Ha­cia la con­duc­ción au­tó­no­ma

Sal­vo que uno se fi­je mu­cho, es di­fí­cil re­co­no­cer si un vehícu­lo es­tá equipado con sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción de la con­duc­ción: cá­ma­ras de vi­deo, li­da­res y ra­da­res se in­te­gran en el di­se­ño. Los pri­me­ros pro­to­ti­pos se die­ron a co­no­cer ha­ce unos seis años.

Parabrisas - - SUMARIO -

El es­tán­dar SAE J3016, de “ter­mi­nos re­la­cio­na­dos con los sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción pa­ra vehícu­los de mo­tor en ca­rre­te­ra”, es­ta­ble­ce seis ni­ve­les de con­duc­ción au­tó­no­ma: -Ni­vel 0: No hay au­to­ma­ti­za­ción de la con­duc­ción. Las ta­reas de ma­ne­jo di­ná­mi­co son rea­li­za­das com­ple­ta­men­te por el con­duc­tor (o sea por el hu­mano, co­mo siem­pre).

-Ni­vel 1: Asis­ten­cia al con­duc­tor. El au­to­mó­vil cuen­ta con al­gún sis­te­ma de au­to­ma­ti­za­ción de la con­duc­ción, ya sea pa­ra el con­trol del movimiento lon­gi­tu­di­nal, pa­ra el movimiento la­te­ral, pe­ro no am­bas co­sas a la vez. El con­duc­tor (hu­mano) si­gue rea­li­zan­do el res­to de ta­rea del ma­ne­jo. El sis­te­ma no cuen­ta con de­tec­ción y res­pues­ta an­te ob­je­tos y even­tua­li­da­des de ma­ne­ra com­ple­ta, y es­ta ta­rea re­cae en el con­duc­tor (por ejem­plo pue­de re­co­no­cer vehícu­los, pe­ro no un ani­mal que cru­za la ca­rre­te­ra). El fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma es­tá li­mi­ta­do a cier­tas con­di­cio­nes. El con­duc­tor

si­gue sien­do con­duc­tor y de­be es­tar atento a to­do lo que su­ce­de.

-Ni­vel 2: Au­to­ma­ti­za­ción par­cial de la con­duc­ción. El au­to­mó­vil cuen­ta con sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción de la con­duc­ción tan­to pa­ra el con­trol del movimiento lon­gi­tu­di­nal, co­mo pa­ra el con­trol del movimiento la­te­ral, am­bos a la vez. El con­duc­tor (hu­mano) ya no tie­ne que rea­li­zar ta­reas re­la­ti­vas al movimiento. El sis­te­ma no cuen­ta con de­tec­ción y res­pues­ta an­te ob­je­tos y even­tua­li­da­des de ma­ne­ra com­ple­ta, y de nue­vo es­ta ta­rea re­cae en el con­duc­tor. El fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma si­gue li­mi­ta­do a cier­tas con­di­cio­nes. El con­duc­tor si­gue sien­do con­duc­tor y de­be es­tar atento a to­do lo que su­ce­de.

Sis­te­mas ca­da vez más com­ple­jos

-Ni­vel 3: Au­to­ma­ti­za­ción con­di­cio­na­da de la con­duc­ción. El au­to­mó­vil cuen­ta con sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción de la con­duc­ción tan­to pa­ra el movimiento lon­gi­tu­di­nal co­mo pa­ra el con­trol del movimiento la­te­ral, am­bos a la vez. El sis­te­ma cuen­ta con de­tec­ción y res­pues­ta an­te ob­je­tos y even­tua­li­da­des de ma­ne­ra com­ple­ta. En es­te ni­vel se ha­bla de au­to­mo­vi­lis­ta pre­pa­ra­do pa­ra in­ter­ve­nir si el sis­te­ma lo so­li­ci­ta o se pro­du­ce una fa­lla o pér­di­da de las con­di­cio­nes de fun­cio­na­mien­to, pa­san­do a ser en ese mo­men­to con­duc­tor. El fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma si­gue li­mi­ta­do a cier­tas con­di­cio­nes. El con­duc­tor a ve­ces lo es y a ve­ces no. Pa­ra un au­to­mó­vil con sis­te­ma de ni­vel 3, el es­tán­dar SAE J3016 es­ta­ble­ce que si se pro­du­je­se una fa­lla del sis­te­ma, es­te de­be in­for­mar al au­to­mo­vi­lis­ta de res­pal­do con tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que pue­da reac­cio­nar ade­cua­da­men­te e in­ter­ve­nir, me­dian­te un men­sa­je o aler­ta de pe­di­do de in­ter­ven­ción en la con­duc­ción.

