Gas K: pér­di­da de US$ 2 mil mi­llo­nes

Por la im­por­ta­ción du­ran­te el kirch­ne­ris­mo.

Perfil Cordoba - - Portada - ARIEL COREMBERG/ MAR­TIN GRAN­DES*

Nues­tro país ne­ce­si­ta en­fren­tar de­fi­ni­ti­va­men­te un vie­jo di­le­ma no re­suel­to por dé­ca­das que re­sul­ta cla­ve pa­ra su cre­ci­mien­to fu­tu­ro: un sis­te­ma eco­nó­mi­co que per­mi­ta in­cen­ti­var la com­pe­ti­ti­vi­dad y el cre­ci­mien­to, al mis­mo tiem­po que acre­cen­tar y sos­te­ner los sa­la­rios reales en el tiem­po sin re­cu­rrir a devaluaciones abrup­tas que aten­tan con­tra su po­der ad­qui­si­ti­vo y la dis­tri­bu­ción del in­gre­so.

Di­ver­sas po­lí­ti­cas de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo se han plan­tea­do pa­ra afron­tar es­tos am­bi­cio­sos ob­je­ti­vos me­dian­te el in­cen­ti­vo a sec­to­res de ser­vi­cios ba­sa­dos en co­no­ci­mien­to, la so­be­ra­nía y sus­ten­ta­bi­li­dad ener­gé­ti­ca, la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y la ge­ne­ra­ción de em­pleo de ca­li­dad.

El re­cien­te ca­so de los cua­der­nos del cho­fer Cen­teno ha re­ve­la­do la exis­ten­cia de un sis­te­ma o me­ca­nis­mo de co­rrup­ción que atra­vie­sa ca­si to­dos los es­ta­men­tos de la so­cie­dad. Nues­tra no­ta en PER­FIL el 12 de agos­to re­fle­ja­ba que la mag­ni­tud al­can­za­da du­ran­te la dé­ca­da de 20052015 era re­le­van­te ma­cro­eco­nó­mi­ca­men­te afec­tan­do dos im­por­tan­tes va­ria­bles que ex­pli­can nues­tra de­ca­den­cia: la in­ver­sión pú­bli­ca y la pro­duc­ti­vi­dad.

Pa­ra cre­cer co­mo Aus­tra­lia, es de­cir, a una ta­sa per cá­pi­ta de en­tre 2% y 3% anual, la eco­no­mía ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta du­pli­car su cre­ci­mien­to, tri­pli­car el vo­lu­men de sus ex­por­ta­cio­nes e in­cre­men­tar la in­ver­sión y pro­duc­ti­vi­dad de for­ma per­ma­nen­te y en ni­ve­les nun­ca vis­tos en su his­to­ria.

Otra de las fa­ce­tas en que la co­rrup­ción ha te­ni­do un im­pac­to no so­lo mo­ne­ta­rio, sino tam­bién que afec­ta al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de lar­go pla­zo, ha si­do el sec­tor ener­gé­ti­co. En efec­to, Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta sus­ten­tar su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en la dis­po­ni­bi­li­dad efi­cien­te y abun­dan­te de re­cur­sos ener­gé­ti­cos que per­mi­ta eli­mi­nar los cue­llos de bo­te­lla ge­ne­ra­dos por la pé­si­ma po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca de la ges­tión Kirch­ner que sig­ni­fi­có la ge­ne­ra­ción de un dé­fi­cit ener­gé­ti­co de mag­ni­tud ja­más ob­ser­va­da en la his­to­ria ar­gen­ti­na mo­der­na.

El des­in­cen­ti­vo a las in­ver­sio­nes del sec­tor hi­dro­car­bu­rí­fe­ro ge­ne­ra­do por el go­bierno an­te­rior dio por re­sul­ta­do un in­cre­men­to si­de­ral en las im­por­ta­cio­nes de gas na­tu­ral li­cua­do (GNL) cu­ya re­ga­si­fi­ca­ción en puer­to per­mi­ti­ría cu­brir las ne­ce­si­da­des de la de­man­da an­te una ofer­ta do­més­ti­ca to­tal­men­te re­du­ci­da.

