Nue­vas tec­no­lo­gías

Asien­tos

Parabrisas - - SUMARIO - Por: Pa­blo Jor­ge Gual­tie­ri

En los pri­me­ros tiem­pos del au­to­mo­vi­lis­mo, el ti­po y la dis­po­si­ción de los asien­tos no di­fe­rían mu­cho de los que se uti­li­za­ban en las ca­rro­zas de ca­ba­llos. Has­ta tal pun­to ocu­rría es­to, que a prin­ci­pios de es­te si­glo en los coupés se lle­ga­ba a la dis­tin­ción en­tre co­lo­ca­ción ex­ter­na del con­duc­tor res­pec­to a los pa­sa­je­ros. Sin em­bar­go, pron­to pre­va­le­cie­ron las con­si­de­ra­cio­nes fun­cio­na­les, a con­se­cuen­cia de las pres­ta­cio­nes que el au­to­mó­vil po­día pro­por­cio­nar su­peran­do a la ca­rro­za de ca­ba­llos. Pue­de de­cir­se que la dis­po­si­ción y con­fi­gu­ra­ción de los asien­tos se han ido adap­tan­do a la evo­lu­ción de la for­ma de la ca­rro­ce­ría, a los ca­pri­chos de la mo­da y al gus­to de los ca­rro­ce­ros más au­da­ces, has­ta lle­gar al di­se­ño cien­tí­fi­co de los mis­mos pa­ra ser más li­via­nos y así aho­rrar com­bus­ti­ble, ofre­cer am­plios már­ge­nes de co­mo­di­dad y, lo que es más im­por­tan­te, aten­der de ma­ne­ra ex­haus­ti­va a las exi­gen­cia de la se­gu­ri­dad ac­ti­va y pa­si­va. Un asien­to de­be ser anató­mi­co y ha­llar­se en una po­si­ción tal que ga­ran­ti­ce una bue­na vi­si­bi­li­dad y una ac­ti­tud fi­sio­ló­gi­ca co­rrec­ta, so­bre to­do pa­ra el con­duc­tor. En el pro­yec­to de un asien­to de­be­rán ser res­pe­ta­dos los prin­ci­pios de la er­go­no­mía y la bio­me­cá­ni­ca, da­do que la con­duc­ción de un au­to­mó­vil cons­ti­tu­ye un ver­da­de­ro tra­ba­jo. El asien­to es una pie­za fun­da­men­tal en la in­ter­ac­ción de los hu­ma­nos con el au­to­mó­vil. Es ab­so­lu­ta­men­te inú­til te­ner un au­to­mó­vil in­so­no­ri­za­do per­fec­ta­men­te, con un mo­do de fun­cio­na­mien­to ex­cep­cio­nal o unas sus­pen­sio­nes que di­gie­ran las irre­gu­la­ri­da­des de te­rreno si va­mos

sen­ta­dos so­bre al­go que nos pro­vo­ca do­lo­res de es­pal­da o so­bre­car­gas mus­cu­la­res. Por ello las di­fe­ren­tes mar­cas de au­to­mó­vi­les tie­nen de­par­ta­men­tos de desa­rro­llo ex­clu­si­va­men­te cen­tra­dos en la fa­bri­ca­ción, di­se­ño y ex­pe­ri­men­ta­ción de los asien­tos, o bien en al­gu­nos ca­sos se re­cu­rre di­rec­ta­men­te a em­pre­sas ex­ter­nas que se de­di­can ex­clu­si­va­men­te a los asien­tos, por ejem­plo, Re­ca­ro. Se­gún el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia, la er­go­no­mía es el es­tu­dio de da­tos bio­ló­gi­cos y tec­no­ló­gi­cos apli­ca­dos a pro­ble­mas de mu­tua adap­ta­ción en­tre el hom­bre y la má­qui­na. Los asien­tos ac­tual­men­te son la prue­ba tan­gi­ble de es­ta de­fi­ni­ción. El di­se­ño de ca­da asien­to de­be ser es­tu­dia­do al mi­lí­me­tro pa­ra ofre­cer un com­pro­mi­so per­fec­to en­tre fir­me­za y co­mo­di­dad. Tie­ne que es­tu­diar­se la den­si­dad exac­ta de la es­pu­ma em­plea­da (ma­te­rial de re­lleno) pa­ra su­je­tar el pe­so me­dio de una per­so­na sin re­sul­tar ex­ce­si­va­men­te du­ro e in­có­mo­do ni blan­do pa­ra no hun­dir­se.

