Ru­sia re­cha­za el arres­to de una su­pues­ta es­pía en EE.UU. por ‘inacep­ta­ble’

Perfil Cordoba - - Internacionales - AFP Y DPA

El arres­to en Es­ta­dos Uni­dos de Ma­ria Bu­ti­na, una ru­sa acu­sa­da de haber in­ten­ta­do, en se­cre­to, te­ner in­fluen­cia en or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses a cuen­ta de Ru­sia, es “inacep­ta­ble”, de­cla­ró ayer el ministro ru­so de Relaciones Ex­te­rio­res, Ser­guéi La­vrov, a su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, Mi­ke Pom­peo.

En una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, La­vrov “sub­ra­yó que las ac­cio­nes de las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses que de­tu­vie­ron a la ciu­da­da­na ru­sa [Ma­ria] Bu­ti­na en vir­tud de unas acu­sa­cio­nes fal­sas son inacep­ta­bles”, in­di­có en un co­mu­ni­ca­do la Can­ci­lle­ría ru­sa.

La­vrov tam­bién se­ña­ló que era “ne­ce­sa­rio li­be­rar­la lo an­tes po­si­ble”, se­gún el mi­nis­te­rio.

Res­pon­sa­ble. Bu­ti­na, de 29 años, fue arres­ta­da en Es­ta­dos Uni­dos por haber ac­tua­do “como agen­te de un go­bierno ex­tran­je­ro”.

Es­tá acu­sa­da de haber “in­fil­tra­do or­ga­ni­za­cio­nes” po­lí­ti­cas “pa­ra pro­mo­ver los in­tere­ses de la Fe­de­ra­ción de Ru­sia”, se­gún el ac­ta de acu­sa­ción, que men­cio­na una “or­ga­ni­za­ción que mi­li­ta por el de­re­cho a por­tar ar­mas”.

La Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos acu­sa a Bu­ti­na de haber tra­ba­ja­do en ese país des­de 2015 has­ta al me­nos fe­bre­ro de 2017 por ins­truc­ción de un miem­bro del go­bierno ru­so.

Bu­ti­na in­gre­só a Es­ta­dos Uni­dos con una vi­sa de es­tu­dian­te y se ma­tri­cu­ló en la Ame­ri­can Uni­ver­sity en Was­hing­ton. El FBI cree que uti­li­zó los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios pa­ra ca­mu­flar su ac­ti­vi­dad como agen­te se­cre­ta.

La joven, que ase­gu­ra ser inocen­te, com­pa­re­ció el miér­co­les an­te un tri­bu­nal de Was­hing­ton. Po­dría en­fren­tar al me­nos diez años de pri­sión.

El miér­co­les, el Krem­lin con­si­de­ró que el arres­to te­nía por “ob­je­ti­vo cla­ro mi­ni­mi­zar el efec­to po­si­ti­vo” de la cum­bre en­tre el pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Putin, y su par es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, el lu­nes en Hel­sin­ki.

Cin­co días des­pués de es­ta cum­bre, La­vrov y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se “in­ter­cam­bia­ron sus pun­tos de vis­ta so­bre las pers­pec­ti­vas pa­ra el desa­rro­llo de las relaciones en­tre nues­tros paí­ses, con el ob­je­ti­vo de nor­ma­li­zar­las”, in­di­có el mi­nis­te­rio ru­so.

La con­ver­sa­ción en­tre La­vrov y Pom­peo tu­vo lu­gar “a ini­cia­ti­va es­ta­dou­ni­den­se”, afir­mó el mi­nis­te­rio, que agre­gó que am­bos tam­bién ha­bla­ron so­bre el con­flic­to si­rio y la “po­si­ble coope­ra­ción de Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos con otros paí­ses pa­ra re­sol­ver la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en Si­ria”.

Acu­sa­da de haber “in­fil­tra­do or­ga­ni­za­cio­nes”, se ex­po­ne a diez años de pri­sión

Cam­pa­ña. El vier­nes, la Can­ci­lle­ría ru­sa lan­zó una cam­pa­ña en in­ter­net a fa­vor de la li­be­ra­ción de la joven.

El mi­nis­te­rio re­em­pla­zó su ima­gen de per­fil en Twit­ter por la de Bu­ti­na, jun­to al hash­tag #FreeMa­riaBu­ti­na.

Los ser­vi­cios secretos es­ta­dou­ni­den­ses acu­san a Ru­sia de haber per­pe­tra­do ci­be­ra­ta­ques pa­ra in­fluir en las elec­cio­nes de 2016.

AP

DU­RA. La joven es­tá acu­sa­da de es­piar pa­ra la Fe­de­ra­ción Ru­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.