To­do eso que lla­ma­mos mun­do

Perfil Cordoba - - Cultura -

Pa­re­cie­ra que no hay na­die a car­go por­que las au­to­ri­da­des tra­di­cio­na­les han caí­do y han apa­re­ci­do nue­vas fi­gu­ras co­mo los gu­rúes me­diá­ti­cos o ase­so­res de sa­lud con los que la so­cie­dad se iden­ti­fi­ca, pe­ro so­lo tem­po­ral­men­te.

–Las ex­pe­ri­men­ta­cio­nes de la in­dus­tria quí­mi­ca di­ri­gi­das al ám­bi­to mi­li­tar pa­ra ela­bo­rar dro­gas que aca­ben con la an­gus­tia es un te­ma que la cien­cia fic­ción ya ha­bía anticipado. ¿Qué ti­po de so­cie­dad se­ría aque­lla que es­tu­vie­ra con­for­ma­da por su­je­tos li­bres de an­gus­tia?

—Se­ría una muy pe­li­gro­sa, por­que la an­gus­tia es un afec­to esen­cial cuan­do nos co­mu­ni­ca­mos con otros. Siem­pre hay una pre­gun­ta que pro­vo­ca la an­gus­tia: ¿quién soy yo pa­ra el Otro? Y en esa pre­gun­ta apa­re­ce la po­si­bi­li­dad de sen­tir cul­pa o ver­güen­za por nues­tros ac­tos. Una so­cie­dad sin an­gus­tia se­ría de una cruel­dad im­pen­sa­ble, por­que la an­gus­tia no so­lo nos pa­ra­li­za, sino que nos ha­ce pen­sar en las re­la­cio­nes so­cia­les.

—Si la caí­da de la fi­gu­ra de au­to­ri­dad es uno de los ma­yo­res mo­ti­vos de an­gus­tia, ¿qué pa­sa con los mo­vi­mien­tos au­to­ges­ti­vos don­de la so­cie­dad po­ne en cues­tión la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca y el po­der se vuel­ve trans­ver­sal?

—No de­be­ría­mos te­ner nos­tal­gia so­bre las for­mas de au­to­ri­dad an­te­rio­res, co­mo la fi­gu­ra pa­ter­na o la Igle­sia. Pe­ro la so­cie­dad cam­bió, y el he­cho de que ya no fun­cio­nen no es ne­ce­sa­ria­men­te ma­lo. Creo que la fal­ta de con­fian­za en las au­to­ri­da­des es le­gí­ti­ma. Las per­so­nas bus­can sin em­bar­go pun­tos de iden­ti­fi­ca­ción, por eso bus­can nue­vos ti­pos de au­to­ri­dad.

—¿Es po­si­ble ma­ne­jar la an­gus­tia en una so­cie­dad trans­ver­sal que no ten­ga lí­de­res que la con­duz­can?

—Sí, creo que sí. ¿Por qué pen­sar en un lí­der co­mo al­guien que dis­mi­nu­ya la an­gus­tia? Las nue­vas for­mas de so­cia­li­za­ción que emer­gen en in­ter­net, los nue­vos gru­pos, a me­nu­do no tie­nen un lí­der cla­ro. Y pa­ra las per­so­nas pue­de ser un ali­vio per­te­ne­cer a una nue­va tri­bu y cuan­do em­pie­zan a se­guir a al­guien que adop­tan co­mo lí­der, se cie­rran.

—En el ca­pí­tu­lo don­de se des­cri­ben las an­gus­tias de la ma­ter­ni­dad en su ver­sión ex­tre­ma, el in­fan­ti­ci­dio, apa­re­cen di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res. En el ca­so de los hom­bres, el in­fan­ti­ci­dio se­ría vis­to co­mo una ex­ten­sión del cri­men de gé­ne­ro. ¿Es­to ten­dría que ver con la in­ci­den­cia del pa­triar­ca­do?

—Sí, creo que sí. Los de­li­tos que los hom­bres co­me­ten con­tra sus hi­jos son mu­cho me­nos im­por­tan­tes pa­ra los me­dios, que se en­fo­can en las ma­dres. Con los hom­bres se con­tex­tua­li­za, se ha­bla de que es­tos hom­bres fue­ron aban­do­na­dos y se en­cuen­tra una ex­pli­ca­ción ló­gi­ca pa­ra ese ti­po de de­li­to. En cuan­to a las mu­je­res es dis­tin­to. A ve­ces las mu­je­res co­me­ten es­tos de­li­tos pa­ra cas­ti­gar al es­po­so, co­mo es el ca­so de Me­dea. Lo que ex­pe­ri­men­ta­mos ca­da vez más es una an­gus­tia pro­pia de las mu­je­res cuan­do se vuel­ven ma­dres, ellas su­fren una pre­sión so­cial ba­sa­da en una idea de ma­ter­ni­dad con la que se las per­si­gue. La per­cep­ción es que to­do es­tá en ma­nos de los pa­dres, y eso ge­ne­ra mu­cha cul­pa. Y en una so­cie­dad pa­triar­cal las ma­dres sien­ten cul­pa por no ser su­fi­cien­te­men­te bue­nas.

—¿La sa­li­da a la an­gus­tia si­gue sien­do in­di­vi­dual, a tra­vés de la psi­co­te­ra­pia, o es co­lec­ti­va?

—Creo que am­bas co­sas a la vez. Pe­ro si en­con­trá­ra­mos la ma­ne­ra de crear un dis­cur­so que con­tra­rres­ta­ra la pa­ra­noia y cam­biá­ra­mos los idea­les neo­li­be­ra­les de éxi­to, be­lle­za y re­co­no­ci­mien­to, se­ría un gran pa­so que de­fi­ni­ti­va­men­te ali­via­ría la an­gus­tia pa­ra mu­chas per­so­nas.

NESTOR GRASSI

So­ció­lo­ga y fi­ló­so­fa, su obra fue tra­du­ci­da a más de 15 idio­mas.

RE­NA­TA SA­LECL.

CEDOC

ATEN­TA­DOS. La an­gus­tia que sub­ya­ce en un mun­do en per­ma­nen­te es­ta­do de ca­tás­tro­fe y caos es uno de los tó­pi­cos del li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.