral, se en­cuen­tra un pa­nel tác­til pa­ra re­gu­lar la in­cli­na­ción de los res­pal­dos, el cli­ma­ti­za­dor, y otras fun­cio­nes.

El di­se­ño in­te­rior es so­brio y tie­ne va­rios apliques que le apor­tan ca­te­go­ría. El ta­ble­ro cuen­ta con ins­tru­men­tos analó­gi­cos y la pan­ta­lla tác­til ofre­ce va­rias fun­cio­nes.

Rue­da de au­xi­lio igual al res­to. Cli­ma­ti­za­dor tra­se­ro in­di­vi­dual y te­cho so­lar eléc­tri­co. El es­pa­cio tra­se­ro es muy ge­ne­ro­so, aun­que la pla­za cen­tral es bas­tan­te in­có­mo­da. La lu­ne­ta ofre­ce una prác­ti­ca cor­ti­na eléc­tri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.