Más de 100 perforaciones para res­ca­tar a los chi­cos atra­pa­dos en la cue­va

tras dos se­ma­nas de en­cie­rro, preo­cu­pan la hi­po­ter­mia y la fal­ta de ai­re. las op­cio­nes son bu­cear o se­guir per­fo­ran­do hue­cos en la mon­ta­ña. aler­ta por el es­ta­do emocional del gru­po.

Perfil Cordoba - - Portada - FLO­REN­CIA BALLARINO

A con­tra­rre­loj. Así tra­ba­jan los res­ca­tis­tas para en­con­trar el mo­do más se­gu­ro de sa­car a los 12 ni­ños y su en­tre­na­dor de fút­bol atra­pa­dos des­de ha­ce dos se­ma­nas en una cue­va de Tham Luang, en el nor­te de Tai­lan­dia. Las au­to­ri­da­des ase­gu­ran que las con­di­cio­nes para el res­ca­te “son has­ta aho­ra las me­jo­res” y ba­ra­jan dos al­ter­na­ti­vas para la sa­li­da del gru­po: bu­cear a tra­vés de los pa­sa­di­zos inun­da­dos o en­con­trar un hue­co en la mon­ta­ña por don­de sa­car­los. Para eso ayer rea­li­za­ron más de cien perforaciones ver­ti­ca­les pe­ro aún no lo­ca­li­za­ron la po­si­ción del equi­po ju­ve­nil de fút­bol. Las ope­ra­cio­nes para el res­ca­te se ace­le­ra­ron en las úl­ti­mas ho­ras an­te el ries­go de que las llu­vias del mon­zón se­llen la gru­ta y la con­fir­ma­ción de una ba­ja del ni­vel de oxí­geno den­tro de la cue­va. “La hi­per­cap­nia (ni­ve­les al­tos de CO2 en san­gre) es el prin­ci­pal ries­go aso­cia­do a la prác­ti­ca de la es­pe­leo­lo­gía”, le ex­pli­có a PER­FIL Ivan­na Bus­tos, coor­di­na­do­ra Eje­cu­ti­va del Pro­gra­ma de Do­cen­cia e Ins­truc­ción Per­ma­nen­te del SAME. “Al con­su­mo de oxí­geno am­bien­tal en ese es­pa­cio re­du­ci­do se agre­ga el au­men­to de la pro­duc­ción de dió­xi­do de car­bono, en par­te pro­duc­to de la res­pi­ra­ción y en par­te por pre­ci­pi­ta­ción cal­cí­ti­ca pro­pia del am­bien­te de las ca­ver­nas”, agre­gó la ex­per­ta.

Las con­di­cio­nes de vi­da den­tro de la ca­ver­na son du­ras: fal­ta luz na­tu­ral –lo que al­te­ra el rit­mo bio­ló­gi­co– y hay ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. “Es­ta­mos bien, pe­ro ha­ce un po­co de frío aquí”, se lee en una de las car­tas que los chi­cos en­via­ron ayer, a tra­vés de los bu­zos, a sus fa­mi­lia­res (ver re­cua­dro).

“En res­ca­tes en ca­ver­nas, la hi­po­ter­mia de la víctima y de los res­ca­ta­do­res es una preo­cu­pa­ción ini­cial y prin­ci­pal de quie­nes es­tén al man­do. Se de­be con­si­de­rar la gran am­pli­tud tér­mi­ca co­mo un fac­tor de es­trés que re­quie­re la ob­ser­va­ción y eva­lua­ción cons­tan­tes”, agre­gó Bus­tos, au­to­ra de va­rios tra­ba­jos so­bre asis­ten­cia sa­ni­ta­ria en es­pe­leo­lo­gía.

Im­pac­to. En el in­te­rior de la cue­va los chi­cos es­tán sien­do aten­di­dos por una de­ce­na de mi­li­ta­res, en­tre ellos un mé­di­co y un psi­có­lo­go. Gra­cias a la in­ges­ta de com­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos, el gru­po re­cu­pe­ra po­co a po­co las fuer­zas con vis­tas a la sa­li­da de la cue­va. Pe­ro uno de los as­pec­tos que más preo­cu­pa, tan­to a fa­mi­lia­res co­mo a las au­to­ri­da­des, es el es­ta­do emocional del gru­po.

