Rehe­nes del sta­tu quo

Perfil Cordoba - - PERFIL - JOR­GE FONTEVECCHIA

Pe­ro a ni­vel na­cio­nal, el so­lo de Cristina co­mo or­de­na­do­ra del ma­pa po­lí­ti­co y Ma­cri co­mo su an­ta­go­nis­ta pro­du­ce has­tío y desa­zón. Los de­cep­cio­na­dos, con iro­nía tris­te, se pre­gun­tan si la úni­ca sa­li­da que les que­da es es­pe­ran­zar­se con un triun­fo de Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer.

Ma­cri es hoy una he­ri­da abier­ta car­ga­da de emo­cio­nes en­tre sus vo­tan­tes. Es­tán los enoja­dos con él, pe­ro co­mo el enojo es por ha­ber­le creíHa­bría

do, tam­bién es­tán enoja­dos con­si­go mis­mos. Y es­tán los que, en su pro­ce­so de due­lo, ya pa­sa­ron a la fa­se si­guien­te asu­mien­do su de­sen­can­to en for­ma de re­sig­na­ción pe­ro re­ti­ran­do el de­seo de la po­lí­ti­ca, pa­ra no co­rrer el ries­go de vol­ver a de­silu­sio­nar­se.

En el Go­bierno con­fían en que la eco­no­mía es­té me­jor den­tro de un año, pe­ro aun así les fal­ta­ría atra­ve­sar la eta­pa de em­peo­ra­mien­to de los pró­xi­mos me­ses, cuan­do se su­fri­rán las con­se­cuen­cias de la me­ga­de­va­lua­ción del úl­ti­mo se­mes­tre. Se con­sue­lan con que siem­pre ga­na­ron arran­can­do de per­de­do­res: en 2015 Mas­sa y Scio­li fue­ron los pri­me­ros, y en 2017 ga­na­ba Cristina. “Si es­tan­do en el peor mo­men­to de Ma­cri aún Cam­bie­mos pe­lea por ser la pri­me­ra mi­no­ría, te­ne­mos más pa­ra ga­nar que pa­ra per­der”, sos­tie­nen, op­ti­mis­tas.

Com­pe­tir con Cristina en 2019 ale­gra al Go­bierno por­que el re­cha­zo que pro­du­ce la ex pre­si­den­ta la ha­ce el me­jor ri­val en un ba­llot­ta­ge, pe­ro jue­ga con fue­go por­que Trump pue­de to­mar al­gu­na me­di­da he­te­ro­do­xa el año pró­xi­mo y en cin­co me­ses cam­biar to­tal­men­te nues­tra eco­no­mía y hu­mor so­cial, co­mo en­tre di­ciem­bre y ma­yo úl­ti­mo (no so­lo por Trump). Pe­ro la ame­na­za de que Cristina Kirch­ner pue­da ga­nar le sir­ve al Go­bierno pa­ra lo­grar más apo­yos de la po­lí­ti­ca y del sec­tor pri­va­do, aun­que a un cos­to al­to: lo que po­dría ser fun­cio­nal en la eta­pa preelec­to­ral 2018-2019 po­dría ser una pe­sa­da hi­po­te­ca en

2020-2021 si el kirch­ne­ris­mo tu­vie­ra más vo­tos que el pe­ro­nis­mo y en el Con­gre­so cre­cie­ra la can­ti­dad de le­gis­la­do­res K, di­fi­cul­tán­do­le la apro­ba­ción de le­yes de un se­gun­do man­da­to.

Es­te es el gran di­le­ma de Ma­cri y de Cristina Kirch­ner. Pa­ra ser re­elec­to, Ma­cri apues­ta a que Cristina Kirch­ner le ga­ne al pe­ro­nis­mo, ha­cien­do im­po­si­ble des­pués la apro­ba­ción de le­yes, co­mo la re­for­ma la­bo­ral y tri­bu­ta­ria, sin las cua­les su se­gun­do man­da­to no ge­ne­ra­ría cam­bios. Tam­bién Cristina Kirch­ner su­fre su pro­pia pa­ra­do­ja, por­que si lle­ga­ra a ga­nar no po­dría, en 2020, ha­cer dis­tri­bu­cio­nis­mo ni otra for­ma de eco­no­mía po­pu­lar por­que no es­ta­rían más los re­cur­sos con los que con­ta­ron ella y su ma­ri­do ha­ce una dé­ca­da. Nue­va­men­te, lo que es bueno pa­ra ga­nar la elec­ción no es bueno lue­go pa­ra go­ber­nar. Y el “pa­ra qué” ga­nar afec­ta al “có­mo”.

Vie­nen me­ses de me­lan­co­lía y es­cep­ti­cis­mo. El fu­tu­ro del Go­bierno de­pen­de­rá de los re­sul­ta­dos que pue­da mos­trar pe­ro, aun con ellos, le se­rá di­fí­cil vol­ver a cau­ti­var a una so­cie­dad que per­dió la es­pe­ran­za.

Otra pa­la­bra que exis­te so­lo en una len­gua que ex­pre­sa la emo­cio­na­li­dad ac­tual ar­gen­ti­na es

En ja­po­nés, es “va­lor”, y “au­sen­cia”, y es usa­da pa­ra re­fle­jar el pe­sar fren­te al mal­gas­to de al­go va­lio­so co­mo el tiem­po. El mi­to de Sí­si­fo si los ar­gen­ti­nos vol­vié­ra­mos en 2019 a 2015.

FOTOS: CEDOC PER­FIL

SUS­TI­TU­TAS. Una re­em­pla­zó a Rial en la TV. La otra, al Pre­si­den­te en el ac­to ofi­cial de la Ru­ral.

VOL­VER AL FU­TU­RO po­la­ri­za­do en­tre Ma­cri y Cristina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.