Pa­ra el vi­ce de cá­ri­tas, “el es­ta­do se es­tá co­rrien­do” de la po­lí­ti­ca so­cial

Perfil Cordoba - - Politica - ANDRES FIDANZA

El vi­ce­di­rec­tor de Cá­ri­tas acla­ra que no ha­bla (ni cri­ti­ca) en nom­bre de la Igle­sia, pe­ro afir­ma que se ha­ce car­go de lo que di­ce. Se tra­ta del lai­co Luis Francisco Al­va­rez, se­gun­do del obis­po Car­los Tis­se­ra en el bra­zo so­cial de la Igle­sia.

—¿Per­ci­be un au­men­to de la po­bre­za?

—Des­de ha­ce un tiem­po ve­ni­mos ob­ser­van­do en en­cuen­tros fe­de­ra­les, pa­rro­quias y Cá­ri­tas que hay ma­yor de­man­da. Un in­cre­men­tar­se de la po­bre­za y el do­lor.

—¿A qué lo atri­bu­ye?

—Hay que ha­cer aná­li­sis es­pe­cí­fi­cos, pe­ro hay dis­mi­nu­ción o aban­dono de po­lí­ti­cas so­cia­les. Y eso re­per­cu­te en más po­bre­za. Ade­más hay nue­vos desafíos, co­mo la droga. An­tes se fo­ca­li­za­ba en cen­tros ur­ba­nos; aho­ra la ve­mos en pue­blos.

—¿A qué ba­ja en po­lí­ti­cas so­cia­les se re­fie­re?

—Hay dos co­sas. Una es que las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas re­per­cu­ten de lleno en las co­mu­ni­da­des: el di­ne­ro no al­can­za. En los ni­ve­les me­dios se so­por­ta. Pe­ro en los po­bres, mu­cho me­nos.

—¿Y qué otro pun­to?

—No quie­ro mez­clar­me con la po­lí­ti­ca, pe­ro el Es­ta­do se es­tá co­rrien­do. No sé si por im­po­si­bi­li­dad o con­vic­ción. Los pla­nes, ju­bi­la­cio­nes y suel­dos pier­den ca­pa­ci­dad de com­pra.

—¿Ta­les po­lí­ti­cas ten­sio­na­ron la re­la­ción con la Igle­sia?

—No en cuan­to a las per­so­nas. Pe­ro sí por las ac­cio­nes que re­per­cu­ten en nues­tras co­mu­ni­da­des. Si queremos país gran­de y ge­ne­ro­so, hay po­lí­ti­cas que pa­re­cen aten­tar. —¿Por ejem­plo? —Si­tua­cio­nes en las que uno di­ce: ¿có­mo pue­de ser? Me­ter­se con los ma­yo­res, con el tra­ba­jo y la edu­ca­ción, que es pon­de­ra­da pe­ro no se alien­ta. No se no­tan se­ña­les pro­fun­das pa­ra acom­pa­ñar a los más dé­bi­les.

—¿Ve un go­bierno pa­ra ri­cos?

—Si hay sa­cri­fi­cio, tie­ne que ser pa­ra to­dos. Y apa­re­cen ci­fras es­can­da­lo­sas que no se re­par­ten. En el de­rra­me ya na­die cree. No se dis­tri­bu­ye. No es una de­nun­cia pun­tual, pe­ro hay de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas que afec­tan al bien co­mún. A no­so­tros nos pi­den trans­pa­ren­cia, y es­tá bien. Pe­ro el Es­ta­do de­be ser­lo, y hay ve­ces que no lo pa­re­ce tan­to.

—¿La fi­gu­ra de Francisco po­ten­cia esa mi­ra­da so­cial crí­ti­ca?

—La lle­ga­da del Pa­pa alum­bró nue­vas es­pe­ran­zas. Pu­so la po­bre­za en el cen­tro de la me­sa. Eso ge­ne­ra un de­sen­can­to pa­ra mu­chos, pe­ro a otros nos ilu­sio­na.

“no se no­tan se­ña­les pro­fun­das pa­ra acom­pa­ñar a los más dé­bi­les”, sos­tie­ne el lai­co

CEDOC PER­FIL

CRI­TI­CO.

El se­gun­do de Cá­ri­tas acla­ró que no ha­bla por la Igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.