Un cor­do­bés, acu­sa­do de trai­ción a la pa­tria

Ha­bla el abo­ga­do Car­los González Quintana.

Perfil Cordoba - - Portada - MA­RIA ES­TER RO­ME­RO

Car­los Ma­ría González Quintana fue a la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) an­tes de lo su­ce­di­do con San­tia­go Mal­do­na­do. Lo hi­zo cuan­do, en enero del año pa­sa­do, Gen­dar­me­ría Na­cio­nal reali­zó un ope­ra­ti­vo en el pul of Cus­ha­men don­de ma­pu­ches de­fen­dían la pro­pie­dad de tie­rras.

Co­mo abo­ga­do no ini­ció jui­cios por esa cau­sa ni tam­po­co cuan­do des­apa­re­ció Mal­do­na­do, don­de son que­re­llan­tes la fa­mi­lia del jo­ven y otros or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro sí afron­ta en la ac­tua­li­dad una de­nun­cia ini­cia­da por el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, jun­to a su co­le­ga Fer­nan­do Ca­ba­lei­ro, por cin­co de­li­tos. Uno de ellos es por trai­ción a la pa­tria, fi­gu­ra del Có­di­go Pe­nal vi­gen­te des­de 1951 que nun­ca fue apli­ca­da en la Ar­gen­ti­na.

El res­to de las acu­sa­cio­nes son por aso­cia­ción ilí­ci­ta, fal­se­dad ideo­ló­gi­ca, es­ta­fa pro­ce­sal (pre­sen­tar tes­ti­gos fal­sos) y usur­pa­ción de tí­tu­lo y ho­no­res (por in­vo­car re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de la Asam­blea Per­ma­nen­te por los De­re­chos Hu­ma­nos, APDH).

Esa cau­sa se tra­mi­ta des­de ha­ce va­rios me­ses. Los ar­gu­men­tos de la que­re­lla de­ri­van de da­tos co­no­ci­dos por es­cu­chas te­le­fó­ni­cas a tes­ti­gos y fa­mi­lia­res de Mal­do­na­do orPa­ra de­na­das por el apar­ta­do juez de Es­quel, Gui­do Otran­to, que obran en el ex­pe­dien­te por la muer­te de San­tia­go. Lue­go su su­ce­sor, Gus­ta­vo Lle­ral, or­de­nó des­truir to­do ese ma­te­rial.

PER­FIL COR­DO­BA en­tre­vis­tó al abo­ga­do González Quintana que en­fren­ta la acu­sa­ción de trai­ción a la pa­tria por pe­dir in­ter­ven­ción a la CIDH en la cau­sa ma­pu­che y en la de San­tia­go Mal­do­na­do, cuan­do to­da­vía es­ta­ba des­apa­re­ci­do.

—¿En ca­li­dad de qué fue­ron a la CIDH?

—Pa­ra acu­dir no es ne­ce­sa­rio acre­di­tar re­pre­sen­ta­ción, po­der es­pe­cial ni ge­ne­ral de na­die. En la pre­sen­ta­ción que hi­ci­mos no ac­tué co­mo abo­ga­do sino co­mo ciu­da­dano in­te­gran­te de la APDH Cór-

do­ba, de la cual fui miem­bro fun­da­dor. La de­nun­cia fue el 13 de enero de 2017, mu­cho an­tes de lo que su­ce­dió con San­tia­go Mal­do­na­do, por la si­tua­ción de des­am­pa­ro de la co­mu­ni­dad ma­pu­che lue­go de la vio­len­ta re­pre­sión del 10 de enero, cuan­do más de 300 gen­dar­mes fuer­te­men­te ar­ma­dos en­tra­ron al te­rri­to­rio en pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción.

—¿Exis­te el tes­ti­go E?

