Al­za de la po­bre­za, a pe­sar de ayu­da ré­cord

Los pla­nes so­cia­les, pues­tos ba­jo la lu­pa.

Perfil Cordoba - - Portada - NOR­MA LEZ­CANO

Ca­da vez exis­te ma­yor con­sen­so res­pec­to de que la po­bre­za es un es­ce­na­rio más com­ple­jo que el que re­fle­ja la fal­ta de di­ne­ro pa­ra cu­brir la ca­nas­ta bá­si­ca. El Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo (PNUD) afir­ma que "la po­bre­za se re­fie­re a la in­ca­pa­ci­dad de las per­so­nas de vi­vir una vi­da to­le­ra­ble". Es de­cir, una vi­sión mul­ti­di­men­sio­nal con ac­ce­so a "la sa­lud, la edu­ca­ción, el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo y re­mu­ne­ra­do, la se­gu­ri­dad per­so­nal, la li­ber­tad po­lí­ti­ca, el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos y la par­ti­ci­pa­ción en la vi­da co­mu­ni­ta­ria”.

Es­ta re­vi­sión ha­ce que la me­di­ción tra­di­cio­nal con el mé­to­do de la lí­nea de po­bre­za (LP) sea in­su­fi­cien­te. Los cálcu­los de LP es­ta­ble­cen si es­tos tie­nen ca­pa­ci­dad de sa­tis­fa­cer un con­jun­to de ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias y no ali­men­ta­rias esen­cia­les. Sin em­bar­go, no re­fle­ja ca­bal­men­te las con­di­cio­nes de vi­da reales y me­nos aún las ca­ren­cias es­truc­tu­ra­les que im­pi­den a esa po­bla­ción su­pe­rar la po­bre­za.

Es­ta se­ma­na, el Indec in­for­mó que de acuer­do a la me­di­ción LP del pri­mer se­mes­tre del año, la po­bre­za afec­ta a ni­vel na­cio­nal a un 27,3% de per­so­nas y la in­di­gen­cia a un 4,9%. En el Gran Cór­do­ba, los por­cen­ta­jes lle­gan a 30,3% y 5,5%, res­pec­ti­va­men­te.

Lo es­truc­tu­ral. Pa­ra los úl­ti­mos 29 años -y a lo lar­go de nue­ve pe­río­dos de go­bier­nos con mo­de­los eco­nó­mi­cos an­ta­gó­ni­co­sel pro­me­dio de po­bre­za arro­ja un 32,8%. En es­te pe­río­do, el gas­to so­cial co­mo por­cen­ta­je del gas­to pú­bli­co to­tal no de­jó de cre­cer.

Ha­cia el fi­nal del man­da­to de Raúl Al­fon­sín era del 52,3%; en la era Me­nem, 64% pro­me­dio; en los do­ce años del kirch­ne­ris­mo, 69% pro­me­dio y pa­ra el Pre­su­pues­to 2018 del go­bierno de Ma­cri, 70%.

En­fo­que y sen­si­bi­li­dad so­cial, apa­ren­te­men­te, no le fal­tó a nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción. Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos no apa­re­cen.

¿In­efi­cien­cia o im­pe­ri­cia? “Exis­ten du­das acer­ca de si ese in­cre­men­to se ha he­cho en ba­se a una pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca, con me­di­ción y eva­lua­ción del gas­to y del im­pac­to que tie­ne so­bre las fa­mi­lias o si ha si­do el re­sul­ta­do de una su­ma­to­ria de dis­tin­tos pla­nes, pro­gra­mas y sub­si­dios otor­ga­dos por dis­tin­tos mi­nis­te­rios y se­cre­ta­rías

den­tro de los tres ni­ve­les de go­bierno”, se­ña­la Mar­cos Hil­ding Ohls­son, de Fun­da­ción Li­ber­tad y Pro­gre­so, y au­tor de la in­ves­ti­ga­ción Un aná­li­sis de los pla­nes so­cia­les en Ar­gen­ti­na.

