El que sa­be, ¿sa­be?

Perfil Cordoba - - Ideas - EZE­QUIEL SPECTOR*

so­bre la reali­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país. Es­to a ve­ces trans­mi­te la idea de que hay al­go es­pe­cial en su opi­nión, en el sen­ti­do de te­ner ma­yor je­rar­quía que la de cual­quier ciu­da­dano. Sin em­bar­go, aun­que pue­da te­ner co­no­ci­mien­to in­dis­cu­ti­do so­bre su cam­po, su opi­nión so­bre la co­yun­tu­ra na­cio­nal tie­ne la mis­ma je­rar­quía que la de cual­quier per­so­na. La úni­ca di­fe­ren­cia es que los fa­mo­sos pue­den ex­pre­sar­la en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

La mis­ma con­fu­sión se pro­du­ce a ve­ces en el con­tex­to de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Un gran de­por­tis­ta tie­ne una ex­pe­rien­cia in­dis­cu­ti­da en su ac­ti­vi­dad, pe­ro eso no im­pli­ca que va­ya a ser un buen di­ri­gen­te. El desem­pe­ño de un ar­tis­ta pue­de ser ad­mi­ra­ble, pe­ro no por eso es­tá me­jor pre­pa­ra­do pa­ra asu­mir un car­go po­lí­ti­co. Y un pres­ti­gio­so no­ve­lis­ta no tie­ne por qué te­ner vas­to co­no­ci­mien­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Por su­pues­to, un fa­mo­so pue­de ad­qui­rir pe­ri­cia en te­mas aje­nos a su cam­po. Es per­fec­ta­men­te po­si­ble que al­guien así es­tu­die y se for­me pa­ra afron­tar nue­vos desafíos en otras áreas. El pun­to es que es­ta pre­pa­ra­ción adi­cio­nal es ne­ce­sa­ria en igual me­di­da que lo es pa­ra cual­quier ciu­da­dano de a pie. Tar­da lo mis­mo. No em­pie­za con ven­ta­ja.

Por otra par­te, de­be te­ner­se es­pe­cial cui­da­do en cier­tos con­tex­tos, en los que por su na­tu­ra­le­za es fá­cil con­fun­dir di­fe­ren­tes áreas del co­no­ci­mien­to. Ha ocu­rri­do, por ejem­plo, que a un es­pe­cia­lis­ta en ae­ro­náu­ti­ca se le pre­gun­te so­bre la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de la ae­ro­lí­nea de ban­de­ra, que a un ex­per­to en edu­ca­ción se le pre­gun­te si la edu­ca­ción re­li­gio­sa en los co­le­gios pú­bi­cos vul­ne­ra la Cons­ti­tu­ción, o que un mé­di­co ex­per­to en des­nu­tri­ción in­fan­til se ex­pla­ye so­bre cuál es la me­jor for­ma de re­du­cir la po­bre­za. No obs­tan­te, un es­pe­cia­lis­ta en ae­ro­náu­ti­ca no ne­ce­sa­ria­men­te lo sea en fi­nan­zas, un ex­per­to en edu­ca­ción no ne­ce­sa­ria­men­te lo sea en de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal, y un pres­ti­gio­so mé­di­co no ne­ce­sa­ria­men­te se­pa mu­cho so­bre qué po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas son más pro­pen­sas a re­du­cir la po­bre­za. Qui­zá ten­gan opi­nio­nes in­tere­san­tes tam­bién so­bre esos te­mas, pe­ro no son, ha­blan­do es­tric­ta­men­te, opi­nio­nes ca­li­fi­ca­das.

Es­tas con­si­de­ra­cio­nes son re­le­van­tes pa­ra for­mar una cul­tu­ra pú­bli­ca más ma­du­ra. Só­lo re­quie­re in­cor­po­rar una sim­ple re­gla: es po­si­ble que un ex­per­to en un área ten­ga opi­nio­nes ab­sur­das en otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.