ACER­TA­DO CON­CEP­TO

Una ver­sión más so­fis­ti­ca­da del mo­de­lo que le ge­ne­ró éxi­to a la mar­ca ale­ma­na. Más com­pac­to que el X1 y con un di­se­ño per­so­nal, se des­ta­ca por un aplo­mo de­por­ti­vo y pres­ta­cio­nes ra­zo­na­bles.

Parabrisas - - TEST - Por AU­GUS­TO BRU­GO MAR­CO / Fo­tos: ALEJANDRO COR­TI­NA RICCI

Las ten­den­cias de di­se­ño con­ti­nuis­tas sue­len ge­ne­rar po­lé­mi­cas, y aun­que a los pro­duc­tos exi­to­sos se los mo­di­fi­ca po­co y na­da, siem­pre hay una vuel­ta de tuer­ca pa­ra me­jo­rar al­go des­de el pun­to de vis­ta es­ti­lís­ti­co. Eso es lo que hi­zo BMW con el X2, un mo­de­lo nue­vo con el que la mar­ca ale­ma­na po­ne un pie en el seg­men­to de los cros­so­vers com­pac­tos y de­por­ti­vos. Se ofre­ce con trac­ción de­lan­te­ra y com­par­te pla­ta­for­ma con el BMW X1 y el Mi­ni Country­man. Su con­cep­ción es más ge­ne­ra­lis­ta, ya que co­mo di­ji­mos, ape­la a la trac­ción de­lan­te­ra, por lo que es más eco­nó­mi­co de pro­du­cir, pe­ro es a la vez más es­pa­cio­so. En la Ar­gen­ti­na, los mo­de­los de la Cla­se X de BMW re­pre­sen­tan el 43 por cien­to de las ven­tas, y la de­man­da si­gue cre­cien­do. Sal­van­do al­gu­nas di­fe­ren­cias, el X2 pue­de com­pe­tir con al Au­di Q3 y el Q5, pe­ro tam­bién con el Mer­ce­des-Benz GLA y el Ran­ge Ro­ver Evo­que.

Di­fe­ren­te

El BMW X2 es uno de esos ve- hícu­los que aglu­ti­nan gen­te a su al­re­de­dor. Su plan­teo es­té­ti­co com­bi­na de­por­ti­vi­dad con cier­to to­que ele­gan­te y tam­bién nos­tál­gi­co. Es­to úl­ti­mo se re­pre­sen­ta en un de­ta­lle no me­nor: el lo­go ubi­ca­do so­bre el an­cho pa­ran­te tra­se­ro que ape­la al re­cuer­do, ya que es­te re­cur­so es uti­li­za­do por mo­de­los de las dé­ca­das de los se­sen­ta y se­ten­ta, co­mo el BMW 2000 CS y el BMW 3.0 CSL.

Los ras­gos del X2 com­bi­nan al­go de un au­to com­pac­to con al­gu­nos ele­men­tos de SUV, co­mo la al­tu­ra más ele­va­da, la lí­nea de cin­tu­ra ele­va­da y el as­pec­to muscu­loso. Ade­más, la le­ve caí­da del te­cho le otor­ga un ai­re “coupé”.

En la trom­pa se des­ta­ca la pa­rri­lla de do­ble ri­ñón, tí­pi­ca de la ca­sa bá­va­ra, pe­ro es­ta vez tie­ne una for­ma tra­pe­zoi­dal in­ver­ti­da que le da un look más mo­derno, fue­ra de lo con­ven­cio­nal. Los gru­pos óp­ti­cos mues­tran una ima­gen más agre­si­va. El pa­ra­gol­pes tie­ne una to­ma de ai­re en el cen­tro y dos to­mas si­mu­la­das en los ex­tre­mos, en for­ma trian­gu­lar. El re­ma­te tie­ne un as­pec­to muy de­por­ti­vo, con un por­tón tra­se­ro que

de­ja una bo­ca de car­ga al­ta, unas óp­ti­cas ho­ri­zon­ta­les y do­bles sa­li­das de es­ca­pe.

En tér­mi­nos de di­men­sio­nes mi­de 4,36 me­tros de lar­go, y si bien es­tá cons­trui­do so­bre la mis­ma pla­ta­for­ma del BMW X1, en el X2 es 8 cen­tí­me­tros más cor­ta y 7 cm más ba­ja (el an­cho no cam­bia). Ae­ro­di­ná­mi­ca­men­te es­tá muy bien lo­gra­do, con un Cx de 0,29 y muy po­co rui­do de vien­to en ru­ta. Só­lo no­ta­mos rui­dos de ro­da­mien­tos en as­fal­tos con ma­yor ru­go­si­dad.

