Man­te­ni­mien­to

Pa­ra­bri­sas elec­tró­ni­cos

Parabrisas - - SUMARIO - Por: Pa­blo Jor­ge Gual­tie­ri

De acuer­do a un es­tu­dio rea­li­za­do por los in­ge­nie­ros de la fir­ma Car­glass, el pa­ra­bri­sas apor­ta has­ta el 30 por cien­to de la re­sis­ten­cia es­truc­tu­ral del au­to­mó­vil y es un ele­men­to cla­ve pa­ra evi­tar el hun­di­mien­to del te­cho en ca­so de vuel­co. Asi­mis­mo, sir­ve co­mo apo­yo del air­bag del acom­pa­ñan­te, que ejer­ce una gran pre­sión al des­ple­gar­se. No hay que ol­vi­dar que el 90 por cien­to de la in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos cuan­do con­du­ci­mos nos lle­ga mi­ran­do a tra­vés del pa­ra­bri­sas, por lo que es cru­cial lle­var­lo lim­pio y en buen es­ta­do. Ni tam­po­co, que el pa­ra­bri­sas jue­ga un im­por­tan­te pa­pel en el coe­fi­cien­te de pe­ne­tra­ción ae­ro­di­ná­mi­ca de un au­to­mó­vil. Ade­más de es­tas cua­tro fun­cio­nes bá­si­cas, el pa­ra­bri­sas pue­de rea­li­zar mu­chas otras. Por ejem­plo en los mo­de­los más equi­pa­dos, pue­de ser­vir de alo­ja­mien­to a di­ver­sos sen­so­res elec­tró­ni­cos. Los más im­por­tan­tes son las cá­ma­ras de los sis­te­mas de ayu­da a la con­duc­ción ADAS (Ad­van­ced Dri­ver As­sis­ten­ce Sys­tems) de la se­gu­ri­dad ac­ti­va, que en al­gu­nas mar­cas son do­bles, pa­ra re­gis­trar me­jor la pro­fun­di­dad. Es­tos sis­te­mas ADAS en­glo­ban, por ejem­plo, la ad­ver­ten­cia de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril y el sis­te­ma de fre­na­da au­to­má­ti­ca de emer­gen­cia, ayu­da­dos por los ra­da­res ins­ta­la­dos en la par­te de­lan­te­ra del au­to­mó­vil.

Pre­cau­cio­nes en el ta­ller

Cuan­do se re­em­pla­za un pa­ra­bri­sas, hay que des­mon­tar las cá­ma­ras y sen­so­res ADAS del cris­tal ro­to e ins­ta­lar­los de nue­vo. Una vez co­lo­ca­dos, es­tos sis­te­mas han de ser re­ca­li­bra­dos pa­ra ase­gu­rar que fun­cio­nan con la má­xi­ma pre­ci­sión y que en­vían la in­for­ma­ción co­rrec­ta a los sis­te­mas de se­gu­ri­dad. Ta­lle­res de al­ta com­ple­ji­dad se en­car­gan de rea­li­zar el re­ca­li­bra­do de la cá­ma­ra y de otros sen­so­res. Si no es po­si­ble ac­ce­der a uno de es­tos cen­tros de re­pa­ra­ción, ha­brá que con­cu­rrir al con­ce­sio­na­rio de la mar­ca. Otro ele­men­to tec­no­ló­gi­co que apor­ta se­gu­ri­dad a tra­vés del pa­ra­bri­sas es el Head Up Dis­play (HUD). Es­te sis­te­ma pro­yec­ta in­for­ma­ción bá­si­ca del au­to­mó­vil so­bre el pa­ra­bri­sas pa­ra que po­da­mos con­sul­tar­la sin re­ti­rar la vis­ta de la ca­rre­te­ra. De ahí vie­ne su nom­bre, que em­plea los tér­mi­nos in­gle­ses “Head” (ca­be­za), “Up” (al­ta), y “Dis­play” (pan­ta­lla). Es­te in­ven­to na­ció en los avio­nes de com­ba­te y en los úl­ti­mos años se ha po­pu­la­ri­za­do en los au­to­mó­vi­les de al­ta ga­ma. To­dos los pa­ra­bri­sas fil­tran más del 90 por cien­to de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas (UV) pa­ra pro­te­ger los ojos y la piel de los ocu­pan­tes de los asien­tos de­lan­te­ros. Pe­ro al­gu­nos tam­bién go­zan de pro­tec­ción