El go­bierno de Ma­cri he­re­dó de la ges­tión kirch­ne­ris­ta un to­tal de 60 pro­gra­mas so­cia­les di­fe­ren­tes, que re­for­zó en can­ti­dad de be­ne­fi­cia­rios y pre­su­pues­to asig­na­do. Hoy al­can­zan a más de sie­te mi­llo­nes de per­so­nas con apor­tes pro­me­dio de $7.000 men­sua­les. “En lu­gar de ge­ne­rar­se em­pleo ge­nuino, se han au­men­ta­do fuer­te­men­te, tan­to el em­pleo pú­bli­co co­mo la can­ti­dad de per­so­nas que re­ci­ben trans­fe­ren­cias des­de el Es­ta­do. Par­te de es­to tie­ne que ver con el sis­te­ma asis­ten­cial, don­de una ma­ra­ña de pla­nes so­cia­les no só­lo ha fra­ca­sa­do en re­du­cir la po­bre­za, sino que du­ran­te es­tos años ha ge­ne­ra­do lo que pue­de de­no­mi­nar­se la ‘tram­pa de la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca’

”, afir­ma el doc­tor Ma­nuel So­la­net en una in­ves­ti­ga­ción

ti­tu­la­da La me­jor po­lí­ti­ca so­cial es crear em­pleo.

Del to­tal de pla­nes so­cia­les so­lo tres pue­den en­trar en la ca­te­go­ría de Pro­gra­mas de Trans­fe­ren­cias Con­di­cio­na­das (PTCs): la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo (AUH), el plan Ha­ce­mos Fu­tu­ro (los ex Ar­gen­ti­na Tra­ba­ja y Ellas Ha­cen) y las be­cas Pro­gre­sar.

La reali­dad ha­bla. La AUH es uno de los pi­la­res de la po­lí­ti­ca so­cial ar­gen­ti­na des­ti­na­da a los ni­ños y ado­les­cen­tes más vul­ne­ra­bles. El 60% de la po­bla­ción de in­gre­sos más ba­jos cap­ta la ma­yor par­te de sus be­ne­fi­cios.

“Su im­pac­to es sig­ni­fi­ca­ti­vo, aun­que dis­ta de ser de­ter­mi­nan­te en tér­mi­nos de eli­mi­nar la po­bre­za o re­du­cir la de­sigual­dad”, ad­mi­te un do­cu­men­to ti­tu­la­do Aná­li­sis y pro­pues­tas de me­jo­ras pa­ra la AUH, que reali­zó en 2017 el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial de la Na­ción, en co­la­bo­ra­ción con Uni­cef, Ced­las

y el An­ses.

Sin em­bar­go, la cre­cien­te co­ber­tu­ra de la AUH no fue acom­pa­ña­da por una re­duc­ción de la po­bre­za me­di­da por in­gre­sos en la ni­ñez. Se­gún Uni­cef, en­tre el 25% y el 32% del to­tal de ni­ños son po­bres mul­ti­di­men­sio­na­les. Es­to im­pli­ca un va­lor que os­ci­la en­tre 3,3 mi­llo­nes y 4 mi­llo­nes. Al res­pec­to, Indec in­for­mó que en el seg­men­to de 0 a 14 años la po­bre­za al­can­za al 41%.

Con re­la­ción a la con­di­cio­na­li­dad edu­ca­ti­va, la AUH tie­ne un fuer­te im­pac­to po­si­ti­vo so­bre las ta­sas de asis­ten­cia se­cun­da­ria de los va­ro­nes de en­tre 15 y 17 años; pe­ro pa­ra las mu­je­res, no hay un efec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo so­bre la asis­ten­cia.

“La evi­den­cia su­gie­re que la AUH no pa­re­ce su­fi­cien­te pa­ra atraer a las ni­ñas y mu­je­res jó­ve­nes más vul­ne­ra­bles que to­da­vía es­tán fue­ra del sis­te­ma edu­ca­ti­vo”, ad­mi­te el do­cu­men­to del Go­bierno.

Ade­más, re­co­no­ce que sus re­sul­ta­dos so­bre las ta­sas de asis­ten­cia es­co­lar pri­ma­ria es “muy pe­que­ño” y “prác­ti­ca­men­te no es re­le­van­te” su con­di­cio­na­li­dad en sa­lud. Adi­cio­nal­men­te, des­de que se im­ple­men­tó el be­ne­fi­cio “hu­bo un in­cre­men­to en los em­ba­ra­zos de me­no­res de 15 años y en los em­ba­ra­zos de jó­ve­nes de en­tre 15 y 19 años”, in­for­ma el Go­bierno, aun­que acla­ra que es­ta co­rre­la­ción no al­can­za a ex­pli­car el re­sul­ta­do: “Pa­ra ha­cer es­to -in­di­ca el es­tu­dio- de­be­ría­mos te­ner in­di­ca­do­res de los be­ne­fi­cia­rios y un es­tu­dio pro­fun­do rea­li­za­do en­tre ma­dres jó­ve­nes pa­ra ver si real­men­te ge­ne­ró un in­cen­ti­vo pa­ra que­dar em­ba­ra­za­das”.

