El FMI y el ca­ni­ba­lis­mo ar­gen­tino

Perfil Cordoba - - Politica -

Hay dos cla­ses de ca­ní­ba­les.

Los que sim­ple­men­te co­men car­ne hu­ma­na y los que so­lo co­men la car­ne de las per­so­nas cer­ca­nas. A es­tos úl­ti­mos se los lla­ma en­do­ca­ní­ba­les.

Los an­tro­pó­lo­gos ex­pli­can que el en­do­ca­ní­bal no es mal ti­po, so­lo que tie­ne el há­bi­to de di­ge­rir per­so­nas en bus­ca de cier­ta tras­cen­den­cia o de cap­tu­rar sus po­de­res. Re­gis­tran ca­sos co­mo el de los Fo­re, en Pa­púa-Nue­va Gui­nea; los Gua­ra­níes y los Ya­no­ma­mis, de Ve­ne­zue­la.

Pe­ro na­da di­cen de los ar­gen­ti­nos.

La cri­sis po­lí­ti­co-eco­nó­mi­ca que co­men­zó en ma­yo con la co­rri­da cam­bia­ria y en­con­tró es­ta úl­ti­ma se­ma­na un in­ter­va­lo en torno al acuer­do con el FMI, re­vi­vió la his­tó­ri­ca an­tro­po­fa­gia ar­gen­ti­na de creer que co­mién­do­se al otro se ob­ten­drá su po­der. Y que al­guien sal­drá ga­nan­do des­pués de la cena.

Cam­pa­ña per­ma­nen­te. A un país ines­ta­ble co­mo la Ar­gen­ti­na, se le su­ma un sis­te­ma elec­to­ral bie­nal en el que los pró­xi­mos co­mi­cios siem­pre son in­mi­nen­tes y en el que du­ran­te los años pa­res se ajus­ta y los im­pa­res se gas­ta.

El ins­tin­to ani­mal de la po­lí­ti­ca jue­ga al rit­mo de ese mer­ca­do elec­to­ral y se vuel­ve más sal­va­je cuan­do el pe­ro­nis­mo es­tá fue­ra del po­der y sien­te el olor a san­gre.

Co­mo ti­bu­ro­nes de Wall Street, los po­lí­ti­cos na­cio­na­les son co­mo bro­kers que apues­tan en fun­ción de una in­ver­sión que se re­nue­va en pla­zos de 730 días.

No son so­lo apues­tas sim­bó­li­cas. In­vier­ten pa­ra que­dar­se con con­tro­les pre­su­pues­ta­rios que van des­de la ca­ja que ma­ne­ja un le­gis­la­dor has­ta el pre­su­pues­to de la Re­pú­bli­ca, pa­san­do por las mi­les de ca­jas mu­ni­ci­pa­les y pro­vin­cia­les. Que la am­bi­ción de un po­lí­ti­co por me­jo­rar la reali­dad es­té ro­dea­da de di­ne­ro no lo des­me­re­ce: es el di­ne­ro con el que se con­cre­tan los cam­bios. Tam­bién es el di­ne­ro con el que se man­tie­nen las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas.

So­lo que pa­ra el es­ta­do psi­co­ló­gi­co de la Ar­gen­ti­na, la re­no­va­ción de los due­ños de esas ca­jas ca­da 730 días im­pli­ca un es­trés po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co adi­cio­nal al que ya tie­ne un país co­mo és­te. Es una in­ver­sión de muy cor­to pla­zo pa­ra to­do lo que es­tá en jue­go.

Los co­mi­cios bie­na­les con­di­cio­nan la ac­ti­tud de los po­lí­ti­cos. Y las de­ci­sio­nes que toman en fun­ción de con­ti­nuar ma­ne­jan­do esos pre­su­pues­tos o re­cu­pe­rar su ma­ne­jo, in­ci­den en el res­to de la so­cie­dad.

Tan­to la de­ter­mi­na­ción ofi­cial de vol­ver al FMI co­mo las reac­cio­nes opo­si­to­ras por ha­ber­lo he­cho, es­tán re­la­cio­na­das con esa ne­ce­si­dad pri­mi­ge­nia que con­lle­van los tiem­pos elec­to­ra­les.