Asien­tos mo­der­nos

La es­truc­tu­ra de los asien­tos más avan­za­dos pue­de es­tar rea­li­za­da en mag­ne­sio, plás­ti­co re­for­za­do con fi­bra de car­bono, de car­bono con ke­vlar y otros ma­te­ria­les de­ri­va­dos de la ae­ro­náu­ti­ca. Cuan­to más exó­ti­co es el ma­te­rial, me­nor se­rá el pe­so y ma­yor su pre­cio. Unos asien­tos de se­rie pue­den pe­sar en­tre 15 y 20 ki­los, de­pen­dien­do del año, del mo­de­lo y del ti­po de au­to­mó­vil. A par­tir de es­tos, los fa­bri­can­tes han es­ti­li­za­do las for­mas e in­clu­so en sus mo­de­los más de­por­ti­vos se atre­ven a equi­par asien­tos ca­si de ca­rre­ra. Ade­más de exis­tir mo­de­los que cuen­tan con nu­me­ro­sos ajus­tes eléc­tri­cos pa­ra ca­da par­te del cuer­po, tam­bién exis­ten al­gu­nos sis­te­mas in­te­li­gen­tes de ges­tión elec­tró­ni­ca ca­pa­ces de re­co­no­cer la lla­ve que uti­li­za ca­da miem­bro de la fa­mi­lia y po­si­cio­nar­se de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca en el lu­gar que ca­da uno ten­ga me­mo­ri­za­do. Más o me­nos pa­sa lo mis­mo con los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción, con ven­ti­la­do­res ins­ta­la­dos den­tro del res­pal­do que tie­ne re­lleno y ta­pi­za­do per­fo­ra­do y que nos man­tie­nen fres­cos en los días ca­lu­ro­sos, y otros dis­po­si­ti­vos eléc­tri­cos que ca­lien­tan los asien­tos en el in­vierno. Tam­bién hay sis­te­mas de ma­sa­je que ayu­dan a que el pa­so de los ki­ló­me­tros no nos ha­ga sen­tir tan in­có­mo­dos re­la­jan­do las zo­nas que más acu­san las ho­ras sen­ta­das. In­clu­so hay asien­tos en los mo­de­los de al­ta ga­ma que in­cor­po­ran cá­ma­ras de ai­re en su es­truc­tu­ra.

As­pec­tos de la se­gu­ri­dad

Los asien­tos de­ben ir fir­me­men­te an­cla­dos al pi­so y la su­je­ción la­te­ral es una las mi­sio­nes más im­por­tan­tes que tie­nen que cum­plir. Si nos fi­ja­mos en los tí­pi­cos asien­tos de los bó­li­dos de ca­rre­ras, nos da­re­mos cuen­ta que de­jan de la­do las for­mas rec­tas y re­la­ti­va­men­te pla­nas en be­ne­fi­cio de las pro­tu­be­ran­cias y “ore­jas”. Es­tos abul­ta­mien­tos es­tán es­pe­cí­fi­ca­men­te pen­sa­dos pa­ra que una vez que nos sen­te­mos en el au­to­mó­vil que­de­mos “en­ca­jo­na­dos” y el cuer­po ten­ga apo­yos la­te­ra­les que nos man­ten­gan en el si­tio. Lo más co­mún es que se re­pa­ran en tres pun­tos: hom­bros y ca­de­ras en el res­pal­do y pier­nas­par­te ba­ja de la cin­tu­ra en las ban­que­tas. Una pie­za in­fe­rior de la ban­que­ta bien di­se­ña­da pue­de evi­tar que en ca­so de cho­que fron­tal nues­tro cuer­po se des­pla­ce ha­cia de­lan­te (efec­to “sub­ma­rino”) y evi­te que nues­tras ro­di­llas im­pac­ten con­tra la par­te in­fe­rior del ta­ble­ro. Un muy buen ele­men­to de se­gu­ri­dad es el apo­ya-