— El tes­ti­go E exis­te, su nom­bre es Lu­cas Nai­man Pill­qui­man, tie­ne 21 años y de­cla­ró en el ex­pe­dien­te “San­tia­go An­drés Mal­do­na­do S/ desaparición for­za­da de per­so­na” el 19 de di­ciem­bre de 2017. Es un jo­ven ma­pu­che in­te­gran­te de la co­mu­ni­dad en re­sis­ten­cia de Cus­ha­men. Es­tu­vo en el cor­te de me­dia cal­za­da en la ru­ta 40 el 31 de ju­lio úl­ti­mo y el 1 de agos­to, día en que se desató un nue­vo pro­ce­di­mien­to re­pre­si­vo e ile­gal so­bre pul of, cuan­do des­apa­re­ció Mal­do­na­do. Brin­dó tes­ti­mo­nio an­te la CIDH en sep­tiem­bre. Hi­ci­mos lo hu­ma­na y ma­te­rial­men­te po­si­ble pa­ra que, de ma­ne­ra rá­pi­da y efi­caz ese tes­ti­mo­nio in­gre­sa­ra a la cau­sa ju­di­cial. No fue po­si­ble por la fal­ta de ga­ran­tías de su in­te­gri­dad psi­co­fí­si­ca por par­te del juez Otran­to, quien a esa fe­cha di­ri­gía la in­ves­ti­ga­ción. Su tes­ti­mo­nio coin­ci­de con el ver­ti­do en el do­cu­men­to ele­va­do a la CIDH. Si bien es cier­to que cam­bia en torno a si Gen­dar­me­ría se car­gó el cuer­po de la víc­ti­ma o no, es­to obe­de­ce a va­rios fac­to­res. Ma­tías San­ta­na, Clau­di­na Pil­qui­man y So­ra­ya Mai­co­ño, en­tre otros, fue­ron se­ña­la­dos por el Go­bierno co­mo tes­ti­gos fal­sos del ca­so y ya se los ame­na­za­ba con pro­ce­sa­mien­tos y cár­cel. La Jus­ti­cia, le­jos de in­ves­ti­gar a la fuer­za de se­gu­ri­dad que par­ti­ci­pó de la re­pre­sión esa ma­ña­na, di­ri­gió to­do su apa­ra­to per­se­cu­to­rio con­tra las víc­ti­mas y los tes­ti­gos.

—¿Qué san­cio­nes pi­die­ron con­tra el Es­ta­do ar­gen­tino?

—Las me­di­das cau­te­la­res no son en con­tra de, sino a fa­vor de. No tie­nen ca­rác­ter san­cio­na­to­rio sino pre­ven­ti­vo y pro­tec­to­rio en fa­vor de quien se las so­li­ci­ta. Ja­más pe­di­mos san­cio­nes pa­ra Ar­gen­ti­na.

—A la luz de la in­ves­ti­ga­ción ac­tual, ¿que pien­sa qué pa­só con San­tia­go Mal­do­na­do?

—Mal­do­na­do fue víc­ti­ma de un he­cho re­pre­si­vo don­de per­dió su vi­da. Su cuer­po per­ma­ne­ció des­apa­re­ci­do du­ran­te 78 días. La au­top­sia arro­jó so­lo dos cer­te­zas de la in­fi­ni­dad de pre­gun­tas que aún no con­si­gue res­pon­der. Que Mal­do­na­do mu­rió por as­fi­xia por in­mer­sión coad­yu­da­do por hi­po­ter­mia, que es­tu­vo en­tre 54 y 73 días ba­jo agua. No di­jo en qué mo­men­to per­dió la vi­da Mal­do­na­do y si el cuer­po es­tu­vo los 78 días en el lu­gar don­de apa­re­ció. Mal­do­na­do no es­ta­ba des­can­san­do a la ori­lla del río cuan­do ca­yó al agua. Su muer­te no fue un ac­ci­den­te. El Es­ta­do des­de el día uno des­ple­gó un ac­cio­nar en­cu­bri­dor. Des­de la fa­mo­sa fra­se de la mi­nis­tra (Pa­tri­cia) Bull­rich en el Se­na­do de la Na­ción afir­man­do que “no iban a ti­rar un gen­dar­me por la ven­ta­na”, lue­go al de­cir en los me­dios que Mal­do­na­do ha­bía si­do he­ri­do por un pues­te­ro de Be­net­ton en la lo­ca­li­dad del Ho­yo jun­to a dos in­te­gran­tes del RAM una se­ma­na an­tes del 1 de agos­to. No hay du­das de la gra­ví­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad es­ta­tal en es­te la­men­ta­ble he­cho.

—¿Qué opi­na de las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas que los in­cri­mi­nan?

—Esa la­bor des­ple­ga­da por la Jus­ti­cia en sep­tiem­bre es ile­gal, es es­pio­na­je por­que se di­ri­gió a la fa­mi­lia de la víc­ti­ma y tes­ti­gos del ca­so. Por eso son nu­las. Más allá de que sean o no des­trui­das, se de­be in­ves­ti­gar quién rom­pió la ca­de­na de cus­to­dia y por qué ra­zón las fil­tra­ron a los me­dios.

LA NUE­VA MA­ÑA­NA

CAR­LOS GON­ZA­LEZ QUINTANA. El abo­ga­do sos­tie­ne que hay res­pon­sa­bi­li­dad es­ta­tal en la muer­te de San­tia­go Mal­do­na­do.

CEDOC PER­FIL

TIE­RRAS MA­PU­CHES. Fer­nan­do Ca­ba­lei­ro y González Quintana asis­tie­ron a las co­mu­ni­da­des en el Sur.

CEDOC PER­FIL

RE­SIS­TEN­CIA. El abo­ga­do jun­to al lon­ko Fa­cun­do Jo­nes Hua­la quien es­pe­ra la re­so­lu­ción de la Cor­te Su­pre­ma so­bre su ex­tra­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.