Ul­ti­ma pa­la­bra del cre­púscu­lo

Perfil Cordoba - - Cultura -

Mi signo es de fue­go. Poe­sía com­ple­ta a res­ca­tes im­pres­cin­di­bles, asu­me una ta­rea que al­gu­nos co­no­ce­do­res de los pe­ri­plos de la dis­per­sión que ca­rac­te­ri­zó a Glau­ce, creían im­po­si­ble, o in­fi­ni­ta.

La no­ta in­tro­duc­to­ria de su edi­tor y al­ba­cea, Ju­lio Castellanos, es un be­llo ho­me­na­je –cá­li­da puer­ta de in­gre­so a una poe­sía que “vi­bra la des­nu­dez de la exis­ten­cia”. Un es­pe­cial co­no­ci­mien­to de la poe­ta re­ve­la a un lec­tor muy ati­na­do. Na­ci­da en Río Cuar­to en 1928, pro­lí­fi­ca, in­con­te­ni­ble, re­cién en 1987 la poe­sía de Bal­do­vin ve­rá la luz de las edi­cio­nes, que se su­ce­de­rán con la ve­lo­ci­dad de un ra­yo has­ta el año de su muer­te, en 1995. La pre­dis­po­si­ción fa­mi­liar ha he­cho que su obra si­guie­ra edi­tán­do­se, reunién­do­se, has­ta es­te vo­lu­men com­ple­to. “La poe­ta tu­vo, du­ran­te años –sub­ra­ya Castellanos– el ra­ro des­tino de ser qui­zás más men­cio­na­da y pon­de­ra­da que leí­da.”

En la bio­gra­fía de Bal­do­vin, la mi­li­tan­cia ju­ve­nil co­mu­nis­ta y lue­go su par­ti­ci­pa­ción en el ERP y la des­apa­ri­ción de su hi­jo Ser­gio for­ja­ron una mi­ra­da de la re­sis­ten­cia, tes­ti­go y pro­ta­go­nis­ta de su tiem­po his­tó­ri­co. “Ma­los tiem­pos pa­ra la lí­ri­ca”, can­ta­ba Ber­tolt Brecht, y son los ver­sos que la poe­ta to­ma pa­ra evo­car­lo, pe­ro tam­bién pa­ra sub­ra­yar la in­con­ve­nien­cia de su pre­sen­te.

ti­tu­la su bre­ve en­sa­yo Ele­na An­ni­ba­li pa­ra aden­trar­se en la obra de la poe­ta. Una lec­tu­ra que va al hue­so, y de es­te or­den la pre­gun­ta que se ha­ce la poe­ta-lec­to­ra: “Có­mo re­sis­te un ser hu­mano el –y en el– des­po­jo, cuál es esa zo­na de re­sis­ten­cia, có­mo o pa­ra qué alien­ta la crea­ción y crea, a su vez, una obra in­men­sa, com­ple­ja, y pro­fun­da, ade­más, des­de lo li­te­ra­rio y des­de lo ideo­ló­gi­co”, y afir­ma: “Por­que, ¿có­mo pon­de­ra­ría­mos una obra se­me­jan­te so­lo des­de los as­pec­tos re­tó­ri­cos o es­ti­lís­ti­cos?”. En­ton­ces, en ese ar­co: en­tre el en­sa­yo de Castellanos y la lec­tu­ra de An­ni­ba­li, tam­bién se ha­ce pa­ten­te el lu­gar de Glau­ce en­tre las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les.

El vo­lu­men de ca­si 700 pá­gi­nas con­lle­va una ex­pe­rien­cia so­bre­co­ge­do­ra. Con­mue­ve la con­tun­den­cia de sus ase­ve­ra­cio­nes, y nos co­rre de un lu­gar có­mo­do, com­pla­cien­te in­clu­so, por­que si el pe­so de lo au­to­bio­grá­fi­co es ab­sor­bi­do por la tra­ma abi­ga­rra­da de sus ver­sos, en­ton­ces, lo que que­da es la ma­te­ria mis­ma de la poe­sía, el tra­ba­jo la­bo­rio­so con la pa­la­bra, “de to­das las pa­la­bras”. Y en ese tra­ba­jo, fun­da­do siem­pre en la des­con­fian­za, hay una ten­sión en­tre ver­dad y be­lle­za,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.