Tras la in­da­ga­to­ria, el juez de­be de­fi­nir la si­tua­ción pro­ce­sal de Hu­go Mo­yano

Fal­tan so­lo al­gu­nas tes­ti­mo­nia­les pa­ra dic­tar o des­car­tar el pro­ce­sa­mien­to del lí­der sin­di­cal. La pre­sen­ta­ción del miér­co­les úl­ti­mo fue acor­da­da por la de­fen­sa y el juzgado.

Perfil Cordoba - - Judiciales - MA­RIA ES­TER RO­ME­RO

El miér­co­les pa­sa­do, a me­dia ma­ña­na, fue in­da­ga­do en los tri­bu­na­les fe­de­ra­les de Cór­do­ba el lí­der sin­di­cal de Ca­mio­ne­ros, Hu­go Mo­yano. El trá­mi­te du­ró apro­xi­ma­da­men­te me­dia ho­ra. Es­tu­vie­ron pre­sen­tes el abo­ga­do de­fen­sor, Da­niel Ller­ma­nos, y el juez de la causa Ale­jan­dro Sán­chez Frey­tes. No fue una “pre­sen­ta­ción es­pon­tá­nea” co­mo sos­tu­vo la de­fen­sa. Fuen­tes tri­bu­na­li­cias in­for­ma­ron a es­te dia­rio que la in­da­ga­to­ria, ci­ta­da ini­cial­men­te pa­ra el 31 de ma­yo y lue­go pos­ter­ga­da, fue acor­da­da en­tre el tri­bu­nal y la de­fen­sa, el día an­te­rior a la fe­cha en que se con­cre­tó el trá­mi­te.

En es­ta causa, Mo­yano es­tá impu­tado por de­frau­da­ción ca­li­fi­ca­da y la­va­do de ac­ti­vos. Tam­bién pe­san los mis­mos car­gos con­tra Pau­lo Vi­lle­gas, te­so­re­ro del Sin­di­ca­to de Ca­mio­ne­ros. Los he­chos re­mi­ten a fi­nes de 2013 cuan­do el gre­mio pa­gó seis mi­llo­nes de pe­sos por cin­co lo­tes en La Fal­da.

Ller­ma­nos pre­sen­tó un es­cri­to en el que pi­dió el ar­chi­vo de las ac­tua­cio­nes al con­si­de­rar que los he­chos in­ves­ti­ga­dos no cons­ti­tu­yen de­li­to.

Ver­sión de­fen­si­va. Los ar­gu­men­tos pa­ra sos­te­ner tal pos­tu­ra son que la ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria se ajus­tó a la nor­ma­ti­va le­gal, pa­gán­do­se el pre­cio de mer­ca­do y se de­cla­ró el mon­to efec­ti­va­men­te abo­na­do, en la es­cri­tu­ra. Tam­bién se se­ña­la que la compra fue be­ne­fi­cio­sa pa­ra el sin­di­ca­to por­que los te­rre­nos son co­lin­dan­tes al ho­tel que po­see en La Fal­da. Y, por úl­ti­mo, atri­bu­yó mo­ti­va­cio­nes po­lí­ti­cas a la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial, til­dan­do de irres­pon­sa­bles las afir­ma­cio­nes de la Pro­ce­lac “por­que no hu­bo des­vío de fon­dos o re­ci­cla­do de ga­nan­cias ilí­ci­tas”.

Fue, de he­cho, la Pro­cu­ra­du­ría de Cri­mi­na­li­dad Eco­nó­mi­ca y La­va­do de Ac­ti­vos quien reali­zó la de­nun­cia en 2014. En ese mo­men­to es­ta­ba al fren­te el fis­cal cor­do­bés, Car­los Go­ne­lla. La pre­sen­tó en la Fis­ca­lía Fe­de­ral 2 lue­go de re­ci­bir informes que pro­du­jo la Uni­dad de In­for­ma­ción Fi­nan­cie­ra (UIF) y, pre­via­men­te, el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad de Cór­do­ba que tie­ne la obli­ga­ción de ele­var informes an­te ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas.

Los te­rre­nos son cin­co y es­tán ubi­ca­dos en el cen­tro de la ciu­dad de La Fal­da. En di­ciem­bre de 2013, Ca­mio­ne­ros pa­gó seis mi­llo­nes de pe­sos por la transac­ción que otras tres per­so­nas, en un su­ce­si­vo pa­sa­ma­nos, pa­ga­ron po­co más de 300 mil pe­sos y 500 mil su­ce­si­va­men­te, so­lo dos me­ses an­tes. Una ta­sa­do­ra ofi­cial es­ti­mó la va­lua­ción de los lo­tes en 964.553 pe­sos.

