Schia­ret­ti, a dos pun­tas pe­ro con un ob­je­ti­vo de fon­do

Perfil Cordoba - - Politica - DIE­GO CANIGLIA

Pa­ra al­gu­nos fue el pri­mer pa­so de lo que pue­de con­ver­tir­se en un pro­yec­to ca­paz de com­pe­tir con­tra Mau­ri­cio Ma­cri en 2019. Pa­ra otros, al su­mar la ac­tual in­ten­ción de vo­to de los cua­tro in­te­gran­tes del nue­vo fren­te no al­can­za­ría pa­ra lle­gar al ba­llo­ta­ge. Sin em­bar­go, la pri­me­ra fo­to del PJ Fe­de­ral que mues­tra a Juan Schia­ret­ti, Ser­gio Mas­sa, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey y Car­los Pi­chet­to no pa­só des­aper­ci­bi­da y aun de­ja te­la pa­ra cor­tar, ya que ca­da in­te­gran­te de esa me­sa ju­ga­rá su pro­pio par­ti­do, más allá de que pro­ba­ble­men­te de allí sal­drá la fór­mu­la que en­fren­ta­rá a Ma­cri (¿y a Cris­ti­na?). El aná­li­sis de hoy su­fri­rá mo­di­fi­ca­cio­nes por lo que con­vie­ne pre­gun­tar­se qué pue­de ofre­cer ca­da uno.

En el ca­so del go­ber­na­dor de Cór­do­ba, a prio­ri el que me­nos as­pi­ra­cio­nes tie­ne de los cua­tro pa­ra en­ca­be­zar una fór­mu­la pre­si­den­cial, es el que mues­tra ma­yor po­der pa­ra el ar­ma­do te­rri­to­rial del fren­te: a pun­to de en­trar en el úl­ti­mo año de su man­da­to, con bue­nos ín­di­ces de ges­tión (que no ne­ce­sa­ria­men­te se tra­du­cen en igual pro­por­ción a in­ten­ción de vo­to) es el lí­der in­dis­cu­ti­do del PJ cor­do­bés, tras la muer­te de De la So­ta. Ade­más, vie­ne tra­ba­jan­do por la reelección en es­ta pro­vin­cia con al­gu­na ven­ta­ja so­bre Cam­bie­mos, don­de por aho­ra la in­ter­na no se di­si­pa y se si­guen su­man­do can­di­da­tos. Los res­tan­tes in­te­gran­tes del pó­ker es­tán le­jos de mos­trar el po­si­cio­na­mien­to de Schia­ret­ti. Pi­chet­to es­tá en­fren­ta­do con el go­ber­na­dor de su pro­vin­cia y le jue­ga en con­tra ha­ber per­te­ne­ci­do a to­dos los "is­mos" que tu­vo el PJ des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia; Juan Ma­nuel Ur­tu­bey es el más ur­gi­do, ya que no tie­ne po­si­bi­li­da­des de reelección en su pro­vin­cia; y Mas­sa, quien pe­se a sus es­fuer­zos por apa­re­cer en es­ce­na, si­gue sin te­ner de­ma­sia­do pa­ra mos­trar. “Qué pue­de de­cir… que go­ber­nó Ti­gre y po­co más…”, sos­tu­vo un ana­lis­ta en Cór­do­ba tras la vi­ra­li­za­ción del vi­deo de pre­sen­ta­ción del es­pa­cio. Aho­ra bien, ¿has­ta dón­de lle­ga­rá Schia­ret­ti? Aun­que al­gu­nos se ani­men a pen­sar que el go­ber­na­dor se­ría la me­jor al­ter­na­ti­va, la me­sa chi­ca en la que siem­pre se apo­yó el man­da­ta­rio pro­vin­cial cree que pue­de ju­gar fuer­te en el ar­ma­do de un fren­te pe­ro­nis­ta an­ti K, y ca­pi­ta­li­zar­lo en la pro­vin­cia. “Schia­ret­ti pien­sa que si al país le va mal, eso re­per­cu­ti­rá en la Pro­vin­cia. Si a eso le su­ma­mos la can­ti­dad de obras im­por­tan­tes que se van a inau­gu­rar has­ta me­dia­dos del año que vie­ne, las chan­ces de la reelección cre­ce­rán mu­cho más”, di­cen cer­ca del go­ber­na­dor.

Sin em­bar­go, al­gu­nos más osa­dos se ani­man a pen­sar en la po­si­bi­li­dad de com­pe­tir en una elec­ción na­cio­nal. “Su prio­ri­dad es Cór­do­ba: lo di­ce siem­pre, ha­cia aden­tro y ha­cia afue­ra. Pe­ro no des­car­ta­mos na­da, por­que en po­lí­ti­ca un año es una eter­ni­dad”, ase­gu­ran alle­ga­dos al man­da­ta­rio.

En ese con­tex­to, Schia­ret­ti se­gui­rá ju­gan­do fuer­te a dos pun­tas, en la re­or­ga­ni­za­ción del PJ cor­do­bés y en el PJ Fe­de­ral, don­de se mos­tra­rá co­mo un ga­ran­te de la go­ber­na­bi­li­dad pe­ro pen­san­do en la ba­ta­lla que ya co­men­zó: man­te­ner a Unión por Cór­do­ba en el po­der (ca­mino a un cuar­to de si­glo), jus­ta­men­te el ca­ba­lli­to de ba­ta­lla de Cam­bie­mos pa­ra des­ban­car al pe­ro­nis­mo.

CEDOC PER­FIL

PRO­TA­GO­NIS­TAS. Schia­ret­ti y Mas­sa, en el lan­za­mien­to del PJ Fe­de­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.