En las som­bras, el Pa­pa mue­ve sus fi­chas con­tra el abor­to le­gal

Man­tu­vo fir­me su es­tra­te­gia de no con­fron­tar y tra­ba­jó a tra­vés de en­via­dos y emi­sa­rios. La vi­si­ta a úl­ti­mo mo­men­to de Vidal y Stan­ley.

Perfil Cordoba - - Politica - AU­RE­LIO TO­MÁS

La de­ci­sión del Go­bierno de ha­bi­li­tar el de­ba­te par­la­men­ta­rio so­bre el abor­to al­te­ró el ta­ble­ro po­lí­ti­co ar­gen­tino. Un te­ma tan sen­si­ble pa­ra la doc­tri­na ca­tó­li­ca no po­día me­nos que afec­tar el víncu­lo con la Igle­sia y su má­xi­ma au­to­ri­dad, el pa­pa Francisco. Sin em­bar­go, el pon­tí­fi­ce ar­gen­tino su­po res­guar­dar su fi­gu­ra de je­fe de Es­ta­do sin que ello le im­pi­da en­con­trar ca­na­les pa­ra in­fluir en el de­ba­te e im­pri­mir su es­ti­lo a la cam­pa­ña que des­ple­ga­ron con­tra la des­pe­na­li­za­ción re­pre­sen­tan­tes di­plo­má­ti­cos, pas­to­ra­les y ami­gos pa­pa­les.

A tra­vés de tres vías se de­jó sen­tir la fuer­za que tie­ne en es­ta dis­cu­sión su fi­gu­ra, re­co­no­ci­da por su ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca. La pri­me­ra vía fue el tra­ba­jo de sus re­pre­sen­tan­tes pas­to­ra­les, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ar­gen­ti­na (CEA) que con­du­ce mon­se­ñor Os­car Ojea, el obis­po de San Isi­dro. La se­gun­da vía for­mal fue la di­plo­ma­cia va­ti­ca­na. En úl­ti­mo lu­gar es­tá el ca­nal más dis­cre­to, el de sus con­tac­tos per­so­na­les a tra­vés de ami­gos y vi­si­tan­tes de la po­lí­ti­ca y la so­cie­dad ar­gen­ti­na.

La CEA adop­tó en su es­tra­te­gia el es­ti­lo in­con­fun­di­ble de Francisco. El cie­rre de su cam­pa­ña fue una Jor­na­da de Ayuno y Ora­ción por la Vi­da, rea­li­za­da es­te jue­ves, con re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sas re­li­gio­nes en la se­de del Ar­zo­bis­pa­do por­te­ño. En sus tiem­pos co­mo ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, Jor­ge Ber­go­glio pro­mo­vió el en­cuen­tro y el diá­lo­go con otras re­li­gio­nes. La elec­ción de es­ta ac­ti­vi­dad fue un signo de la fuer­te in­fluen­cia de su ma­gis­te­rio en las ac­cio­nes de la Igle­sia ar­gen­ti­na.

Otro pun­to des­ta­ca­do por nu­me­ro­sos lai­cos y re­li­gio­sos con­sul­ta­dos por PER­FIL fue la adop­ción de una cam­pa­ña que evi­tó la con­fron­ta­ción y la con­de­na, en con­tra­po­si­ción a lo que pro­mue­ven los sec­to­res más du­ros de la Igle­sia. El prin­ci­pal re­pre­sen­tan­te de es­ta pos­tu­ra es el ar­zo­bis­po emé­ri­to de La Pla­ta, Héc- tor Aguer, re­em­pla­za­do en tiem­po ré­cord por uno de los hom­bres más afi­nes al Pa­pa, mon­se­ñor Víctor Ma­nuel Fer­nán­dez. Al­gu­nos ob­ser­va­do­res apun­ta­ron que la pre­mu­ra de su re­em­pla­zo es­ta­ba da­da por la in­ter­fe­ren­cia de Aguer –y sus de­cla­ra­cio­nes ex­plo­si­vas– en la es­tra­te­gia epis­co­pal so­bre el abor­to.

Men­sa­jes.

Un da­to des­ta­ca­do fue la vin­cu­la­ción de la cues­tión so­cial y el te­ma del abor­to, al­go que se de­jó sen­tir en el te­deum, cuan­do el ar­zo­bis­po Ma­rio Au­re­lio Po­li ci­tó pa­la­bras del Pa­pa “en de­fen­sa del inocen­te que no ha na­ci­do” y “la vi­da de los po­bres que sí han na­ci­do”. Un mes an­tes, Ojea tam­bién ha­bía ci­ta­do al Pon­tí­fi­ce en su men­sa­je tras la reunión ple­na­ria de los obis­pos, al re­cor­dar el “lla­ma­do del pa­pa Francisco a cui­dar to­da vi­da, a no des­car­tar nin­gu­na”.

