Un li­de­raz­go in­clu­si­vo del G20

Perfil Cordoba - - Internacionales -

Di­plo­mA­ciA Ar­gen­ti­na ha pre­sen­ta­do al gru­po que reúne a po­ten­cias y paí­ses en desa­rro­llo “una

mi­ra­da des­de el Sur”, que po­ten­cia su po­lí­ti­ca ex­te­rior de ho­ri­zon­tes di­ver­sos.

En su rol de li­de­raz­go del G20 du­ran­te 2018, la Ar­gen­ti­na es­tá de­mos­tran­do ejer­cer un es­ti­lo de ca­rác­ter inusual­men­te in­clu­si­vo a ni­vel de Es­ta­dos. Es­te en­fo­que tie­ne el po­ten­cial de au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el pres­ti­gio e im­pac­to de nues­tra di­plo­ma­cia, ade­más de es­tar en con­so­nan­cia con una es­tra­te­gia de “ho­ri­zon­tes di­ver­sos” a ni­vel de nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior.

El G20 se ha con­ver­ti­do en el nú­cleo más re­le­van­te de la go­ber­nan­za y coo­pe­ra­ción glo­bal. Es­tá for­ma­do por las po­ten­cias es­ta­ble­ci­das y los prin­ci­pa­les paí­ses en desa­rro­llo. Fun­cio­na con la di­ná­mi­ca de un di­rec­to­rio, don­de los Es­ta­dos tie­nen un rol pre­pon­de­ran­te y ac­túan, se­gún John Luck­hurst, “co­mo miem­bros de un club que coo­pe­ran de una ma­ne­ra in­for­mal y con­sen­sual, ca­rac­te­rís­ti­ca de un gru­po de miem­bros au­to-se­lec­cio­na­dos”.

Si uno de los ob­je­ti­vos de la Ar­gen­ti­na en el G20 es pre­sen­tar, co­mo di­jo el can­ci­ller Jor­ge Fau­rie, “una mi­ra­da des­de el Sur”, el equi­po que con­du­ce el G20 es­tá cla­ra­men­te en­fo­ca­do en desa­rro­llar es­ta pers­pec­ti­va. Así, el sher­pa Pe­dro Vi­lla­gra Del­ga­do ya ha visitado Pretoria (Su­dá­fri­ca), Nue­va Delhi y Mum­bai (In­dia), y Ja­kar­ta (In­do­ne­sia), pa­ra pre­sen­tar las prio­ri­da­des te­má­ti­cas del G20 y ob­te­ner sus res­pec­ti­vos pun­tos de vis­ta. Es­tos tres Es­ta­dos miem­bros del G20 con­fi­gu­ran “mi­ra­das des­de el Sur” com­ple­men­ta­rias, con di­fe­ren­cia­dos com­po­nen­tes afri­ca­nos y asiá­ti­cos.

Es­tos acer­ca­mien­tos a los Es­ta­dos “del Sur” –In­dia, Su­dá­fri­ca e In­do­ne­sia (es­te úl­ti­mo, miem­bro del Asean)– apro­xi­man a la Ar­gen­ti­na a pro­mi­nen­tes po­ten­cias emer­gen­tes. Mien­tras que, pa­ra­le­la­men­te, los en­cuen­tros del pre­si­den­te con lí­de­res co­mo Angela Mer­kel (Ale­ma­nia) y Jus­tin Tru­deau (Ca­na­dá), en Da­vos –don­de fue pre­sen­ta­do co­mo pre­si­den­te del G20–, y la vi­si­ta del sher­pa Vi­lla­gra Del­ga­do a Ot­ta­wa (Ca­na­dá), for­ta­le­cen las re­la­cio­nes con las po­ten­cias es­ta­ble­ci­das. De es­ta ma­ne­ra, la Ar­gen­ti­na en­fren­ta el re­to del G20 con el mis­mo en­fo­que con el que im­ple­men­ta el res­to de su po­lí­ti­ca ex­te­rior. Es de­cir, con una es­tra­te­gia de “ho­ri­zon­tes di­ver­sos”: el man­te­ner re­la­cio­nes po­si­ti­vas y si­mul­tá­neas con las po­ten­cias es­ta­ble­ci­das, las emer­gen­tes y el ex­te­rior pró­xi­mo.

