En la ro­sa­da tra­tan de mos­trar, una vez más, que lo peor ya pa­só

Perfil Cordoba - - Politica - ANDRES FIDANZA

Si bien sue­nan un po­co con­tra­dic­to­rias, el Go­bierno se aga­rra de dos pre­mi­sas pa­ra ex­pli­car el acuer­do con el FMI: que se tra­ta de una ex­ce­len­te no­ti­cia, y que a su vez no que­da­ba otra al­ter­na­ti­va. Un prés­ta­mo po­si­ti­vo y fa­tal. Sin en­trar en de­ta­lles, Mau­ri­cio Ma­cri lo de­fi­nió co­mo un “pun­to de par­ti­da im­por­tan­tí­si­mo” pa­ra la Ar­gen­ti­na. Así, el ma­cris­mo vuel­ve a ape­lar a la teo­ría del re­lan­za­mien­to de la ges­tión y de que lo peor (una vez más) ya que­dó atrás.

Pa­ra dar­le cre­di­bi­li­dad al dé­jà vu, los vo­ce­ros del ofi­cia­lis­mo enu­me­ran otras con­se­cuen­cias su­pues­ta­men­te po­si­ti­vas del arre­glo con el Fon­do por 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Afir­man que fun­cio­na­rá co­mo un rease­gu­ro pa­ra al­can­zar las me­tas ma­cro­eco­nó­mi­cas de los pró­xi­mos 36 me­ses, y que po­ten­cia­rá la integración glo­bal de la Ar­gen­ti­na. La tan­tas ve­ces ci­ta­da vuel­ta del país al mun­do.

So­bre el ajus­te for­za­do, que pon­drá en ja­que el en­sa­yo de gra­dua­lis­mo pre­vio, los fun­cio­na­rios pre­fie­ren no pro­nun­ciar­se de­ma­sia­do. Apun­tan a que el blin­da­je del Fon­do le dé más con­sis­ten­cia al mo­de­lo cam­bie­mis­ta y, con un 2018 ca­si per­di­do, per­mi­ta mos­trar al­gu­nas me­jo­ras an­tes de agos­to de 2019. Y so­bre to­do de mo­ti­vos pa­ra re­no­var la es­pe­ran­za res­pec­to de Cam­bie­mos.

El ofi­cia­lis­mo apues­ta a que, en ade­lan­te, Ma­cri que­de de­fi­ni­ti­va­men­te des­pe­ga­do de la úl­ti­ma tan­da de ma­las no­ti­cias, de ex­pli­ca­cio­nes in­có­mo­das y a la de­fen­si­va. El efec­to se­dan­te del Mun­dial, su­ma­do al col­chón ver­de ofre­ci­do por Ch­ris­ti­ne La­gar­de, po­drían po­ner en pau­sa esa ra­cha ne­ga­ti­va. O al me­nos eso es­pe­ran en la Ro­sa­da.

Pe­ro lo cier­to es que el Go­bierno tu­vo que ar­chi­var los pla­nes que te­nía has­ta ha­ce un par de me­ses, cuan­do da­ba por des­con­ta­da la re­elec­ción pre­si­den­cial en 2019. La úni­ca du­da por en­ton­ces era si Cam­bie­mos lo lo­gra­ba de for­ma di­rec­ta o en ba­llot­ta­ge. Así, Ma­cri se dis­po­nía a via­jar a Ru­sia pa­ra ver en vi­vo los dos pri­me­ros par­ti­dos de la Se­lec­ción, más la fi­nal en Mos­cú. Con per­fil más ba­jo, una par­te de su ga­bi­ne­te te­nía las mis­mas in­ten­cio­nes.

Ca­si de un gol­pe, el fút­bol que­dó ve­da­do pa­ra Ma­cri y sus fun­cio­na­rios. Pa­ra el pos­tMun­dial, el equi­po de co­mu­ni­ca­ción tam­bién ima­gi­na­ba otro es­ce­na­rio.

El jue­ves pa­sa­do Mar­cos Pe­ña se reunió con los tres go­ber­na­do­res ra­di­ca­les: Al­fre­do Cor­ne­jo, Gerardo Mo­ra­les y Gus­ta­vo Val­dés. Fue un in­ten­to, más pro­to­co­lar que real, de reac­ti­var la ali­caí­da aper­tu­ra po­lí­ti­ca del PRO ha­cia la UCR.

Sin pers­pec­ti­vas de mo­di­fi­car la ho­ja de ru­ta ofi­cial, Ma­cri ace­le­ra el rum­bo prees­ta­ble­ci­do. Un ase­sor pre­si­den­cial ase­gu­ra: “Tenemos fi­nan­cia­ción. No se nos com­pli­ca el 2019”.

apues­tan a que ma­cri que­de des­pe­ga­do de ex­pli­ca­cio­nes

in­có­mo­das

PRE­SI­DEN­CIA

PE­ñA. El je­fe de Ga­bi­ne­te in­ten­ta­rá con­tar “bue­nas no­ti­cias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.