tér­mi­ca al in­cor­po­rar una lá­mi­na trans­pa­ren­te de óxi­dos me­tá­li­cos en su in­te­rior. Es­ta lá­mi­na re­fle­ja la ra­dia­ción in­fra­rro­ja (IR) y tras­la­da me­nos ca­lor al ha­bi­tácu­lo, per­mi­tien­do un me­nor uso del ai­re acon­di­cio­na­do. Su úni­ca des­ven­ta­ja es que pro­du­cen cier­to efec­to pan­ta­lla con las se­ña­les del GPS y de los te­le­pea­jes, mo­ti­vo por el cual tie­nen una “ven­ta­na”, que sue­le es­tar jun­to al re­tro­vi­sor.

Me­no­res ni­ve­les de rui­dos

Otra ga­nan­cia en con­fort pro­ce­den­te de al­gu­nos pa­ra­bri­sas es una su­pe­rior pro­tec­ción acús­ti­ca, que se tra­du­ce en una con­duc­ción más có­mo­da y se­gu­ra al me­jo­rar la con­cen­tra­ción al vo­lan­te. Otros pa­ra­bri­sas dis­po­nen de un la­mi­na­do es­pe­cial que ab­sor­be di­fe­ren­tes fre­cuen­cias. Es­ta ca­pa acús­ti­ca con­si­gue re­du­cir el ni­vel de rui­do en el ha­bi­tácu­lo has­ta en un 30 por cien­to, lo que per­mi­te con­ver­sar con me­nor es­fuer­zo. Ade­más, re­du­ce los zum­bi­dos de las fre­cuen­cias ba­jas, el rui­do ae­ro­di­ná­mi­co (fre­cuen­cias al­tas) y el rui­do de la llu­via. Un ele­men­to que mar­ca la di­fe­ren­cia es el pa­ra­bri­sas tér­mi­co, que pue­de ca­len­tar­se eléc­tri­ca­men­te pa­ra fa­ci­li­tar de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el des­em­pa­ña­do del cris­tal. En es­te pa­ra­bri­sas hay una in­vi­si­ble ma­lla de hi­los eléc­tri­cos in­te­gra­dos en el cris­tal y que son con­tro­la­dos por me­dios elec­tró­ni­cos. To­da una proeza de la téc­ni­ca.

El pa­ra­bri­sas in­te­li­gen­te

Ja­guar Land Ro­ver de In­gla­te­rra pre­sen­tó en la ciu­dad de Li­ver­pool el pri­mer pa­ra­bri­sas in­te­li­gen­te que eli­mi­na los pun­tos cie­gos del au­to­mó­vil. Se tra­ta de una es­pe­cie de pan­ta­lla vir­tual en la que se re­fle­jan se­ña­les, da­tos y ad­ver­ten­cias pa­ra el con­duc­tor, so­bre to­do pa­ra guiar­lo por aqué­llas si­tua­cio­nes que no al­can­za a per­ci­bir por los pi­la­res del vehícu­lo. La pre­sen­cia de un pea­tón es in­me­dia­ta­men­te de­tec­ta­da por el sis­te­ma, que nos ad­vier­te con una