-Ni­vel 4: Au­to­ma­ti­za­ción ele­va­da de la con­duc­ción. El au­to­mó­vil cuen­ta con sis­te­mas de de­tec­ción y res­pues­ta an­te ob­je­tos y even­tua­li­da­des de ma­ne­ra com­ple­ta. Ya no es ne­ce­sa­rio un au­to­mo­vi­lis­ta pa­ra in­ter­ve­nir si el sis­te­ma lo so­li­ci­ta o se pro­du­ce una fa­lla. El pro­pio sis­te­ma cuen­ta con un res­pal­do pa­ra ac­tuar en ca­so de fa­llas en el sis­te­ma prin­ci­pal y po­der con­du­cir has­ta una ma­ne­ra de ries­go mí­ni­mo. Sin em­bar­go el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma si­gue li­mi­ta­do a cier­tas con­di­cio­nes y por tan­to el au­to­mó­vil pue­de en­con­trar­se en si­tua­cio­nes en las que no pue­da se­guir con­du­cien­do. Des­apa­re­ce la fi­gu­ra del con­duc­tor.

-Ni­vel 5: Au­to­ma­ti­za­ción com­ple­ta de la con­duc­ción. Ya no es ne­ce­sa­rio un au­to­mo­vi­lis­ta pre­pa­ra­do pa­ra in­ter­ve­nir si el sis­te­ma lo so­li­ci­ta o se pro­du­ce una fa­lla. El pro­pio sis­te­ma de au­to­ma­ti­za­ción de la con­duc­ción cuen­ta con un sis­te­ma de res­pal­do pa­ra ac­tuar en ca­so de fa­lla del sis­te­ma prin­ci­pal y po­der con­du­cir has­ta una si­tua­ción de ries­go mí­ni­mo. No hay con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas li­mi­tan­tes pa­ra el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma, y por tan­to el au­to­mó­vil po­dría se­guir con­du­cien­do en to­do mo­men­to o cir­cuns­tan­cia. No es ne­ce­sa­rio el con­duc­tor. Pa­ra to­dos los ni­ve­les de au­to­ma­ti­za­ción, in­clu­so en los más al­tos, el es­tán­dar de la SAE re­co­no­ce la po­si­bi­li­dad de que si­ga ha­bien­do un con­duc­tor hu­mano, si así lo desea el fa­bri­can­te, y que es­te pue­da ac­ti­var o des­ac­ti­var el sis­te­ma de con­duc­ción au­to­ma­ti­za­da a vo­lun­tad, aun­que téc­ni­ca­men­te no sea ne­ce­sa­rio en nin­gún mo­men­to.

Cir­cu­lan­do en el mun­do real

Ca­da vez hay más au­to­mó­vi­les con ni­vel 1 de au­to­ma­ti­za­ción de la con­duc­ción, bas­ta con que in­cor­po­re un sis­te­ma de con­trol adap­ta­ble de ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro. No nos re­fe­ri­mos al sis­te­ma que sim­ple­men­te man­tie­ne una ve­lo­ci­dad pro­gra­ma­da, sino el sis­te­ma más avan­za­do que ade­más de ace­le­rar, es tam­bién ca­paz de fre­nar y man­te­ner la

