Ecua­ción y ex­pe­ri­men­to

Perfil Cordoba - - Cultura / Libros - Au­to­ra: Gé­ne­ro: Otras obras del au­tor:

In­fer­na­les fue­ron aje­nas. Char­lot­te con­si­de­ra­ba que su fa­mi­lia era co­mo “Pa­pas bro­tan­do de un só­tano”. El ais­la­mien­to les ju­ga­ba en con­tra a la ho­ra de dar­se a co­no­cer a esa so­cie­dad que as­pi­ra­ban a con­quis­tar li­te­ra­ria­men­te. De aquí el asom­bro y es­tu­por que pro­du­ce, a lec­to­res y es­tu­dio­sos, ese ge­nio que pa­re­ció ges­tar­se por sí so­lo en un pá­ra­mo pro­vin­ciano.

Las Bron­të des­car­ta­ron a su her­mano de la ecua­ción li­te­ra­ria, cuan­do de­ci­die­ron au­to­pu­bli­car un li­bro que reunie­ra sus poe­sías. Esa es­ci­sión tie­ne un detalle pa­té­ti­co por­que, una vez con­sa­gra­das, Bran­well le con­fe­só a un ami­go cer­cano la ad­mi­ra­ción que le ins­pi­ra­ba el tra­ba­jo de sus her­ma­nas. El pri­mer ex­pe­ri­men­to de las Bron­të ven­dió en un año el fas­tuo­so nú­me­ro de dos ejem­pla­res. Pe­ro el fra­ca­so y el su­ce­si­vo re­cha­zo de los edi­to­res, en vez de ami­la­nar­las, las for­ta­le­ció.

Una vez que se ga­na­ron al pú­bli­co, com­pli­ca­cio­nes le­ga­les y po­si­bles es­ta­fas por par­te de los edi­to­res, las obli­ga­ron a emer­ger de su os­tra­cis­mo, de­jan­do atrás sus ra­ros seu­dó­ni­mos. Nin­gu­na era de­ma­sia­do be­lla, ele­gan­te o due­ña de mo­da­les en­can­ta­do­res. Eran al­go que por en­ton­ces no se co­no­cía en las afec­ta­cio­nes so­cia­les de la rí­gi­da so­cie­dad vic­to­ria­na. Las Bron­të, con sus pa­sio­nes des­car­na­das, con sus am­bi­va­len­cias, con­tra­dic­cio­nes y con su ge­nio y aban­dono fue­ron mu­je­res mo­der­nas. Los pro­to­ti­pos de ese mol­de que que­bra­ría la fi­gu­ra pre­pon­de­ran­te del hom­bre, co­mo con­duc­tor de una so­cie­dad en don­de la mu­jer era un adorno de por­ce­la­na o un ins­tru­men­to.

Los per­so­na­jes prin­ci­pa­les de In­fer­na­les son Char­lot­te y su her-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.