El pen­sa­mien­to del Pon­tí­fi­ce tam­bién es­tu­vo pre­sen­te en el ale­ga­to cle­ri­cal que más re­per­cu­sión tu­vo du­ran­te el de­ba­te rea­li­za­do en el Con­gre­so, la in­ter­ven­ción del pa­dre Pe­pe Di Pao­la, en el que apun­tó con­tra las po­si­cio­nes pro­gre­sis­tas y vin­cu­ló al FMI con la ini­cia­ti­va. Sus ar­gu­men­tos fue­ron si­mi­la­res a los que plan­tea­ron obis­pos en con­tac­to con el Go­bierno cuan­do se ha­bi­li­tó es­te de­ba­te. Se­gún pu­do re­cons­truir es­te me­dio, la per­cep­ción fue que el ofi­cia­lis­mo te­nía tres mo­ti­va­cio­nes: crear una cor­ti­na de humo por los pro­ble­mas so­cia­les, ge­ne­rar una grie­ta en­tre el pro­gre­sis­mo y la Igle­sia y res­pon­der a pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les.

En el plano de la di­plo­ma­cia for­mal, hu­bo va­rios con­tac­tos en los que las au­to­ri­da­des del Va­ti­cano se in­tere­sa­ron por el de­ba­te. El ca­so más des­ta­ca­do fue el diá­lo­go so­bre el te­ma en­tre el can­ci­ller Paul Ga­llag­her y el mi­nis­tro Jor­ge Fau­rie en la San­ta Se­de. En par­ti­cu­lar, Ga­llag­her pre­gun­tó por las pers­pec­ti­vas de la vo­ta­ción, se­gún con­sig­nó el fun­cio­na­rio ar­gen­tino tras su vi­si­ta.

Di­plo­ma­cia pa­ra­le­la.

Me­nos ex­plí­ci­to es el rol de la di­plo­ma­cia in­for­mal, ca­na­li­za­da a tra­vés de los con­tac­tos per­so-

na­les de Ber­go­glio. To­dos sus in­ter­lo­cu­to­res man­tie­nen en es­tric­ta re­ser­va el con­te­ni­do de sus con­ver­sa­cio­nes, pa­ra pre­ser­var la fi­gu­ra del je­fe de Es­ta­do. Pe­ro sus in­ter­lo­cu­to­res y ami­gos se han pro­nun­cia­do en un tono muy si­mi­lar al que adop­tó la Igle­sia ar­gen­ti­na, des­de Juan Gra­bois a Ju­lián Do­mín­guez. To­dos ellos se pro­nun­cia­ron en fa­vor de “las dos vi­das”. En el cam­po de los ru­mo­res se ha ha­bla­do in­clu­so de lla­ma­das o men­sa­jes in­for­ma­les que lle­ga­ron a le­gis­la­do­res cla­ves, pe­ro es­to no pue­de ser co­rro­bo­ra­do.

A ca­ba­llo en­tre la di­plo­ma­cia in­for­mal y la for­mal es­tu­vo el en­cuen­tro de es­ta se­ma­na en­tre Francisco y la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eugenia Vidal, su je­fe de ga­bi­ne­te Fe­de­ri­co Sal­vai y la mi­nis­tra Ca­ro­li­na Stan­ley. El en­cuen­tro ocu­rrió en el Va­ti­cano a una se­ma­na de la vo­ta­ción en el Con­gre­so, por lo que re­sul­ta di­fí­cil creer que el te­ma no fue par­te del en­cuen­tro. Tan­to Stan­ley co­mo Vidal son re­fe­ren­tes del ofi­cia­lis­mo que se pro­nun­cia­ron con­tra la des­pe­na­li­za­ción.

El con­te­ni­do del en­cuen­tro se man­tie­ne en la más es­tric­ta re­ser­va. Pe­ro ho­ras des­pués, se­gún pu­do sa­ber PER­FIL, el pon­tí­fi­ce con­tac­tó al pe­rio­dis­ta de su ma­yor con­fian­za. Tal vez Francisco de­ci­da en es­ta se­ma­na te­ner un pro­nun­cia­mien­to di­rec­to so­bre el te­ma. Sa­be, me­jor que na­die, ma­ne­jar los tiem­pos po­lí­ti­cos.

CEDOC PER­FIL

POLITICO. El jue­ves Francisco re­ci­bió a la mi­nis­tra Stan­ley y la go­ber­na­do­ra Vidal. El lu­nes es­tu­vo con la dipu­tada rio­ja­na Ka­ri­na Mo­li­na, quien le lle­vó el be­bi­to. Ojea tra­ba­jó des­de Bue­nos Ai­res.

FOTOS: CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.