“El fac­tor psi­co­ló­gi­co, lo que im­pli­ca la pro­tec­ción de la sa­lud men­tal, es cla­ve en es­tos mo­men­tos y pos­te­rior­men­te al res­ca­te. Se de­be tra­ba­jar so­bre los tres fac­to­res que mo­du­lan el im­pac­to del es­trés que pro­du­cen las si­tua­cio­nes ex­tre­mas: el apo­yo psi­co­so­cial, re­cu­pe­rar al­go de la di­men­sión del con­trol in­terno per­di­do e in­ten­tar re­du­cir al má­xi­mo la per­cep­ción de ame­na­za”, sos­tu­vo la mé­di­ca psi­quia­tra Silvia

“Man­te­ner la es­pe­ran­za es cru­cial, así co­mo el con­tac­to con la su­per­fi­cie”

Ben­to­li­la, del equi­po re­gio­nal de res­pues­ta en emer­gen­cias de la OPS/OMS.

“Es im­por­tan­te que ha­yan po­di­do to­mar con­tac­to con sus fa­mi­lias. Y tam­bién man­te­ner una or­ga­ni­za­ción, un sis­te­ma de ru­ti­nas. Por ejem­plo, en es­te ca­so, les es­tán en­se­ñan­do a bu­cear. Eso re­du­ce el im­pac­to de las reac­cio­nes del es­trés que des­en­ca­de­na es­tar ex­pues­tos a si­tua­cio­nes ex­tre­mas”, agre­gó.

Para Bus­tos, los chi­cos cuen­tan con la ven­ta­ja de ser de­por­tis­tas, par­te de un equi­po, de un gru­po de ami­gos: “que ha­yan to­ma­do con­tac­to con los es­pe­leo­bu­zos au­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus es­pe­ran­zas de sa­lir de allí, que ha­yan re­ci­bi­do ali­men­tos, abri­go y aten­ción de sus le­sio­nes los ha­ce sen­tir acom­pa­ña­dos y con al­tas ex­pec­ta­ti­vas de re­unir­se nue­va­men­te con sus fa­mi­lias. Man­te­ner esa es­pe­ran­za es cru­cial, co­mo tam­bién lo es man­te­ner abier­to un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción con la su­per­fi­cie”.

¿Cuál se­rá el im­pac­to en la sa­lud men­tal de los jó­ve­nes? ¿Pue­den su­frir es­trés pos­trau­má­ti­co? “No ne­ce­sa­ria­men­te. Si se tra­ba­ja in­ten­tan­do re­du­cir el im­pac­to del es­trés, se re­du­ce el ries­go de las con­se­cuen­cias pa­to­ló­gi­cas a pos­te­rio­ri. Lo que es su­ma­men­te im­por­tan­te es ha­cer un se­gui­mien­to a lar­go pla­zo una vez res­ca­ta­dos. Para que no ocu­rra co­mo pa­só, por ejem­plo, con mu­chos de los mi­ne­ros de Chi­le que tu­vie­ron una afec­ta­ción psi­co­ló­gi­ca im­por­tan­te por no te­ner se­gui­mien­to”, con­clu­yó Ben­to­li­la.

Un so­co­rris­ta he­ri­do en me­dio de las ta­reas y con­mo­ve­do­ras car­tas es­cri­tas por los ni­ños.

SIN DES­CAN­SO. Es­pe­leo­bu­zos tra­ba­jan para lle­var abri­go, co­mi­da y tu­bos de oxí­geno a los do­ce chi­cos y un pro­fe­sor atra­pa­dos ha­ce dos se­ma­nas. El re­co­rri­do tie­ne va­rios ki­ló­me­tros y tra­mos an­gos­tos: se ne­ce­si­tan on­ce ho­ras para un tra­yec­to de ida y vuel­ta has­ta los ni­ños.

HEROES. La muer­te de uno de los res­ca­tis­tas, no des­alen­tó el tra­ba­jo de los bu­zos.

FO­TOS: AFP

ki­ló­me­tros y tra­mos an­gos­tos: se ne­ce­si­tan on­ce ho­ras para un tra­yec­to de ida y vuel­ta has­ta los ni­ños.

EX­TE­RIOR. Fa­mi­lia­res re­zan an­te la en­tra­da de la cue­va Tham Luang. Mien­tras, so­co­rris­tas dre­nan el agua a la es­pe­ra de con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles para el res­ca­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.