In­te­rior per­so­nal

El in­te­rior re­fle­ja un pa­trón de di­se­ño si­mi­lar al del BMW X1 y otros mo­de­los de la mar­ca. El pa­nel cen­tral es­tá le­ve­men­te orien­ta­do al con­duc­tor, hay po­cos bo­to­nes muy bien or­de­na­dos, y la er­go­no­mía es­tá real­men­te bien tra­ba­ja­da. En la par­te su­pe­rior en­con­tra­mos una pan­ta­lla tác­til pa­ra el sis­te­ma mul­ti­me­dia que re­sul­ta in­tui­ti­va. El en­torno es bas­tan­te en­vol­ven­te. Las bu­ta­cas son de­por­ti­vas, con un sin­gu­lar ta­pi­za­do en Al­cán­ta­ra con cos­tu­ras en tono azul y de­ta­lles con los co­lo­res dis­tin­ti­vos de la di­vi­sión M. La po­si­ción de ma­ne­jo es có­mo­da, aun­que las re­gu­la­cio­nes del asien­to son ma­nua­les y, al igual que la del vo­lan­te, que po­see le­vas, se pue­de re­glar en al­tu­ra y pro­fun­di­dad. Co­mo su­ce­de en otros mo­de­los de la mar­ca, los ma­te­ria­les em­plea­dos son de bue­na ca­li­dad, con al­gu­nos re­ves­ti­mien­tos sua­ves y acol­cha­dos. No hay rui­dos pa­rá­si­tos ni gri­llos. Aun­que la do­ta­ción de con­fort es pro­fu­sa, adeu­da re­gu­la­cio­nes eléc­tri­cas de los asien­tos, ya que só­lo ofre­ce un co­man­do lum­bar

des­de un bo­tón; el res­to es me­dian­te pa­lan­cas. El cli­ma­ti­za­dor bi-zo­na ofre­ce buen desem­pe­ño, y el te­cho pa­no­rá­mi­co po­see una cor­ti­na que aís­la bas­tan­te el ca­lor en días ago­bian­tes. El es­pa­cio atrás es ideal pa­ra dos, aun­que si son de con­tex­tu­ra me­dia, me­jor. Por su par­te, el baúl ofre­ce una ca­pa­ci­dad dig­na, que en con­di­cio­nes nor­ma­les al­can­za 470 dm3 cu­bier­tos. El es­ti­lo de la ca­rro­ce­ría ha­ce que la vi­si­bi­li­dad ha­cia atrás sea bas­tan­te li­mi­ta­da, lo que obli­ga a re­cu­rrir mu­cho a la cá­ma­ra de mar­cha atrás.

Me­nú de mo­dos

Co­mo su­ce­de en otros mo­de­los, es po­si­ble se­lec­cio­nar, me­dian­te un co­man­do, di­fe­ren­tes mo­dos de con­duc­ción: Eco­pro, Com­fort y Sport. Los cam­bios que se pro­du­cen en las res­pues­tas del mo­tor y la ca­ja, en la fir­me­za de la sus­pen­sión y en la asis­ten­cia de la di­rec­ción, son sig­ni­fi­ca­ti­vos. Aun­que ha­bi­tual­men­te uti­li­za­mos el mo­do Com­fort y Eco­pro, que­da cla­ro que el X2 -por sus án­gu­los ca­rac­te­rís­ti­cos, el des­pe­je, el re­co­rri­do de las sus­pen­sio­nes y el ti­po de neu­má­ti­cos- no es­tá pen­sa­do pa­ra ale­jar­se del as­fal­to. En Eu­ro­pa se ofre­ce una ver­sión con trac­ción en las cua­tro rue­das, aun­que de to­das ma­ne­ras con­si­de­ra­mos que no es un vehícu­lo re­co­men­da­ble pa­ra ani­mar­se al off-road. Con el pack M, la pues­ta a pun­to de es­te X2 se dis­fru­ta en los as­fal­tos pro­li­jos de au­to­pis­ta. Do­bla con sol­ven­cia gra­cias a un sis­te­ma de di­rec­ción fir­me y di­rec­to. Las sus­pen­sio­nes re­fle­jan un gran aplo­mo, a pe­sar de que en pi­sos irre­gu­la­res sa­cri­fi­can bas­tan­te el con­fort de mar­cha. El con­jun­to es al­go ás­pe­ro, pe­ro en gran par­te por el ti­po de neu­má­ti­cos de per­fil ba­jo. En ciu­dad, ma­nio­brar­lo re­quie­re cier­ta pre­cau­ción por la li­mi­ta­da vi­si­bi­li­dad ha­cia atrás.

