Un es­pa­cio fun­da­men­tal

Perfil Cordoba - - Espectaculos -

que los go­bier­nos apues­ten al ar­te y a vi­si­bi­li­zar es­te es­pa­cio cul­tu­ral. “Cór­do­ba tie­ne un cier­to por­cen­ta­je de gen­te que acom­pa­ña al tea­tro pe­ro los go­bier­nos de­be­rían for­ta­le­cer eso. El tea­tro de­be con­ver­tir­se en una ne­ce­si­dad. A me­di­da que sea im­pul­sa­do por el Es­ta­do la gen­te va a crear ne­ce­si­dad de asis­tir. Es­tán quie­nes asis­ten asi­dua­men­te a sa­las muy ins­ta­la­das co­mo Fi­ru­la­xia, Cha­ca­ri­ta, Más­ca­ra y Ma­ría Cas­ta­ña. Si bien se tra­ta de un por­cen­ta­je pe­que­ño, es jus­ta­men­te don­de el Es­ta­do de­be apun­tar. Mu­cho más te­nien­do en cuen­ta que a la gen­te, en ge­ne­ral, el nom­bre de la Co­me­dia Cor­do­be­sa le suena, al­go han es­cu­cha­do, aun­que no siem­pre sig­ni­fi­ca que ha­yan ido a ver la obra”, re­fle­xio­nó. “De to­das ma­ne­ras, hay obras a las que la gen­te asis­te ma­si­va­men­te co­mo

Las pri­me­ras

fun­cio­nes de

pro­vo­ca­ron que la sala lu­cie­ra com­ple­ta, por­que es una obra muy in­tere­san­te y en­tre sus atrac­ti­vos se en­cuen­tra la pa­la­bra cabaret, lo que lla­ma la aten­ción. Los que asis­tie­ron se en­cuen­tran con una am­bien­ta­ción muy lo­gra­da y una pro­pues­ta muy bien pen­sa­da y crea­ti­va que to­dos de­be­rían ver”, ce­rró la ac­triz. Los cuer­pos ar­tís­ti­cos son muy im­por­tan­tes pa­ra la Pro­vin­cia, por­que dan la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar pro­pues­tas tea­tra­les de bue­na ca­li­dad, que apor­tan al desa­rro­llo cul­tu­ral de la po­bla­ción y ade­más se pue­den brin­dar con un cos­to eco­nó­mi­co o di­rec­ta­men­te gra­tis en dis­tin­tas áreas de ba­jos re­cur­sos, co­mo pue­den ser co­le­gios, cár­ce­les y di­ver­sos ám­bi­tos de la pro­vin­cia, con lo que im­pli­ca pa­ra esas lo­ca­li­da­des olvidadas del in­te­rior. En 1999 me hi­ce car­go de los cuer­pos ar­tís­ti­cos de la Pro­vin­cia. En ese mo­men­to, los cuer­pos es­ta­ban achi­ca­dos, en­ve­je­ci­dos, por­que la po­lí­ti­ca que ve­nía del go­bierno an­te­rior era di­sol­ver­los, de al­gu­na ma­ne­ra.

Eran cua­tro o cin­co per­so­nas y fun­cio­na­ban con obras que ellos mis­mos di­ri­gían, por lo que de­ci­di­mos je­rar­qui­zar­las. A par­tir de allí, ini­cia­mos los con­cur­sos y se pu­die­ron com­ple­tar los cuer­pos ac­to­ra­les de la pro­vin­cia con ac­to­res nue­vos, ti­ti­ri­te­ros, ac­to­res in­fan­ti­les y se lo­gra­ron muy bue­nas pues­tas tea­tra­les. En el úl­ti­mo tiem­po la Co­me­dia Cor­do­be­sa ha se­gui­do te­nien­do con­cur­sos y nu­cleán­do­se con nue­va gen­te.

Los con­cur­sos son se­rios y más allá del pre­su­pues­to con que se cuen­ta creo que se han lo­gra­do muy bue­nas pues­tas, las cua­les re­co­rrie­ron to­da la pro­vin­cia y lle­ga­ron a un pú­bli­co que en mu­chos ca­sos nun­ca ha­bría po­di­do dis­fru­tar de un es­pec­tácu­lo tea­tral.

FOTOS CEDOC PER­FIL

ELLOS Y ELLAS. El cuer­po tea­tral de la Pro­vin­cia, in­te­gra­do en­tre los his­tó­ri­cos y la nue­va ca­ma­da que se aca­ba de su­mar.

A SALA LLE­NA. Así fue­ron las fun­cio­nes de la nue­va pro­pues­ta.

JUAN ADRIAN RATTI (*)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.