Geo­po­lí­ti­ca

Perfil Cordoba - - Deportes - JOR­GE FON­TE­VEC­CHIA

del G7 en Mon­treal y tra­ta­do de ma­ne­ra to­tal­men­te di­fe­ren­te que De la Rúa y Ca­va­llo por­que sur­gie­ron los Chá­vez, Co­rrea, Lu­la y Kirch­ner.

La so­la exis­ten­cia del G20 co­mo ins­ti­tu­ción mul­ti­la­te­ral y que a par­tir de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial de 2008 ha­ya re­em­pla­za­do, en par­te, al G8 (G7 más Ru­sia), dán­do­le un asiento per­ma­nen­te a Ar­gen­ti­na y Brasil, mues­tra una re­no­va­da preo­cu­pa­ción por Su­da­mé­ri­ca.

Los años 90 de la con­ver­ti­bi­li­dad y el boom eco­nó­mi­co ini­cial, que le per­mi­tió ser ree­lec­to a Me­nem y go­ber­nar inin­te­rrum­pi­da­men­te el país más que nin­gún otro pre­si­den­te ar­gen­tino (seis años

cua­tro, com­bi­nan­do la vie­ja y la nue­va Cons­ti­tu­ción), tu­vie­ron ba­se de sus­ten­ta­ción en las “re­la­cio­nes car­na­les” con Es­ta­dos Uni­dos. En 2001 Ca­va­llo no com­pren­dió que el mun­do ya era di­fe­ren­te al de la re­cien­te caí­da del Mu­ro de Ber­lín y que con De la Rúa co­mo pre­si­den­te no con­ta­ba con la ba­se de apo­yo del pe­ro­nis­mo en el Con­gre­so de la que sí go­zó Me­nem.

Ese es el gran desafío de Ma­cri, el mun­do oc­ci­den­tal mi­ra nue­va­men­te con sim­pa­tía a Ar­gen­ti­na y su go­bierno, los 50 mil mi­llo­nes del FMI son una de sus con­se­cuen­cias, pe­ro ten­drá que lo­grar él mis­mo cons­truir una ba­se de apo­yo po­lí­ti­co in­terno que ha­ga po­si­bles las trans­for­ma­cio­nes que de­be im­ple­men­tar pa­ra cum­plir el plan acor­da­do con el FMI.

El dis­cur­so, la se­ma­na an­te­rior, de Mi­guel Pi­chet­to en el Se­na­do ce­rran­do el de­ba­te por las ta­ri­fas fue un men­sa­je. Su res­pues­ta es­tá en la no­ta de ta­pa de la edi­ción de PER­FIL del sá­ba­do in­for­man­do que se­rán Vidal y Ro­drí­guez La­rre­ta, por te­ner me­jor re­la­ción con la opo­si­ción, los en­car­ga­dos de cons­truir un pac­to de go­ber­na­bi­li­dad con el pe­ro­nis­mo.

Cuan­do el FMI ha­ce pú­bli­co que el acuer­do con el go­bierno ar­gen­tino de­be ser apo­ya­do por to­da la so­cie­dad y re­quie­re un fuer­te com­pro­mi­so po­lí­ti­co de to­dos, no so­lo le es­tá en­vian­do un men­sa­je a la opo­si­ción sino tam­bién al pro­pio Ma­cri y a la par­te más in­tran­si­gen­te del Go­bierno, que des­pre­ció la ne­ce­si­dad de acuer­dos con el pe­ro­nis­mo no kirch­ne­ris­ta.

A los in­ten­tos de re­gre­so

de los gol­pes mi­li­ta­res en Su­da­mé­ri­ca se los de­rro­tó por­que se unie­ron en de­fen­sa de la de­mo­cra­cia ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción, en su mo­men­to Al­fon­sín y el pe­ro­nis­mo re­no­va­dor. Des­de esa pers­pec­ti­va, pa­ra de­rro­tar los in­ten­tos de re­gre­so del po­pu­lis­mo se ten­drían que unir Cam­bie­mos y el pe­ro­nis­mo no kirch­ne­ris­ta. Por­que con las de­nun­cias y even­tua­les condenas de la co­rrup­ción del kirch­ne­ris­mo no se­ría su­fi­cien­te, co­mo tam­po­co lo fue con la con­de­na a los ex co­man­dan­tes de la dic­ta­du­ra. Lo mis­mo su­ce­de en Brasil: la Jus­ti­cia cum­plió un pa­pel en las condenas por el La­va Ja­to pe­ro el ar­co po­lí­ti­co de cen­tro pre­ci­sa­ría unir­se pa­ra po­der ven­cer de­fi­ni­ti­va­men­te al le­ga­do del PT aun con Lu­la pre­so. Si el go­bierno de Ma­cri ter­mi­na­ra en un 2001 o en Brasil ga­na­ra las elec­cio­nes nue­va­men­te un con­ti­nua­dor ideo­ló­gi­co

PRE­SI­DEN­CIA DE LA NACION

MA­CRI EN MON­TREAL. Pri­mer via­je post FMI.

RES­PAL­DOS. La go­ber­na­do­ra y la je­fa del FMI, cla­ves pa­ra que Ma­cri in­ten­te sa­lir de la cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.