Hay dos cues­tio­nes me­du­la­res en es­ta causa: el valor real de los lo­tes y el ori­gen del di­ne­ro con el cual fue­ron abo­na­dos. El pa­go se reali­zó en efec­ti­vo.

La jus­ti­cia de­be de­ter­mi­nar si hu­bo o no de­frau­da­ción al sin­di­ca­to de Ca­mio­ne­ros, en el pri­mer ca­so, y si se acre­di­tó el ori­gen de los fon­dos pa­ra pa­gar la compra.

En la causa ya se in­cor­po­ró la es­cri­tu­ra no­ta­rial que da cuen­ta de la ope­ra­ción y don­de fi­gu­ra el mon­to abo­na­do y la fir­ma de Mo­yano. El do­cu­men­to fue la­bra­do por el es­cri­bano Da­niel Fer­nan­do Abat, de La Cum­bre.

Tam­bién se se­cues­tró do­cu­men­ta­ción del sin­di­ca­to pa­ra ve­ri­fi­car si el di­ne­ro des­ti­na­do a la ope­ra­ción fue asen­ta­do en las ero­ga­cio­nes del gre­mio.

En prin­ci­pio, se­gún pu­do co­no­cer PERFIL COR­DO­BA, ha­bría un mon­to com­pa­ti­ble con el pa­go efec­tua­do en di­ciem­bre de 2013.

De to­dos mo­dos, una fuen­te con­sul­ta­da acla­ró que no es­ta­mos fren­te a di­ne­ros de un par­ti­cu­lar sino de una or­ga­ni­za­ción sin­di­cal. Por eso, se­rá im­por­tan­te de­ter­mi­nar si lo que se pa­gó es lo que real­men­te cues­ta el bien ad­qui­ri­do.

Nue­vas tes­ti­mo­nia­les. An­tes de de­fi­nir la si­tua­ción pro­ce­sal de Mo­yano y el res­to de los impu­tados, el juez Sán­chez Frey­tes ci­ta­rá a más tes­ti­gos del sin­di­ca­to de Ca­mio­ne­ros y a un ex­per­to que acla­re cuá­les son los cri­te­rios y pa­rá­me­tros que se to­man pa­ra de­ter­mi­nar el valor de un in­mue­ble.

La di­fe­ren­cia mi­llo­na­ria en­tre la ta­sa­ción de la pe­ri­to ofi­cial, el mon­to que se pa­gó pre­via­men­te y el que abo­nó Ca­mio­ne­ros es el nu­do gor­diano que hay que des­en­tra­ñar.

In­da­ga­to­rias cum­pli­das. Ade­más de Mo­yano y Vi­lle­gas, en la lis­ta de impu­tados fi­gu­ran Jorge Cap­puc­chio (pri­mer titular de los lo­tes), En­ri­que Ma­ri­ñansky, de la em­pre­sa Kiano -que lo su­ce­dió en la compra- y Car­los Me­sías, quien ter­mi­nó ven­dién­do­los a Ca­mio­ne­ros. To­das las ope­ra­cio­nes se rea­li­za­ron en­tre oc­tu­bre y di­ciem­bre de 2013. El miér­co­les pa­sa­do tam­bién de­cla­ró Pau­lo Vi­lle­gas en el Juzgado de Sán­chez Frey­tes. La es­tra­te­gia fue idén­ti­ca a la de Mo­yano. Ller­ma­nos es de­fen­sor de am­bos. Opor­tu­na­men­te, los tres in­ver­so­res pri­va­dos fue­ron in­da­ga­dos, se abs­tu­vie­ron de de­cla­rar, con ex­cep­ción de Me­sías.

Una vez que cul­mi­ne con to­das las de­cla­ra­cio­nes y va­lo­ra­ción de la abun­dan­te prue­ba ob­te­ni­da, el juez Ale­jan­dro Sán­chez Frey­tes re­sol­ve­rá si ca­ben pro­ce­sa­mien­tos, fal­tas de mé­ri­to o so­bre­sei­mien­tos pa­ra los impu­tados.

FINO PI­ZA­RRO

TRAMITE. Lue­go de de­cla­rar, Mo­yano pa­só por la se­de de Ca­mio­ne­ros en Nue­va Cór­do­ba don­de es­tu­vo apro­xi­ma­da­men­te una ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.