Del Ex­cel a la reali­dad. Pa­ra el Go­bierno, el pe­río­do 2017/2019 con­tem­pla­ba un es­ce­na­rio en el que tras una eco­no­mía más ex­pan­si­va y el triun­fo elec­to­ral de oc­tu­bre, se pre­veía un 2018 de ajus­tes es­truc­tu­ra­les pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit y la in­fla­ción.

La hi­pó­te­sis ofi­cial acep­ta­ba cier­to con­flic­to so­cial y una caí­da de has­ta 12 pun­tos en la ima­gen pre­si­den­cial. Un cos­to to­le­ra­ble tras el am­plio triun­fo so­bre Cris­ti­na, un PJ mal­tre­cho y un Ma­cri con una ima­gen cer­ca­na al 55%.

La ver­da­de­ra pre­vi­sión del ofi­cia­lis­mo, más allá de lo de­cla­ma­do, con­cluía en lle­gar a di­ciem­bre de 2018 con una ba­ja de un pun­to en el dé­fi­cit, in­fla­ción pró­xi­ma al 18% y un cre­ci­mien­to cer­cano al 2%.

La cam­pa­ña arran­ca­ría des­pués del Mun­dial (un triun­fo de la Se­lec­ción le apor­ta­ría al ofi­cia­lis­mo), con el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra lle­gar a 2019 ya sin ta­ri­fa­zos, in­fla­ción más cer­ca­na a un dí­gi­to y una ima­gen pre­si­den­cial re­cu­pe­ra­da.

En­ton­ces, Ma­cri lo­gra­ría su re­elec­ción y el círculo de la cam­pa­ña per­ma­nen­te vol­ve­ría a co­men­zar.

Pe­ro cuan­do la es­tra­te­gia pa­só del Ex­cel a la reali­dad no to­do sa­lió co­mo pen­sa­ban. Se cas­ti­gó con bru­tal im­pe­ri­cia la pri­me­ra pro­tes­ta de di­ciem­bre fren­te al Con­gre­so (se apren­dió en la se­gun­da), se cam­bia­ron las me­tas cuan­do na­die lo pe­día, se de­gra­dó la in­de­pen­den­cia del Cen­tral y se de­jó en ma­nos de téc­ni­cos la es­tra­te­gia pa­ra ba­jar el dé­fi­cit a fuer­za de ta­ri­fa­zos a re­pe­ti­ción. Esa po­ca sen­si­bi­li­dad pa­ra en­ten­der que la po­lí­ti­ca es el ar­te de lo po­si­ble, no de lo im­po­si­ble, es la que tam­bién los lle­vó a cor­tar la­zos con los opo­si­to­res más ami­ga­bles y has­ta con el ala po­lí­ti­ca del mis­mo go­bierno.

A los erro­res pro­pios se le su­ma­ron ma­las no­ti­cias que lo ex­ce­dían, aun­que no tan im­pre­vis­tas: suba de ta­sas en los Es­ta­dos Uni­dos; y pro­ble­mas cli­má­ti­cos en el cam­po.

Nue­vo plan. El acuer­do con el Fon­do que pro­vee­rá US$ 15 mil mi­llo­nes en diez días, se da en el mar­co de esa nue­va reali­dad pe­ro, an­tes, en fun­ción de la bie­nal elec­to­ral.

El pe­di­do de ayu­da al FMI ha­bía sor­pren­di­do a to­dos, en un con­tex­to en el que el Ban­co Cen­tral aún mos­tra­ba re­ser­vas im­por­tan­tes. Unos sos­tu­vie­ron que no era ne­ce­sa­rio y otros que era una car­ta que­ma­da an­tes de tiem­po.

Pe­ro lo cier­to es que las cuen­tas del Go­bierno to­ma­ron en con­si­de­ra­ción los tiem­pos elec­to­ra­les. No se tra­ta so­la­men­te de có­mo sa­lir de una en­cru­ci­ja­da eco­nó­mi­ca sino de có­mo ha­cer­lo pa­ra lle­gar en los pla­zos ne­ce­sa­rios a las elec­cio­nes del pró­xi­mo año.

Otra vez es­tá en mar­cha el re­loj elec­to­ral. Y los US$ 50 mil mi­llo­nes del acuer­do es­tán cal­cu­la­dos pa­ra lle­gar sin so­bre­sal­tos a los co­mi­cios.

