Tan­go­te­ra­pia.

Blan­qui­ta (93) y Ro­ber­to (97) no se co­no­cen, pe­ro gas­tan las pis­tas y tie­nen se­gui­do­res. Pa­ra los ex­per­tos, esa danza ge­ne­ra bie­nes­tar.

Perfil Cordoba - - Portada - ADRIA­NA VA­NO­LI RO­BER­TO SE­GA­RRA

Tie­nen 93 y 97 años y cuen­tan có­mo man­tie­nen la vi­ta­li­dad gra­cias al bai­le.

Blan­qui­ta y Ro­ber­to son dos apa­sio­na­dos por el tango. Ella tie­ne 93 y él cum­ple 98 en sep­tiem­bre. In­te­gran el gru­po de 1.800 per­so­nas ma­yo­res de 80 años en el país, que en su 85% son au­to­de­pen­den­dien­tes. Se co­no­cen, pe­ro no bai­lan jun­tos. Am­bos, en sus mi­lon­gas, son pri­me­ras fi­gu­ras que lle­nan el es­ce­na­rio aun cuan­do to­da­vía no apa­re­cen en es­ce­na. Pa­ra los de­más bai­la­ri­nes, sim­bo­li­zan la pro­me­sa de la pa­sión por siem­pre.

No hay no­che que no asom­bre cuan­do sa­le a la pis­ta. Sus ta­cos al­tí­si­mos di­bu­jan un po­co al ai­re y un po­co al pi­so, me­nos bri­llo­so que su ves­ti­do. Des­de los 15 años que bai­la. Blan­ca Biscochea lle­ga des­de el ba­rrio de San Tel­mo a la mi­lon­ga tres ve­ces por se­ma­na. Ge­ne­ral­men­te a la mis­ma, en la ave­ni­da San Juan, y bai­la con su com­pa­ñe­ro, “el Pu­chu”.

Su me­sa es el pa­so obli­ga­do de to­dos los que lle­gan. Al­gu­nas per­so­nas la co­no­cen, otras la quie­ren co­no­cer. “Yo soy una agra­de­ci­da a la vi­da, y el tango es mi vi­da”, di­ce. Na­ció en Hen­der­son, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, que­dó huer­fa­na de ma­dre a los 13 años, y su pa­dre los crió. De to­dos los her­ma­nos, ella es la úni­ca que apren­dió a bai­lar co­mo él. Co­no­ció a su ma­ri­do bai­lan­do, te­nía 27. Cuan­do él mu­rió, se que­dó quie­ta por dos años. Has­ta que un día vol­vió. “¿Vos sos Blan­qui­ta?”, le pre­gun­tan. La abra­zan, le pi­den fotos, la ce­le­bran. Afue­ra llue­ve to­rren­cial­men­te, aden­tro suena la or­ques­ta de Da­rien­zo. “Si un pen­sa­mien­to feo o tris­te me quie­re ve­nir, pien­so qué me voy a po­ner a la no­che y ahí se me pa­sa”, di­ce. Enemi­go del rock. Pa­ra Ro­ber­to Se­ga­rra, la lle­ga­da del rock cam­bió el am­bien­te de la mi­lon­ga, y cuan­do di­ce es­to se po­ne se­rio. Se aco­mo­da la bu­fan­da a cua­dros y re­fle­xio­na un po­co an­tes de ex­pli­car el con­cep­to. El es de Al­ma­gro, y ma­ne­ja vein­te cua­dras has­ta la mi­lon­ga de la ca­lle Ma­nuel A. Ro­drí­guez cua­tro ve­ces por se­ma­na. Bai­la des­de los 17 años, y en sep­tiem­bre cum­ple 98. “Pa­ra ser un buen bai­la­rín

Hay mu­cho roc­ke­ro bai­lan­do tango, pe­ro yo ten­go 80 años de pis­ta. Si vie­ne un pen­sa­mien­to feo o tris­te, pien­so en qu’e me voy a po­ner a la no­che y se me pa­sa.

BLAN­CA BISCOCHEA

de tango, pri­me­ro y an­te to­do tie­ne que ser hom­bre, man­dar y bai­lar en un me­tro cua­dra­do, co­mo se ha­cía an­tes. Aho­ra se bai­la otra cla­se de tango, las mu­je­res le­van­tan las pier­nas y ha­cen co­sas que los hom­bres no pue­den mar­car”. “El tango es pa­ra bai­lar en gru­po, las ex­hi­bi­cio­nes son so­lo pa­ra los dos que las en­sa­ya­ron. Mi tango lo bai­lo con cual­quier mu­jer de la mi­lon­ga que me acep­te”, acla­ra. “Hay mu­cho roc­ke­ro bai­lan­do tango. Yo ten­go ochen­ta años de pis­ta”, di­ce, y son­ríe con los ojos.

Bie­nes­tar. Pa­ra Gra­cie­la Mer­ca­tan­te, ins­truc­to­ra de tan­go­te­ra­pia, el bai­le tie­ne la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar bie­nes­tar en las per­so­nas, tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo psí­qui­co. “Pe­ro el tango tie­ne par­ti­cu­la­ri­da­des que lo ha­cen es­pe­cial, y la más sig­ni­fi­ca­ti­va es el abra­zo. Abra­zar y ser abra­za­do fa­vo­re­ce dis­tin­tas fun­cio­nes a ni­vel fi­sio­ló­gi­co y ce­re­bral, por lo que po­de­mos de­cir que bai­lar tango es te­ra­péu­ti­co en sí mis­mo”, di­ce la ex­per­ta.

Ade­más, agre­ga, “si le su­ma­mos que es un bai­le de im­pro­vi­sa­ción, de com­pro­mi­so cor­po­ral, de pro­fun­da in­ti­mi­dad y co­mu­ni­ca­ción –to­do lo cual per­mi­te la li­bre ex­pre­sión de sen­ti­mien­tos y emociones–, en el que tenemos que ‘ser’ con el otro, se con­vier­te en una vía pa­ra el tra­ba­jo te­ra­péu­ti­co de au­to­co­no­ci­mien­to, en re­la­cio­nes vin­cu­la­res, en el es­cla­re­ci­mien­to de te­mas o re­so­lu­ción de con­flic­tos, así co­mo en la op­ti­mi­za­ción de la co­mu­ni­ca­ción”.

FOTOS: MAR­CE­LO SILVESTRO

TA­COS. Los za­pa­tos ro­jos de Blan­qui­ta, sus pre­fe­ri­dos des­de los 17.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.