ca­be­zas in­te­li­gen­tes que al­gu­nos mo­de­los de al­ta ga­ma in­clu­yen en su equi­pa­mien­to. Los cho­ques pos­te­rio­res, aun a ve­lo­ci­da­des re­la­ti­va­men­te ba­jas, sue­len cau­sar le­sio­nes en la es­pal­da y la nu­ca. Es­tas le­sio­nes de “la­ti­ga­zo” pro­du­cen a me­nu­do pro­ble­mas de por vi­da por­que no es po­si­ble una cu­ra­ción de­fi­ni­ti­va. En el sis­te­ma WHIPS de Vol­vo, por ejem­plo, el sis­te­ma se ac­ti­va al pro­du­cir­se un im­pac­to pos­te­rior de una fuer­za de­ter­mi­na­da. A con­ti­nua­ción el res­pal­do com­ple­to, es de­cir con el apo­ya­ca­be­zas, es des­pla­za­do ha­cia atrás con el ocu­pan­te pa­ra re­du­cir los es­fuer­zos en la es­pal­da y la nu­ca. Cuan­do la es­pal­da com­ple­ta ha si­do so­por­ta­da con se­gu­ri­dad por el res­pal­do, és­te se in­cli­na ha­cia atrás pa­ra re­du­cir la fuer­za que, de otro mo­do em­pu­ja­ría la ca­be­za ha­cia de­lan­te. To­do el pro­ce­so du­ra mi­lé­si­mas de se­gun­do. De­be­mos te­ner en cuen­ta que el 25 por cien­to de los ac­ci­den­tes gra­ves se de­ben a cho­ques la­te­ra­les. Se uti­li­zan tam­bién los air­bags la­te­ra­les que pro­te­gen el tó­rax en im­pac­tos la­te­ra­les. Van mon­ta­dos en el bor­de ex­te­rior de los asien­tos de­lan­te­ros (no en la puer­ta), con lo que siem­pre es­tán jun­to a los ocu­pan­tes, sea cual sea la po­si­ción lon­gi­tu­di­nal o la in­cli­na­ción de los asien­tos. Pa­ra la par­te pos­te­rior del au­to­mó­vil, los air­bags de cor­ti­na van ins­ta­la­dos ocul­tos a ca­da la­do del ta­pi­za­do del te­cho y pro­te­gen a to­dos los pa­sa­je­ros. Se in­flan en frac­cio­nes de se­gun­do y per­ma­ne­cen in­fla­dos unos tres se­gun­dos pa­ra pro­por­cio­nar una pro­tec­ción má­xi­ma en las com­ple­jas se­cuen­cias de los ac­ci­den­tes.

Asien­tos pa­ra ni­ños

Huel­ga de­cir que los ni­ños de­ben via­jar con la mis­ma se­gu­ri­dad que los adul­tos. El sis­te­ma Isofix es una nor­ma in­ter­na­cio­nal pa­ra la ins­ta­la­ción de equi­pos de se­gu­ri­dad in­fan­til. Pa­ra sim­pli­fi­car el mon­ta­je, el au­to­mó­vil es­tá pre­pa­ra­do pa­ra fi­ja­cio­nes Isofix en el asien­to del acom­pa­ñan­te de­lan­te­ro y en los asien­tos pos­te­rio­res. Así, el equi­po siem­pre se ins­ta­la co­rrec­ta­men­te y es fá­cil de des­mon­tar. Hay mu­chos ti­pos de asien­tos de se­gu­ri­dad pa­ra los ni­ños, de acuer­do a su edad. Siem­pre hay que op­tar por pro­duc­tos de mar­cas re­co­no­ci­das por su se­rie­dad al en­ca­rar el di­se­ño y pro­duc­ción de asien­tos pa­ra be­bés y ni­ños ma­yo­res. En al­gu­nos mo­de­los de al­ta ga­ma hay un asien­to in­fan­til in­te­gra­do con el res­pal­do del asien­to prin­ci­pal pos­te­rior, de ubi­ca­ción cen­tral. Es el si­tio más se­gu­ro pa­ra ni­ños de tres a diez años, por­que el pe­que­ño va sen­ta­do a la al­tu­ra su­fi­cien­te pa­ra que el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y el apo­ya­ca­be­zas pro­por­cio­nen la pro­tec­ción más com­ple­ta. Cuan­do no se usa, es­te asien­to se con­vier­te en apo­ya­bra­zos ple­ga­ble.

En es­ta ca­sa ro­dan­te de Mer­ce­des-Benz los asien­tos son ver­da­de­ros si­llo­nes de con­fort y se­gu­ri­dad.

Pre­pa­ran­do el asien­to de un lu­jo­so Bentley en la fá­bri­ca de Cre­we, en In­gla­te­rra.

Asien­to de al­ta tec­no­lo­gía con ges­tión elec­tró­ni­ca pa­ra sus sis­te­mas in­cor­po­ra­dos, con compu­tado­ra di­gi­tal.

Los au­to­mó­vi­les de con­duc­ción au­tó­no­ma co­mo el Peu­geot E-Le­gend eléc­tri­co in­cor­po­ran asien­tos de muy avan­za­do di­se­ño.

Asien­to in­fan­til de má­xi­ma se­gu­ri­dad.

Asien­tos de­por­ti­vos en el As­ton Mar­tin DB11.

El asien­to de con­fort y se­gu­ri­dad del Au­di Q5 con­tie­ne en su in­te­rior un sis­te­ma de ven­ti­la­ción y ca­le­fac­ción au­tó­no­mos y pa­ra el dis­po­si­ti­vo de ma­sa­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.