Anun­cian me­di­das an­ti-re­ce­sión

El juez fe­de­ral cues­tio­na el abu­so de la pri­sión pre­ven­ti­va. Di­ce que res­pon­de a pre­sio­nes me­diá­ti­cas. Men­cio­na el ca­so Cho­co­bar. En Cór­do­ba, aho­ra hay más pre­sos en pro­ce­so que con­de­na­dos.

Perfil Cordoba - - Portada - MA­RIA ES­TER RO­ME­RO

Go­bierno lan­za nue­vos cré­di­tos y bus­ca re­cu­pe­rar la ini­cia­ti­va. Ma­cri, con La­gar­de en cum­bre de G7 en Ca­na­dá.

“La si­tua­ción de Bo­wer no di­fie­re de la que exis­te en otras cár­ce­les del país”

Se­gún el Sis­te­ma Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca so­bre Eje­cu­ción de la Pe­na, la can­ti­dad de pre­sos en nues­tro país au­men­tó tres ve­ces más que la po­bla­ción. Los úl­ti­mos da­tos di­fun­di­dos per­te­ne­cen a la dé­ca­da 2006/2016. Mien­tras que la po­bla­ción car­ce­la­ria subió 41%, la can­ti­dad de ha­bi­tan­tes lo hi­zo en un 10,1%. Po­si­ble­men­te lo ex­pli­que el in­cre­men­to de de­li­tos y qui­zás, tam­bién, la can­ti­dad de de­te­ni­dos con pri­sión pre­ven­ti­va, no con­de­na­dos, sino pro­ce­sa­dos y con cau­sas en ple­na in­ves­ti­ga­ción.

De he­cho, has­ta 2015 en Cór­do­ba ha­bía más pre­sos con con­de­na que pre­sos con cau­sas abier­tas sin juz­gar. Des­de ha­ce tres años la ten­den­cia se re­vir­tió. Las ci­fras re­la­ti­vi­zan la creen­cia ex­ten­di­da de que en la Jus­ti­cia hay una puer­ta gi­ra­to­ria por don­de en­tran y sa­len sis­te­má­ti­ca­men­te los de­lin­cuen­tes. PER­FIL COR­DO­BA en­tre­vis­tó al juez a car­go del Juz­ga­do Fe­de­ral N° 3, Mi­guel Hu­go Va­ca Narvaja, quien ana­li­zó la si­tua­ción car­ce­la­ria en Cór­do­ba a raíz de un ha­beas cor­pus que re­sol­vió re­cien­te­men­te.

—¿Qué si­tua­ción en­con­tró en la cár­cel de Bou­wer?

—La si­tua­ción de Bou­wer no di­fie­re de la de otras cár­ce­les del país. En cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to pe­ni­ten­cia­rio sal­ta a la vis­ta el ha­ci­na­mien­to de los de­te­ni­dos. La po­bla­ción car­ce­la­ria au­men­tó por­cen­tual­men­te tres ve­ces más que la po­bla­ción to­tal del país en los úl­ti­mos 10 años. Es­to tie­ne que ver con la pre­sión me­diá­ti­ca que, pa­ra po­der con­tro­lar la vio­len­cia, pi­de pri­sión pa­ra los de­lin­cuen­tes. Eso in­ci­de en la con­duc­ta de fis­ca­les y ma­gis­tra­dos que tien­den a en­car­ce­lar pri­me­ro y des­pués re­sol­ver la si­tua­ción de es­tas per­so­nas, cuan­do se vie­ne bre­gan­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po -des­de el fa­mo­so ca­so Bu­la­cio de la Co­mi­sión in­te­ra­me­ri­ca­na de DDHH y la ju­ris­pru­den­cia de la Cor­te Su­pre­ma en la cau­sa “Lo­yo Frai­re”- que to­da per­so­na de­be lle­var ade­lan­te el pro­ce­so en li­ber­tad. Sal­vo ex­tre­mos, cuan­do se en­tor­pe­ce la cau­sa, se afec­ta la re­co­lec­ción de prue­ba o cuan­do hay ries­go de fu­ga.

—Sin em­bar­go, se lle­gó a des­ti­tuir jue­ces por man­te­ner en li­ber­tad a quie­nes re­in­ci­die­ron co­me­tien­do de­li­tos aún más gra­ves. ¿Qué res­pues­ta le da a la so­cie­dad so­bre es­te ti­po de he­chos?