se­ñal, ade­más de crear un efec­to de trans­pa­ren­cia en el pi­lar de­lan­te­ro. El “Vir­tual Ur­ban Winds­creen”, o “Pa­ra­bri­sas Vir­tual Ur­bano”, per­mi­te ha­cer “trans­pa­ren­tes” los pi­la­res A,ByCd el au­to­mó­vil pa­ra dar al con­duc­tor una ma­yor vi­si­bi­li­dad ha­cia to­do el en­torno. El sis­te­ma uti­li­za una se­rie de cá­ma­ras que pro­yec­tan la ima­gen del ex­te­rior di­rec­ta­men­te so­bre los pi­la­res que so­por­tan el vehícu­lo, tan­to los pi­la­res A (los que so­por­tan el pa­ra­bri­sas) co­mo los pi­la­res B (los que se en­cuen­tran en po­si­ción cen­tral, en­tre las puer­tas) o los C (los que aguan­tan la lu­ne­ta tra­se­ra). De es­ta ma­ne­ra, se anu­lan to­dos los án­gu­los muer­tos que se pro­du­cen pre­ci­sa­men­te por la pre­sen­cia de es­tos pi­la­res, y se evi­tan po­si­bles ac­ci­den­tes. Las cá­ma­ras que ha­cen po­si­ble la “trans­pa­ren­cia” de los pi­la­res se ac­ti­van en el mo­men­to en que el con­duc­tor ac­cio­na la luz in­ter­mi­ten­te pa­ra cam­biar de di­rec­ción o sim­ple­men­te, si gi­ra la ca­be­za pa­ra mi­rar por en­ci­ma del hom­bro. Co­mo la de­no­mi­na­ción lo se­ña­la, es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­do pa­ra su uso en ciu­dad. Los pea­to­nes, las bi­ci­cle­tas, las mo­tos y cual­quier otro vehícu­lo u obs­tácu­lo al­re­de­dor del vehícu­lo son au­to­má­ti­ca­men­te iden­ti­fi­ca­dos por el sis­te­ma e in­me­dia­ta­men­te in­di­ca su pre­sen­cia en el pro­pio pa­ra­bri­sas, me­dian­te un sis­te­ma si­mi­lar al de un “Head-up-Dis­play” ya men­cio­na­do. La in­for­ma­ción que se pro­yec­ta en el cris­tal tam­bién es va­ria­da, gra­cias a la co­ne­xión a in­ter­net y pue­de in­di­car­nos, por ejem­plo, las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio más cer­ca­nas o el nú­me­ro de lu­ga­res pa­ra el es­ta­cio­na­mien­to cer­ca de don­de nos en­con­tra­mos, sin ne­ce­si­dad de efec­tuar una con­sul­ta es­pe­cí­fi­ca. Otro sis­te­ma, el “Fo­llow me Ghost Car Na­vi­ga­tion” (“Na­ve­ga­ción Fan­tas­ma de Se­gui­mien­to”) pro­yec­ta la ima­gen vir­tual de un au­to­mó­vil en el pa­ra­bri­sas, que de­be­mos se­guir pa­ra lle­gar a des­tino. Es­to ha­ce re­fe­ren­cia a la pro­yec­ción en el pa­ra­bri­sas de una ima­gen de un au­to “fan­tas­ma”, que de­be­mos se­guir pa­ra lle­gar a des­tino en fun­ción de la ru­ta mar­ca­da en el na­ve­ga­dor. Es­te au­to fan­tas­ma des­apa­re­ce cuan­do el con­duc­tor se acer­ca a un se­má­fo­ro en ro­jo, pa­ra evi­tar una pe­li­gro­sa dis­trac­ción, que po­dría pro­du­cir­se al se­guir la ima­gen que va por de­lan­te.

Gra­cias a los ade­lan­tos elec­tró­ni­cos y eléc­tri­cos, la vi­sión a tra­vés del pa­ra­bri­sas me­jo­ra de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va.

Tam­bién las lu­ne­tas es­tán be­ne­fi­cia­das con los re­cien­tes avan­ces téc­ni­cos, co­mo los vi­drios fo­to­cro­má­ti­cos que se acla­ran u os­cu­re­cen de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca de acuer­do a la in­ten­si­dad de la luz. Un com­ple­jo ro­bot in­dus­trial ins­ta­la el pa­ra­bri­sas en un mo­derno au­to­mó­vil que es­tá en pro­ce­so de fa­bri­ca­ción.

Un téc­ni­co con­tro­la un pa­ra­bri­sas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción do­ta­do de sen­so­res ADAS, co­mo la cá­ma­ra que po­de­mos ver des­mon­ta­da en el in­te­rior del ha­bi­tácu­lo.

Es muy ries­go­so conducir con un pa­ra­bri­sas em­pa­ña­do. Aho­ra exis­te un sis­te­ma eléc­tri­co de con­trol elec­tró­ni­co que lo man­tie­ne des­em­pa­ña­do des­de que co­men­za­mos a ma­ne­jar.

Se uti­li­zan he­rra­mien­tas es­pe­cia­les pa­ra mon­tar y des­mon­tar el pa­ra­bri­sas.

El sú­per de­por­ti­vo Ford GT de 2019 in­cor­po­ra un pa­ra­bri­sas do­ta­do de múl­ti­ples sen­so­res elec­tró­ni­cos, pa­ra que cum­plan di­fe­ren­tes fun­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.