El nue­vo es­ce­na­rio im­pul­sa nue­va es­tra­te­gia: se­guir la po­da del dé­fi­cit, pe­ro con ma­yor to­le­ran­cia a la in­fla­ción; man­te­ner y qui­zás pro­fun­di­zar el asis­ten­cia­lis­mo; re­cu­pe­rar el pro­ta­go­nis­mo de la me­sa po­lí­ti­ca de Cam­bie­mos en­ca­be­za­da por Vidal y Ro­drí­guez La­rre­ta; y vol­ver a ten­der puen­tes con el pe­ro­nis­mo no K.

No es­tá claro to­da­vía que el acuer­do con el FMI sea ne­ce­sa­ria­men­te un gi­ro ha­cia una ma­yor or­to­do­xia eco­nó­mi­ca (qui­zás se tra­te de un gra­dua­lis­mo asis­ti­do, en fun­ción de las ne­fas­tas ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les del or­ga­nis­mo, in­clu­yen­do la ar­gen­ti­na de 2001), pe­ro así lo plan­tea­rá la opo­si­ción.

El pe­ro­nis­mo tam­bién in­vier­te en fun­ción de los tiem­pos elec­to­ra­les. Y no es que sean ca­ní­ba­les ma­los, co­mo le ex­pli­có un ma­cris­ta del ala po­lí­ti­ca a Ma­cri: “So­lo se quie­ren que­dar con tu po­der”.

Los pre­si­den­cia­les del pe­ro­nis­mo no K coin­ci­den en que en un país cu­yo PBI de­pen­de en ca­si un 70% del con­su­mo, el mo­ne­ta­ris­mo pa­ra achi­car el dé­fi­cit y ba­jar la in­fla­ción abrup­ta­men­te afec­ta­rá ese con­su­mo y, por lo tan­to, el cre­ci­mien­to. Cri­ti­can el acuer­do, el en­deu­da­mien­to en ge­ne­ral y la dis­tan­cia en­tre los téc­ni­cos del Go­bierno y la reali­dad. Pro­nos­ti­can tiem­pos di­fí­ci­les y, claro, un fu­tu­ro me­jor cuan­do sean go­bierno.

Mien­tras que el kirch­ne­ris­mo ha­bla de di­ciem­bre co­mo si fue­ra el día fi­nal.

18 me­ses elec­to­ra­les. Con la cam­pa­ña ya en mar­cha des­de el mes pa­sa­do, en­tre oc­tu­bre de 2017 y oc­tu­bre de 2019 se ha­brán in­ver­ti­do 18 me­ses de mi­li­tan­cia elec­to­ral. O 17, si el Mun­dial da un res­pi­ro. El 60% de la se­gun­da par­te del man­da­to de Ma­cri.

¿El Go­bierno hu­bie­ra to­ma­do exac­ta­men­te las mis­mas de­ci­sio­nes que to­mó si las elec­cio­nes no fue­ran el año pró­xi­mo sino el si­guien­te?

¿La opo­si­ción di­ría lo que di­ce si no es­tu­vie­ra ya en cam­pa­ña y vie­ra la po­si­bi­li­dad de su­ce­der a Ma­cri?

La otra pre­gun­ta que nos de­be­ría­mos ha­cer es si el ac­tual sis­te­ma elec­to­ral es el más efi­cien­te pa­ra la idio­sin­cra­sia na­cio­nal.

O si es­ta bie­nal elec­to­ral le apor­ta una ma­yor cuo­ta ani­mal a la na­tu­ral an­tro­po­fa­gia ar­gen­ti­na.

La elec­ción bie­nal lle­va a quie­nes go­bier­nan a de­ci­dir siem­pre en me­dio de una cam­pa­ña

El en­do­ca­ní­bal no es un mal ti­po, so­lo que tie­ne el há­bi­to de co­mer­se a quien es­tá a su la­do

TE­MES

GO­BIERNO. Fue al FMI pen­san­do en la pró­xi­ma elec­ción. El pe­ro­nis­mo olió san­gre y pre­pa­ra el fue­go.

GUS­TA­VO GONZáLEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.