—Lo nor­mal es que una per­so­na en­fren­te un pro­ce­so pe­nal en li­ber­tad. Una vez que un ma­gis­tra­do de­ci­de otor­gar­la lo ha­ce ana­li­zan­do a la per­so­na, sus an­te­ce­den­tes, el en­torno so­cial, si tra­ba­ja, su gra­do de in­ser­ción en la so­cie­dad, qué po­si­bi­li­dad hay de que vuel­va a de­lin­quir, pe­ro los jue­ces no tie­nen una bo­la de cris­tal pa­ra ga­ran­ti­zar que una per­so­na que es­té en li­ber­tad no vuel­va a co­me­ter un de­li­to. Es un ries­go po­si­ble que asu­me la ley y los ma­gis­tra­dos, que son los ór­ga­nos que la eje­cu­tan.

“Un juez no pue­de pre­su­mir que ha­rá una per­so­na de­te­ni­da cuan­do es­té en li­ber­tad”

—La po­li­cía y no po­cos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos di­cen, en cam­bio, que hay una puer­ta gi­ra­to­ria en la Jus­ti­cia.

—No exis­te esa fa­mo­sa puer­ta gi­ra­to­ria. En ca­da ca­so cuan­do una per­so­na es de­te­ni­da, los jue­ces ana­li­zan el he­cho, los an­te­ce­den­tes de la per­so­na y des­pués toman una re­so­lu­ción con fun­da­men­tos le­ga­les. No exis­te la puer­ta gi­ra­to­ria. Una per­so­na con an­te­ce­den­tes nor­mal­men­te que­da de­te­ni­da más tiem­po has­ta que se toman me­di­das de pre­vi­sión. Reite­ro: el juez re­suel­ve en ba­se al he­cho pa­sa­do y no pue­de es­tar pre­su­mien­do qué ha­rá esa per­so­na es­tan­do en li­ber­tad por­que eso se­ría en­tre­gar a los jue­ces una bo­la de cris­tal pa­ra ha­cer elu­cu­bra­cio­nes y es­to no es po­si­ble en un Es­ta­do de De­re­cho.

—¿Us­ted cree, en­ton­ces, que hay un abu­so de la pri­sión pre­ven­ti­va? Y se lo pre­gun­to, par­ti­cu­lar­men­te, pen­san­do en la pro­vin­cia de Cór­do­ba.

—Creo que hay cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas que lle­van a que ha­ya me­nos em­pleo, me­nos ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, me­nos con­su­mo, que lle­van al

au­men­to de de­li­tos, so­bre to­do con­tra la pro­pie­dad. Lo di­jo el je­fe de Po­li­cía de Bue­nos Ai­res, lo di­cen so­ció­lo­gos, eco­no­mis­tas, me­dios de di­fu­sión, no es una opi­nión per­so­nal, es sen­ti­do co­mún.

Cuan­do hay una si­tua­ción eco­nó­mi­ca de­li­ca­da el ín­di­ce de de­li­tos tien­de a su­bir. Us­ted me pre­gun­ta por Cór­do­ba. Fí­je­se lo que su­ce­dió aquí. Has­ta 2014 se ha­bía lo­gra­do que fue­ra ma­yor la can­ti­dad de pre­sos con­de­na­dos que los so­me­ti­dos a pro­ce­so. Des­de 2015 la ten­den­cia se vie­ne re­vir­tien­do. Lo in­di­can las ci­fras que in­for­ma­ron las au­to­ri­da­des del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio en el úl­ti­mo ha­beas cor­pus en que tu­ve la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par. Las cár­ce­les hoy vuel­ven a es­tar po­bla­das de per­so­nas so­me­ti­das a pro­ce­so y no con­de­na­das.

Ten­go la con­vic­ción de que en la con­duc­ta de los fis­ca­les es­tán in­flu­yen­do los men­sa­jes de los me­dios, que pi­den, an­te el au­men­to del de­li­to, que la gen­te es­té pre­sa. Son con­duc­tas aus­pi­cia­das tam­bién des­de al­gu­nos sec­to­res del Es­ta­do, co­mo por ejem­plo cuan­do se fes­te­ja a un po­li­cía que no tu­vo una con­duc­ta idó­nea, co­mo su­ce­dió en el ca­so Cho­co­bar. Evi­den­te­men­te es­to es lo que se tra­du­ce en es­ta­dís­ti­cas y por ello la sa­tu­ra­ción de las cár­ce­les.

FINO PI­ZA­RRO

PRESION MEDIATICA. El juez Va­ca Narvaja es­tá con­ven­ci­do de que fun­cio­na co­mo in­fluen­cia en los fis­ca­les los men­sa­jes de los me­dios que, an­te el au­men­to del de­li­to, pi­den que la gen­te va­ya pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.