Pe­se a al­gu­nos ges­tos, el víncu­lo con la igle­sia pa­sa por su peor mo­men­to

Perfil Cordoba - - Politica - ANDRES FIDANZA

El mal mo­men­to del Go­bierno tie­ne una sec­ción es­pe­cial: su re­la­ción con el Igle­sia. Si bien el ma­cris­mo in­ten­tó una se­rie de ges­tos pa­ra con­gra­ciar­se con el pa­pa Francisco, el víncu­lo pa­sa por una de sus eta­pas más frías. La po­si­bi­li­dad de que se le­ga­li­ce el de­re­cho al abor­to, con aval de Mau­ri­cio Ma­cri y vo­to po­si­ti­vo de al­gu­nos dipu­tados PRO, le me­tió fric­ción al tra­to. En pa­ra­le­lo, la za­ga de de­va­lua­ción, ta­ri­fa­zos y pa­ri­ta­rias a la ba­ja su­mó preo­cu­pa­ción en la ra­ma so­cial de la Igle­sia. Des­de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca an­ti­ci­pa­ron un cre­ci­mien­to de la po­bre­za. Y Cá­ri­tas, que en­tre ayer y hoy reali­zó su co­lec­ta anual, hi­zo ex­plí­ci­tas sus crí­ti­cas.

“Sal­vo con Ma­ría Eugenia Vidal y Ca­ro­li­na Stan­ley, el diá­lo­go se vol­vió muy ás­pe­ro”, re­su­me un vo­ce­ro ecle­siás­ti­co. El pro­pio Francisco ha­bía des­ta­ca­do, ha­ce dos años, la “sen­si­bi­li­dad so­cial” de la go­ber­na­do­ra bo­nae­ren­se y de la mi­nis­tra de Desa­rro­llo. Pre­ci­sa­men­te las dos di­ri­gen­tes ma­cris­tas fue­ran las em­ba­ja­do­ras más re­cien­tes del ofi­cia­lis­mo en el Va­ti­cano. Con un de­ta­lle cal­cu­la­do por el ma­cris­mo: am­bas se opo­nen de for­ma in­tran­si­gen­te a la le­ga­li­za­ción del abor­to.

Esa afi­ni­dad es­pe­cí­fi­ca, sin em­bar­go, no al­can­za pa­ra en­ti­biar el fee­ling en­tre Igle­sia y ofi­cia­lis­mo. Tan­to a ni­vel va­ti­cano co­mo lo­cal. La agen­da ade­más, se ten­só por el de­te­rio­ro del pa­no­ra­ma so­cial. “To­das las evidencias mues­tran que es­ta­ría au­men­ta­do la po­bre­za de for­ma no ex­plo­si­va, pe­ro sí im­por­tan­te”, afir­mó días atrás el di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial de la UCA, Agus­tín Sal­via.

Rec­tor de la UCA has­ta ha­ce dos me­ses, Víctor Fer­nán­dez fue ele­gi­do por el Pa­pa co­mo nue­vo ar­zo­bis­po de La Pla­ta. “Tu­cho” Fer­nán­dez es ami­go y uno de los re­pre­sen­tan­tes in­for­ma­les de Francisco. Re­em­pla­zó al ul­tra­con­ser­va­dor Héc­tor Aguer, his­tó­ri­co ad­ver­sa­rio in­terno de Jor­ge Ber­go­glio, quien lle­gó a los 75 años y se ju­bi­ló. Si bien po­dría ha­ber­le re­cha­za­do la re­nun­cia, el Pa­pa se la acep­tó sin du­dar. Otra prue­ba del in­te­rés con el que Francisco mi­ra ha­cia el país.

El ac­tual pre­si­den­te de Cá­ri­tas es el obis­po de Quil­mes, Car­los Tis­se­ra. “Hay per­so­nas po­bres que nos in­ter­pe­lan y crece el nú­me­ro”, afir­mó an­tes de que arran­que la co­lec­ta anual. Tis­se­ra es otro obis­po de per­fil te­rri­to­rial y fran­cis­quis­ta. La de Quil­mes es una arquidiócesis más bien po­bre, en la que se des­ta­can los cu­ras de la op­ción por los po­bres.

Des­de el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, el de ma­yor in­ter­lo­cu­ción con las se­gun­das y ter­ce­ras lí­neas de la Igle­sia, ad­mi­ten que el víncu­lo es­tá en uno de sus mo­men­tos más ba­jos. “Per­ci­bi­mos preo­cu­pa­ción, pe­ro no dra­ma­tis­mo. Con no­so­tros la re­la­ción es bue­na, pe­ro el ego y la tor­pe­za de al­gu­nos fun­cio­na­rios com­pli­có to­do un po­co”, se lamenta un fun­cio­na­rio.

“Per­ci­bi­mos preo­cu­pa­ción pe­ro no dra­ma­tis­mo”, sos­tie­nen des­de Desa­rro­llo So­cial

CA­RI­TAS. La co­lec­ta anual que or­ga­ni­za la Igle­sia se es­tá rea­li­zan­do des­de ayer y ter­mi­na hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.