El com­ple­jo pa­no­ra­ma se com­ple­ta cuan­do se ana­li­za el per­fil edu­ca­ti­vo de los be­ne­fi­cia­rios: al­re­de­dor del 70% de los ti­tu­la­res tie­ne se­cun­da­rio in­com­ple­to (una es­co­la­ri­za­ción pro­me­dio de 9,5 años).

Sin ho­ri­zon­te. El otro pro­gra­ma so­cial tron­cal es Ha­ce­mos Fu­tu­ro, di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do al mun­do del tra­ba­jo. En es­tric­ta re­ser­va, al­gu­nos fun­cio­na­rios na­cio­na­les ase­gu­ran que “es­te plan, más al­gu­nos otros me­no­res que apun­tan a la em­plea­bi­li­dad, con­tie­nen a unos 700.000 be­ne­fi­cia­rios”.

De ese to­tal, so­lo 11.000 lo­gra­ron in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo for­mal por me­dio del pro­gra­ma Em­pal­me ins­tau­ra­do por el Go­bierno na­cio­nal du­ran­te 2017; es­te año se agre­ga­ron otros 7.700. A su vez, 30.000 es­tán rea­li­zan­do cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción en em­pre­sas o en el mis­mo Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo.

“Los be­ne­fi­cia­rios no reúnen el per­fil exi­gi­do por los em­plea­do­res; mu­chos no tu­vie­ron un tra­ba­jo for­mal du­ran­te los úl­ti­mos 10 años; ade­más, sub­sis­ten pre­jui­cios en los em­pre­sa­rios res­pec­to de los tra­ba­ja­do­res que vie­nen de los pla­nes so­cia­les", ar­gu­men­tan des­de el Go­bierno.

“Los in­cen­ti­vos pa­ra las em­pre­sas no son su­fi­cien­tes, las em­pre­sas no pue­den afron­tar otros cos­tos co­mo los ta­ri­fa­zos y no hay con­di­cio­nes de es­ta­bi­li­dad pa­ra to­mar per­so­nal”, res­pon­den des­de el sec­tor pri­va­do.

“Las re­la­cio­nes so­cia­les ca­na­li­za­das a tra­vés de pla­nes so­cia­les han con­tri­bui­do a de­rri­bar el um­bral de as­pi­ra­cio­nes. Si bien se re­cla­ma por un tra­ba­jo digno, es­tá cla­ro que re­sul­ta di­fí­cil pro­yec­tar a me­diano pla­zo o ima­gi­nar un fu­tu­ro en el cual la asis­ten­cia del Es­ta­do no sea pri­mor­dial pa­ra sos­te­ner la re­pro­duc­ción de sus con­di­cio­nes de vi­da”, se­ña­lan las in­ves­ti­ga­do­ras San­dra Gi­mé­nez y Car­la Zi­bec­chi en su in­for­me El sen­ti­do del tra­ba­jo y la sub­je­ti­vi­dad de los be­ne­fi­cia­rios.

“Es­ta di­fi­cul­tad de rea­li­zar pro­yec­tos a me­diano pla­zo se ma­ni­fies­ta en las re­sis­ten­cias a pen­sar otros ca­mi­nos po­si­bles y, por ejem­plo, ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to pa­ra mi­cro­em­pren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos ya que se te­me per­der los ma­gros in­gre­sos que ofre­ce el Es­ta­do”, agre­gan.

Unos 7,2 mi­llo­nes de per­so­nas re­ci­ben men­sual­men­te del Go­bierno na­cio­nal al­gún ti­po de plan so­cial o una pen­sión no con­tri­bu­ti­va. A es­ta ci­fra hay que su­mar­le los pla­nes so­cia­les pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les. A la par, el Indec ase­gu­ró que se en­cuen­tran por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za 1,7 mi­llo­nes de ho­ga­res, los cua­les in­clu­yen 7,5 mi­llo­nes de per­so­nas.

Unos 7,2 mi­llo­nes de per­so­nas re­ci­ben men­sual­men­te al­gún ti­po de plan so­cial. Sin em­bar­go, la po­bre­za si­gue afec­tan­do a 7,5 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos, en es­pe­cial a los ni­ños de en­tre 0 y 14 años.

NO CIE­RRA.

CEDOC PER­FIL

CEDOC PER­FIL

MUL­TI­DI­MEN­SIO­NAL. La po­bre­za se re­fle­ja tam­bién en las con­di­cio­nes de ha­bi­tat y sa­lu­bri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.