Efi­cien­te y ágil

El mo­tor naf­te­ro que se ofre­ce ac­tual­men­te es si­mi­lar al que equi­pan otros mo­de­los de la mar­ca. Se tra­ta de un cua­tro ci­lin­dros en lí­nea 2.0 que desa­rro­lla 192 ca­ba­llos. Se des­ta­ca por su tor­que de 28,5 kgm, que se lo sien­te des­de muy ba­jas vuel­tas. Su fun­cio­na­mien­to es des­ta­ca­ble: sua­ve y elás­ti­co a ba­jas vuel­tas, se po­ne ner­vio­so cuan­do co­mien­za a es­ca­lar el ta­có­me­tro y un su­til so­ni­do de­por­ti­vo in­va­de el ha­bi­tácu­lo, so­bre to­do cuan­do es­tá se­lec­cio­na­do el mo­do Sport.

Las pres­ta­cio­nes son ra­zo­na­bles: ace­le­ra de 0 a 100 en 8,4 se­gun­dos, y al­can­za una má­xi­ma de 228 km/h. En el con­su­mo se re­ve­ló me­jor, con bue­nos va­lo­res en ru­ta (12,7 km/l a 120 km/h), y

al­go peor en ciu­dad, con 9 km/l. La ca­ja de do­ble em­bra­gue y sie­te mar­chas res­pon­de co­rrec­ta­men­te, y cuan­do se so­li­ci­ta el mo­do ma­nual me­dian­te las le­vas del vo­lan­te, la reac­ción es muy rá­pi­da, so­bre to­do en la fa­se de as­cen­so de cam­bios. Si se via­ja a 90 km/h es po­si­ble co­nec­tar rá­pi­da­men­te la sép­ti­ma mar­cha de mo­do ma­nual pa­ra que ba­jen las rpm.

Se­gu­ri­dad y cos­to

Las dis­tan­cias de fre­na­do del X2 no sor­pren­den, pe­ro se en­cuen­tran den­tro de va­lo­res ra­zo­na­bles pa­ra un mo­de­lo de su por­te y pe­so. Uti­li­zó 41 me­tros pa­ra de­te­ner­se des­de 100 km/h. El pe­dal es do­si­fi­ca­ble, pe­ro es ne­ce­sa­rio to­mar con fir­me­za el vo­lan­te an­te un fre­na­do muy exi­gi­do. El equi­po de se­gu­ri­dad es acep­ta­ble, con múl­ti­ples air­bags, con­trol de trac­ción y es­ta­bi­li­dad, efi­cien­te sis­te­ma de ilu­mi­na­ción y una ca­rro­ce­ría muy pre­pa­ra­da pa­ra ab­sor­ber im­pac­tos. Pe­ro si con­si­de­ra­mos su pre­cio, ya de­be­ría ofre­cer al­gu­nos ele­men­tos co­mo el sen­sor de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril, el aler­ta de cho­que y el sen­sor de aler­ta de pun­to cie­go, al­go de lo que ya dis­po­nen va­rios mo­de­los de mar­cas ge­ne­ra­lis­tas.

El pre­cio de 73.700 dó­la­res es al­go ele­va­do, so­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta que por va­lo­res pa­re­ci­dos es po­si­ble ac­ce­der a mo­de­los de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas con trac­ción en las cua­tro

rue­das, lo que sig­ni­fi­ca un plus en se­gu­ri­dad y re­crea­ción. El X2 es un vehícu­lo en el cual el plus que ha­ce la di­fe­ren­cia se en­cuen­tra en el di­se­ño y la es­té­ti­ca, as­pec­tos in­tan­gi­bles que, sin em­bar­go, pe­san (y mu­cho) a la ho­ra de de­fi­nir una com­pra.

La vis­ta la­te­ral es sin du­da uno de los as­pec­tos atrac­ti­vos del di­se­ño. Se des­ta­ca el lo­go so­bre el pa­ran­te tra­se­ro que re­me­mo­ra mo­de­los de las dé­ca­das del 60 y 70. Uti­li­za la pla­ta­for­ma del X1 pe­ro el X2 es 8 cm más cor­to y 7 cm más ba­jo.

Las pla­zas tra­se­ras son có­mo­das pa­ra dos per­so­nas de con­tex­tu­ra me­dia­na. El te­cho es ba­jo y se des­ta­ca el vi­drio pa­no­rá­mi­co. El au­xiio tem­po­ral es una fa­len­cia, pe­ro re­sul­ta más con­ve­nien­te que el sis­te­ma run flat.

El por­tón tra­se­ro cuen­ta con aper­tu­ra eléc­tri­ca y la ca­pa­ci­dad del baúl es bas­tan­te ra­zo­na­ble pa­ra las di­men­sio­nes de la ca­rro­ce­ría. El úni­co co­man­do eléc­tri­co del asien­to es el de la re­gu­la­ción lum­bar.

2.675 mm 4.447 mm

1.580 mm 1.840 mm

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.