dis­tan­cia de se­gu­ri­dad gra­cias al sen­sor de ra­dar. Los mo­de­los con sis­te­ma de es­ta­cio­na­mien­to asis­ti­do que so­lo ac­túan so­bre la di­rec­ción pe­ro no so­bre el ace­le­ra­dor y el freno, tam­bién en­tra­rían den­tro del ni­vel 1, así co­mo los que re­co­no­cen las lí­neas pin­ta­das en el pa­vi­men­to. Pa­ra el ni­vel 2 es un po­co más di­fí­cil en­con­trar au­to­mó­vi­les que cuen­ten con un sis­te­ma ade­cua­do, aun­que hay di­fe­ren­tes mo­de­los que po­seen un pi­lo­to au­to­má­ti­co tem­po­ral pa­ra au­to­pis­ta. Po­dría­mos ci­tar por ejem­plo al Mer­ce­des-Benz Cla­se E con Dri­ve Pi­lot, el Nis­san Qash­qai con ProPi­lot o el Vol­vo XC60 con Pi­lot As­sist, en­tre al­gu­nos otros. Mo­de­los de Vol­vo y de otras mar­cas co­mo BMW tam­bién tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer de in­me­dia­to y ac­tuar an­te la even­tua­li­dad de atro­pe­llar a pea­to­nes, ci­clis­tas o mo­to­ci­clis­tas. Los mo­de­los con sis­te­ma de es­ta­cio­na­mien­to asis­ti­do que ac­túa so­bre la di­rec­ción, y tam­bién so­bre el ace­le­ra­dor y el freno, se con­si­de­ran de ni­vel 2. Se en­cuen­tran en­tre ellos, por ejem­plo al Au­di A3, el Seat León y el VW Golf, pa­ra ci­tar a unos po­cos. Pa­ra el ni­vel 3 en­con­tra­mos al au­to­mó­vil eléc­tri­co Tes­la Mo­del S con sis­te­ma Au­toPi­lot 2.0, aun­que al pa­re­cer pue­de to­da­vía le fal­te un po­co, si aten­de­mos de ma­ne­ra es­tric­ta al es­tán­dar de la SAE (hay cier­ta dis­cu­sión al res­pec­to). Pa­ra los ni­ve­les 4 y 5 so­lo exis­ten pro­to­ti­pos, co­mo el Goo­gle au­tó­no­mo con y sin con­duc­tor, que se es­tán ex­pe­ri­men­tan­do de ma­ne­ra in­ten­si­va, y que por aho­ra tie­nen prohi­bi­do cir­cu­lar en las vías pú- bli­cas del trán­si­to de los di­fe­ren­tes paí­ses. El Goo­gle sin con­duc­tor es un mo­de­los muy pe­que­ño que ni si­quie­ra tie­ne vo­lan­te ni pe­da­les de ace­le­ra­dor y freno, y que es di­rec­ta­men­te un ro­bo­ta­xi que nos lle­va y nos trae, pe­ro so­lo si no hay una con­di­ción li­mi­tan­te del fun­cio­na­mien­to del vehícu­lo. Por su­pues­to que es­te pe­que­ñín so­lo es­tá ro­dan­do en cir­cui­tos ce­rra­dos de prue­bas. Con es­tos al­tos ni­ve­les de la au­to­ma­ti­za­ción tam­bién se­rán ne­ce­sa­rios los sis­te­mas inalám­bri­cos de co­mu­ni­ca­ción de vehícu­lo a vehícu­lo (V2V) y vehícu­lo a in­fra­es­truc­tu­ra (V2I). Co­mo po­de­mos ima­gi­nar que­da un gran es­pa­cio pa­ra re­co­rrer pa­ra ver en nues­tras ca­lles, ru­tas y au­to­pis­tas au­to­mó­vi­les al­ta­men­te au­to­ma­ti­za­dos.

En el ni­vel 3 de ma­ne­jo au­to­ma­ti­za­do el con­duc­tor no le pres­ta aten­ción al trán­si­to, sal­vo que sea in­dis­pen­sa­ble.

Gra­cias a los sen­so­res de ra­dar y li­dar y las vi­deo cá­ma­ras y otros avan­za­dos com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos, el con­duc­tor de un au­to­mó­vil de al­ta ga­ma de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción es asis­ti­do de for­ma tal que ma­ne­ja mu­cho más se­gu­ro y des­can­sa­do. El pe­que­ño Goo­gle de con­duc­ción au­tó­no­ma con con­duc­tor du­ran­te las prue­bas. In­ge­nie­ros de BMW en­sa­yan en un cir­cui­to ce­rra­do el ma­ne­jo au­tó­no­mo.

En es­te mo­de­lo de Jeep con au­to­ma­ti­za­ción de ni­vel 3 el con­duc­tor suel­ta el vo­lan­te pe­ro es­tá atento a las cir­cuns­tan­cias del trán­si­to. Los au­to­mó­vi­les en­te­ra­men­te eléc­tri­cos, co­mo el Tes­la S, con sis­te­ma Au­to Pi­lot 2 tam­bién cuen­tan con un mo­do de con­duc­ción au­tó­no­ma. Au­di en­sa­ya en sus cir­cui­tos de prue­bas mo­de­los de con­duc­ción au­tó­no­ma to­tal, sin con­duc­tor, ni­vel 5 de la SAE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.