Las im­por­ta­cio­nes de gas de GNL eran rea­li­za­das por Enar­sa, ope­ra­ban en los puer­tos de Bahía Blan­ca y Es­co­bar y su­ma­ron unos US$ 14 mil mi­llo­nes en­tre 2008 y 2015. Es­to se tra­du­jo, por un la­do, en un dé­fi­cit ener­gé­ti­co que afec­tó el ba­lan­ce de di­vi­sas y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ten­den­cial, y por otro en un des­per­di­cio de re­cur­sos, da­do el en­ca­re­ci­mien­to de es­te re­cur­so du­ran­te el pa­sa­do boom de pre­cios de las com­mo­di­ties ener­gé­ti­cas.

En efec­to, los pre­cios pro­me­dio de im­por­ta­ción de GNL fue­ron de apro­xi­ma­da­men­te 14 dó­la­res por mi­llón de BTU cuan­do im­por­tar­los des­de Bo­li­via u otros paí­ses de ori­gen hu­bie­se cos­ta­do apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad si ob­ser­va­mos las li­ci­ta­cio­nes he­chas a par­tir de 2016 por Enar­sa. Por en­de, el cos­to de las im­por­ta­cio­nes po­dría ha­ber si­do has­ta la mi­tad del pa­ga­do, y con una mo­de­ra­ción del con­ge­la­mien­to de ta­ri­fas se hu­bie­se in­cen­ti­va­do la in­ver­sión y la pro­duc­ción do­més­ti­ca de es­te im­por­tan­te com­bus­ti­ble ne­ce­sa­rio tan­to pa­ra las em­pre­sas co­mo pa­ra los ho­ga­res.

Pe­ro es­ta no­ta­ble im­por­ta­ción an­ti­eco­nó­mi­ca pa­ra el país y sus sec­to­res pro­duc­ti­vos tam­bién es­tu­vo aso­cia­da la­men­ta­ble­men­te con ca­sos de co­rrup­ción. La cau­sa por co­rrup­ción en el ca­so de im­por­ta­ción de gas GNL se ini­ció ca­si 4 años con an­te­la­ción a la apa­ri­ción de los cua­der­nos, a par­tir de una de­nun­cia de los dipu­tados Lau­ra Alon­so, Pa­tri­cia Bull­rich y Fe­de­ri­co Pi­ne­do an­te el juz­ga­do del Dr. Clau­dio Bo­na­dio.

De acuer­do con la in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca pa­ra PER­FIL rea­li­za­da por Ni­co­lás Gan­di­ni, ex di­rec­ti­vos de Enar­sa ha­brían ase­gu­ra­do que el por­cen­ta­je de so­bor­nos ha­bría al­can­za­do en­tre el 1,5% y el 15% del va­lor de las im­por­ta­cio­nes de GNL efec­tua­das en los puer­tos de Bahía Blan­ca y Es­co­bar. Si esos por­cen­ta­jes fue­sen ra­ti­fi­ca­dos con sen­ten­cia fir­ma ju­di­cial­men­te, ¿cuán­to ha­bría si­do el va­lor de las coimas im­pli­ca­das?

Apli­can­do un por­cen­ta­je ra­zo­na­ble del 7,5% pro­me­dio y el má­xi­mo de­cla­ra­do, el mon­to de so­bor­nos ha­bría cos­ta­do al era­rio en­tre US$ 1.096 mi­llo­nes y US$ 2.192 mi­llo­nes a va­lo­res no­mi­na­les de ca­da año, al­go más si lle­vá­ra­mos las ci­fras anua­les a va­lor pre­sen­te.

De es­ta ma­ne­ra se de­mos­tra­ría que tan­to las erró­neas po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, los so­bre­pre­cios así co­mo la co­rrup­ción aso­cia­da tie­nen im­por­tan­tes con­se­cuen­cias di­rec­tas e in­di­rec­tas, no so­lo so­bre el era­rio, sino tam­bién so­bre la sus­ten­ta­bi­li­dad ener­gé­ti­ca, el ba­lan­ce de di­vi­sas y el cre­ci­mien­to fu­tu­ro de nues­tra eco­no­mía. *In­ves­ti­ga­do­res del Co­ni­cet y pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res

CEDOC PER­FIL

DA­TO. PER­FIL re­ve­ló la tra­ma os­cu­ra. Aho­ra, el im­pac­to fis­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.