Da­do el ca­rác­ter ex­clu­si­vo del G20, es tam­bién po­si­ti­vo el es­fuer­zo ar­gen­tino por es­cu­char las vo­ces de Es­ta­dos no re­pre­sen­ta­dos en su seno. El sher­pa Vi­lla­gra Del­ga­do ha con­du­ci­do reunio­nes de ou­treach –o de in­clu­sión– pre­sen­tan­do la agen­da ar­gen­ti­na del G20 a paí­ses no miem­bros. En el ca­so de Afri­ca, vi­si­tan­do la se­de de la Unión Afri­ca­na en Adis Abe­ba (Etio­pía) y a la Nue­va Alian­za pa­ra el Desa­rro­llo de Afri­ca (Ne­pad, por sus si­glas en in­glés). Los me­dios es­pe­cia­li­za­dos afri­ca­nos ma­ni­fes­ta­ron su sa­tis­fac­ción con la ac­ti­tud in­clu­si­va ar­gen­ti­na, di­cien­do que es­ta es la pri­me­ra vez que el G20 tie­ne un sher­pa que ha man­te­ni­do un diá­lo­go sig­ni­fi­ca­ti­vo con re­pre­sen­tan­tes afri­ca­nos en las ofi­ci­nas de la Unión Afri­ca­na, con la in­ten­ción de re­co­ger sus pun­tos de vis­ta. Adi­cio­nal­men­te, tan­to los lí­de­res ro­ta­ti­vos de la Unión Afri­ca­na –Paul Ka­ga­me, de Ruan­da– co­mo de la Ne­pad –Macky Sall, de Se­ne­gal– han si­do in­vi­ta­dos a la cum­bre de lí­de­res del G20. En el ca­so de nues­tro ex­te­rior pró­xi­mo, el ou­treach se reali­zó a tra­vés de reunio­nes in­for­ma­ti­vas y de in­ter­cam­bio de ideas en la Can­ci­lle­ría ar­gen­ti­na, con re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos no miem­bros, e in­vi­tan­do a Chi­le a par­ti­ci­par en la cum­bre del G20.

En cuan­to a con­te­ni­do, los te­mas prio­ri­ta­rios de la agen­da ar­gen­ti­na del G20, co­mo el fu­tu­ro del tra­ba­jo, la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra el desa­rro­llo y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria sus­ten­ta­ble, han re­co­gi­do gran apo­yo por par­te de los Es­ta­dos “del Sur”. Así co­mo ha si­do bien re­ci­bi­da la idea de im­preg­nar to­das las dis­cu­sio­nes del G20 con dos te­mas de na­tu­ra­le­za trans­ver­sal: la igual­dad de gé­ne­ro y la trans­pa­ren­cia. Por su par­te, los paí­ses afri­ca­nos han se­ña­la­do la con­sis­ten­cia de es­tos te­mas con la agen­da 2030 de las Naciones Uni­das, de es­pe­cial re­le­van­cia pa­ra los lí­de­res de ese con­ti­nen­te.

En adi­ción a uti­li­zar el G20 co­mo un ins­tru­men­to pa­ra la im­ple­men­ta­ción de una es­tra­te­gia de “ho­ri­zon­tes di­ver­sos”, la in­ten­sa ac­ti­vi­dad ar­gen­ti­na da­rá be­ne­fi­cios en dos as­pec­tos crí­ti­cos de nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior. El pri­me­ro es el au­men­to del pres­ti­gio e im­pac­to de nues­tra di­plo­ma­cia, vi­tal pa­ra una vi­go­ro­sa de­fen­sa de nues­tros in­tere­ses na­cio­na­les. El co­rrec­to ma­ne­jo de la agen­da del G20, su­ma­do a un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de los te­mas crí­ti­cos y de las po­si­cio­nes de los di­fe­ren­tes Es­ta­dos –in­clu­yen­do las “lí­neas ro­jas” que es­tos no es­tán dis­pues­tos a atra­ve­sar–, tie­nen el po­ten­cial de ele­var subs­tan­cial­men­te el pres­ti­gio de la di­plo­ma­cia ar­gen­ti­na.

El se­gun­do es la con­tri­bu­ción al desa­rro­llo, me­dian­te el es­ta­ble­ci­mien­to de la­zos po­lí­ti­cos más es­tre­chos con es­tos Es­ta­dos del Sur, de su­ma im­por­tan­cia pa­ra nues­tras ex­por­ta­cio­nes. En efec­to, In­dia, Afri­ca y la Asean ya re­pre­sen­tan un 19,1% de nues­tras ex­por­ta­cio­nes –In­dia 3,1%; Asean 8,7%; Afri­ca 7,9%–, en com­pa­ra­ción con el 7,9% que re­pre­sen­ta Chi­na. Y a di­fe­ren­cia de Chi­na, son to­das geo­gra­fías con las que man­te­ne­mos su­pe­rá­vits en ma­te­ria de co­mer­cio ex­te­rior, y que en for­ma con­jun­ta re­pre­sen­ta­ron un sal­do co­mer­cial po­si­ti­vo de más de 7 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2017.

Las ac­cio­nes de nues­tros re­pre­sen­tan­tes an­te el G20 pa­re­cen te­ner en cuen­ta lo di­cho por Tu­cí­di­des: “Son ra­ros los ca­sos don­de so­lo ha­ce fal­ta desear el éxi­to pa­ra triun­far, y que es más bien a la pre­vi­sión que le de­be­mos, en la ma­yo­ría de los ca­sos, nues­tros éxi­tos”. A su vez, ade­más de ser in­clu­si­vas, pa­re­cen es­tar en sin­to­nía con la con­duc­ción de nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Hay un acer­ca­mien­to cla­ve

a paí­ses co­mo in­dia, Su­dá­fri­ca e

in­do­ne­sia

G20

VI­SI­TA. A Ex­poa­gro, de de­le­ga­dos agrí­co­las del gru­po. La se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria es prio­ri­dad.

PA­TRI­CIO CARMODY*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.