Ra­dio­gra­fía de la Pam­pa

Perfil Cordoba - - Cultura - LAU­RA ISOLA

“Lo que siem­pre me asom­bra en el cam­po ar­gen­tino es que no hay cam­pe­si­nos, no hay ser­vi­dum­bre feu­dal. En es­pa­cios que en Po­lo­nia re­que­ri­rían de mu­chos bra­zos, aquí no hay na­die. Un hom­bre y un trac­tor”, es­cri­be Wi­told Gom­bro­wicz ex­tra­ñan­do a Po­lo­nia por la ex­tra­ñe­za de es­ta Pam­pa.

Pa­ra ver es­ta de­sola­ción y po­ner­la en pa­la­bras en el Dia­rio ar­gen­tino, el via­je­ro for­tui­to –se em­bar­có en un via­je pro­mo­cio­nal a La­ti­noa­mé­ri­ca y co­mo es­ta­lló la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial no pu­do vol­ver sino has­ta la dé­ca­da del 60– de­bió cru­zar la geo­gra­fía, por ejem­plo, de Bue­nos Ai­res a Cór­do­ba. Tam­bién tu­vo que ser una vez que el cam­po ar­gen­tino se hu­bie­ra tec­no­lo­gi­za­do. Es­to no fue sino has­ta fi­nes de si­glo XIX. No con un trac­tor, por su­pues­to, pe­ro sí cuan­do la pri­me­ra lo­co­mo­to­ra in­gre­só al pai­sa­je y tam­bién a la pin­tu­ra.

La Por­te­ña cru­zan­do la cam­pa­ña es de 1881 y fue pin­ta­da por el íta­lo-ar­gen­tino Rei­nal­do Giu­di­ci. El con­tras­te es os­ten­si­ble: el gau­cho ya bas­tan­te desarra­pa­do y des­cal­zo se ta­pa con una mano el oí­do an­te el estruendo del tren. Uno va pa­ra un la­do, el del pro­gre­so, el alam­bra­do y la elec­tri­ci­dad y el ha­bi­tan­te de la Pam­pa a su ex­tin­ción. De­ven­drá com­pa­dri­to en al­gu­nas de las fic­cio­nes bor­gea­nas. Se acer­ca­rá tan­to a la ciu­dad que ter­mi­na­rá de­vo­ra­da por la ur­be y la mano de obra en la po­lí­ti­ca de co­mi­té. De­ja­rá de es­tar en cam­po y por eso Wi­told Gom­bro­wicz no lo ve, ni si­quie­ra lo nom­bra. Le di­ce “cam­pe­sino”, la for­ma uni­ver­sal del tra­ba­ja­dor ru­ral. Se per­dió esa voz del gau­cho. Que ya es­ta­ba de vuel­ta, re­fle­xi­vo y apa­ci­ble, co­mo lo es­cri­bió en esa se­gun­da par­te Jo­sé Hernández.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.