Mu­je­res que ha­cen his­to­ria

Perfil Cordoba - - Politica -

Po­cas ve­ces la his­to­ria es tan bru­tal­men­te ob­via co­mo es­tos días en torno a la cues­tión del abor­to. La so­cie­dad es un cuer­po que se actualiza mo­di­fi­cán­do­se sin que lo no­te­mos, y aun­que sea­mos los ins­tru­men­tos de su cam­bio, so­mos ciegos a su tran­si­ción. Vi­vi­mos la vi­da co­ti­dia­na co­mo un pro­ce­so en el que los desafíos de la evo­lu­ción son del in­di­vi­duo, en un mar­co so­cial me­dia­na­men­te es­tá­ti­co que al­guien con in­te­li­gen­cia po­dría do­mi­nar, al­go ex­pues­to en los es­pe­cia­lis­tas de au­to­ayu­da.

Sin em­bar­go, hay tiem­pos en que la pre­sión so­cial se des­plo­ma so­bre la vi­ven­cia dia­ria y las mu­je­res y hom­bres no es­tán acos­tum­bra­dos a esa ex­pe­rien­cia de tran­si­ción. El abor­to es­tá sien­do hoy, y a to­da ve­lo­ci­dad, la evi­den­cia de un tiem­po que ya de­jó de ser­lo.

La ac­ti­vi­dad en el Con­gre­so tie­ne mu­cho de ru­ti­na y de adap­ta­ción a ló­gi­cas que lo so­bre­pa­san, en par­ti­cu­lar las de go­bierno y opo­si­ción. Se vo­tan o ne­go­cian le­yes de acuer­do a lo que ese con­flic­to de­man­de. Los li­be­ra­les de fi­nes del si­glo XIX y prin­ci­pios del si­glo XX es­ta­ban ho­rro­ri­za­dos con la ló­gi­ca del nue­vo ra­di­ca­lis­mo en el po­der, que en vez de uti­li­zar el re­cin­to legislativo pa­ra dis­cu­tir po­si­cio­nes vo­ta­ba en blo­que des­aten­dien­do las in­di­vi­dua­li­da­des de sus in­te­gran­tes, pre­ci­sa­men­te por ne­ce­si­dad del Eje­cu­ti­vo al que ese blo­que res­pon­día. La tra­di­ción po­lí­ti­ca sa­bría qué ha­cer con ca­da si­tua­ción con­flic­ti­va aco­mo­dán­do­la a su de­man­da del pre­sen­te. Pe­ro sa­be qué ha­cer con to­do, me­nos con el fe­mi­nis­mo y su asom­bro­so y ma­ra­vi­llo­so avan­ce. Mu­chos pa­re­cen so­bre­pa­sa­dos.

El mo­do en que la dispu­ta en torno al abor­to se des­plie­ga en la ma­yo­ría del Con­gre­so es que­bran­do la ló­gi­ca de go­bierno y opo­si­ción y tra­zan­do una nue­va dis­tin­ción que re­agru­pa a to­dos los par­ti­dos de una ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria. Daniel Li­po­vetzky, a quien se pue­de en­con­trar de­fen­dien­do las me­di­das eco­nó­mi­cas del Go­bierno, li­de­ra la ban­ca­da de Cam­bie­mos que apo­ya el pro­yec­to des­pe­na­li­za­dor y apa­re­ce en fotos con Vic­to­ria Don­da con pa­ñue­los ver­des. La Cá­ma­ra de Dipu­tados se con­vier­te en una to­po­gra­fía ex­tra­ña pa­ra su fun­cio­na­mien­to.

La pre­sión que pro­du­cen en el úl­ti­mo tiem­po las mu­je­res so­ca­va real­men­te el for­ma­to or­di­na­rio del mun­do de la vi­da co­ti­dia­na. Su in­sis­ten­cia, su au­men­to en in­ten­si­dad y vo­lu­men y su es­tan­dar­te en co­lor ver­de pa­ra se­ña­lar la do­mi­na­ción mas­cu­li­na es­tán pro­du­cien­do un cues­tio­na­mien­to con ca­pa­ci­dad de re­sig­ni­fi­ca­ción a una ve­lo­ci­dad im­pa­ra­ble, per­mi­tien­do que to­dos to­me­mos con­cien­cia de un ca­so en el que po­de­mos ser tes­ti­gos de có­mo la so­cie­dad pue­de cam­biar y no­tar­lo al mis­mo tiem­po. Su lá­ti­go sim­bó­li­co atra­vie­sa a la po­lí­ti­ca por­que no cues­tio­na a un go­bierno, sino a la ló­gi­ca de do­mi­na­ción del hom­bre fren­te a la mu­jer y a su dis­po­si­ción an­ti­gua de de­ci­dir so­bre su cuer­po a tra­vés del Es­ta­do. Pa­ra mu­chos le­gis­la­do­res, es­to es de­ma­sia­do.

Al­gu­nos par­ti­dos han brin­da­do a es­ta dispu­ta un tono del si­glo an­te­rior, co­mo la UCR por­te­ña de­ci­dien­do en un ple­na­rio apo­yar el pro­yec­to y el Par­ti­do So­cia­lis­ta de San­ta Fe asu­mien­do su pos­tu­ra his­tó­ri­ca e in­clu­so de­nun­cian­do el “in­di­vi­dua­lis­mo” de Luis Con­ti­gia­ni. Pa­ra el res­to del re­cin­to, to­do es in­di­vi­dua­li­dad pu­ra, hom­bres y mu­je­res de­ci­dien­do de acuer­do a lo que les pa­re­ce y así, de re­pen­te, na­die más per­te­ne­ce­ría a un co­lec­ti­vo po­lí­ti­co por el cual fue vo­ta­do. So­lo Ma­cri, y su ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca sin tra­di­ción, po­día per­mi­tir su tra­ta­mien­to.

La so­cie­dad actualiza sus es­ta­dos con pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes, es de­cir que en el pro­ce­so de se­guir en un de­ve­nir “co­mo siem­pre”, hay al­go que ya via­ja ha­cia una nue­va di­rec­ción. Las so­cie­da­des so­lo au­men­tan su com­ple­ji­dad in­ter­na, nun­ca la dis­mi­nu­yen, y en ese pro­ce­so de cam­bio, y evo­lu­ción im­per­cep­ti­ble, nun­ca re­tro­ce­den a un for­ma­to an­te­rior (vie­jo an­he­lo con­ser­va­dor de la Igle­sia). En to­da es­ta cues­tión es­tán hoy los que asu­men el nue­vo for­ma­to que la so­cie­dad ex­po­ne ver­sus los que se ilu­sio­nan con de­te­ner su no­ve­dad. Lo que pa­re­ce un jue­go de con­cien­cias es en reali­dad un nue­vo es­que­ma so­cial de dis­tin­cio­nes “a fa­vor o en con­tra”, el pro­ble­ma pa­ra los “en con­tra” es que su tiem­po es el del pa­sa­do y pa­ra los otros, el del fu­tu­ro. En es­tos úl­ti­mos flu­ye la so­cie­dad, en los otros su ilu­sión de de­te­ni­mien­to.

To­da la his­to­ria en nues­tros ojos a tra­vés de las mu­je­res, y es im­pre­sio­nan­te po­der ver­lo.

El pro­ble­ma pa­ra los de “en con­tra” es que su tiem­po es pa­sa­do y pa­ra los otros, fu­tu­ro

LUIS COS­TA*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.