De em­pa­na­des y de­más me­nes­te­res

Perfil Cordoba - - Ideas - MAXIMO PAZ*

Te­nía diez años, y es­ta­ba cul­ti­van­do mi pa­sión por la lec­tu­ra. Por eso, una tar­de, to­mé un vie­jo li­bro de cuen­tos y co­men­cé a ho­jear­lo, has­ta que una his­to­ria ab­sor­bió mi aten­ción: en su nu­do na­rra­ti­vo, el pro­ta­go­nis­ta, de­ci­día cam­biar en for­ma uni­la­te­ral el sig­ni­fi­ca­do de las pa­la­bras: re­sol­vió lla­mar pe­rro a la me­sa, ven­ta­na a la luz, día a la ca­mi­sa; y así con­ti­nuó asig­nan­do sig­ni­fi­ca­dos alea­to­rios a to­do el vo­ca­bu­la­rio de la len­gua cas­te­lla­na… Es­ta his­to­ria, leí­da du­ran­te mi ni­ñez, me re­cor­dó el de­ba­te y la con­tro­ver­sia ac­tual ge­ne­ra­da a par­tir de la emer­gen­cia e in­sis­ten­te pro­mo­ción del “len­gua­je in­clu­si­vo”.

Es­te es un fe­nó­meno que ha obli­ga­do a las aca­de­mias de las prin­ci­pa­les len­guas del mun­do a dis­cu­tir su via­bi­li­dad. En al­gu­nos ca­sos, co­mo en Fran­cia, lo re­cha­za­ron de plano. Pe­ro en Ar­gen­ti­na, dis­tin­tos sec­to­res han abra­za­do es­ta pro­pues­ta: co­lec­ti­vos en don­de el “mas­cu­lino co­mo gé­ne­ro abar­ca­dor” no re­sul­ta sa­tis­fac­to­rio. Y por su­pues­to, tam­bién ha ge­ne­ra­do re­sis­ten­cia en otros ám­bi­tos. En mi ca­so, pro­pon­go al lec­tor un ejer­ci­cio ana­lí­ti­co: El len­gua­je siem­pre cam­bia. Ya lo in­di­ca­ba a prin­ci­pios del si­glo XX el se­mió­lo­go Fer­di­nand de Saus­su­re: al usar el len­gua­je lo man­te­ne­mos en el tiem­po, pe­ro a la vez in­tro­du­ci­mos li­ge­ras va­ria­cio­nes que se van adop­tan­do en fun­ción de su uti­li­dad o acep­ta­ción ge­ne­ral. La cla­ve es­tá allí: to­do cam­bio en el len­gua­je es pro­gre­si­vo, mo­de­ra­do y con­sen­sua­do. To­dos de­be­mos es­tar de acuer­do en la va­ria­ción, ver­la co­mo al­go po­si­ti­vo y una vez que es­to su­ce­de, el cam­bio ope­ra con éxi­to.

El len­gua­je surge en for­ma es­pon­tá­nea. No es po­si­ble lo­grar un cam­bio en nin­gu­na len­gua ex­clu­si­va­men­te des­de un so­lo sec­tor so­cial. El len­gua­je es una cua­li­dad ex­clu­si­va­men­te hu­ma­na, que sur­gió es­pon­tá­nea­men­te y que se per­fec­cio­nó y di­ver­si­fi­có du­ran­te mi­les de años. Nin­gu­na agru­pa­ción, es­ta­ría ca­pa­ci­ta­da pa­ra mo­di­fi­car las re­glas de una len­gua. Pue­de pro­po­ner, y el res­to tal vez acep­te y adop­te. La mi­li­tan­cia, es una ins­tan­cia de se­gun­do or­den. Los ni­ños pe­que­ños (por in­efi­cien­cia) y los ado­les­cen­tes (por re­bel­de es­no­bis­mo), han si­do los cam­peo­nes en la in­tro­duc­ción de cam­bios uni­la­te­ra­les en la len­gua. Lo in­só­li­to de es­te ca­so, es la in­tro­duc­ción de los adul­tos en el ejer­ci­cio.

Lo que ob­ser­va­mos es un pro­ce­so no-es­pon­tá­neo, de in­tro­duc­ción del “len­gua­je in­clu­si­vo”. Ya he­mos te­ni­do una ex­pe­rien­cia pa­re­ci­da: el idio­ma es­pe­ran­to. Desa­rro­lla­do en 1880, fue un in­ten­to de crear una len­gua uni­ver­sal; pe­ro lue­go de ca­si un si­glo y me­dio de vi­da, so­la­men­te dos mi­llo­nes de per­so­nas lo ha­blan en el mun­do. La his­to­ria nos mues­tra que la im­po­si­ción en el len­gua­je im­pli­ca un fra­ca­so.

En el ca­so del len­gua­je in­clu­si­vo, tal vez vea de­bi­li­ta­da su im­ple­men­ta­ción a par­tir de los fac­to­res no-lin­güís­ti­cos que es­tán en el bac­kof­fi­ce del pro­ce­so: mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca, mi­li­tan­cia de gé­ne­ro, mi­li­tan­cia so­cial; o sea, cues­tio­nes que no son ni pro­gre­si­vas, ni con­sen­sua­les y que no co­la­bo­ran con la na­tu­ra­li­za­ción de las va­ria­cio­nes lin­güís­ti­cas. El tér­mino “in­clu­si­vo” ya de­li­mi­ta el fe­nó­meno: si ha­bla­mos de in­cluir, quie­re de­cir que al­guien es­ta­ba ex­clui­do. O sea: la ten­sión es­truc­tu­ral –la grie­ta– ya se ins­ta­la des­de su nom­bre.

Aquí ter­mi­na el aná­li­sis téc­ni­co. Una úl­ti­ma re­fle­xión, pa­ra com­par­tir: el cas­te­llano, es ex­tre­ma­da­men­te bello. Po­de­mos usar las mis­mas pa­la­bras de siem­pre pa­ra de­cir co­sas nue­vas, que sean in­clu­si­vas y trans­for­ma­do­ras. O po­de­mos uti­li­zar pa­la­bras nue­vas. En to­do ca­so, el pro­ble­ma ra­di­ca en los tér­mi­nos en la ca­li­dad de los pen­sa­mien­tos y de las obras que ge­ne­re­mos. La pro­pues­ta: use­mos el cas­te­llano sin ex­te­nuar­lo, ni ex­te­nuar­nos.

Va­le de­cir que el per­so­na­je en el cuen­to, lue­go de apren­der su pro­pio len­gua­je, ajeno a las ne­ce­si­da­des con­cre­tas del mun­do, no pu­do co­mu­ni­car­se más; y que­dó su­mi­do en una tris­te de­pre­sión. Oja­lá no ocu­rra en es­te ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.