Bol­so­na­ro, de al­ta. El can­di­da­to de­re­chis­ta bra­si­le­ño apu­ña­la­do de­jó el hos­pi­tal y cie­rra su cam­pa­ña.

El lí­der en los son­deos fue da­do de al­ta, tras es­tar 22 días hos­pi­ta­li­za­do. Eva­lúa ir al úl­ti­mo de­ba­te. Mu­je­res pro­tes­ta­ron con­tra su can­di­da­tu­ra.

Perfil Cordoba - - Portada - LEAN­DRO DARIO

Tras 22 días in­ter­na­do, el can­di­da­to ul­tra­de­re­chis­ta a la Pre­si­den­cia de Bra­sil, Jair Mes­sias Bol­so­na­ro, re­ci­bió ayer el al­ta y via­jó a Río de Ja­nei­ro, don­de re­si­de. El ex ca­pi­tán del Ejér­ci­to, que se re­ti­ró por una puer­ta la­te­ral sin ha­blar con la pren­sa, li­de­ra las en­cues­tas pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 7 de oc­tu­bre, pe­ro per­de­ría en se­gun­da vuel­ta con to­dos sus ri­va­les. Cons­cien­te de su for­ta­le­za, pe­ro tam­bién de sus de­bi­li­da­des, par­ti­ci­pa­rá del úl­ti­mo de­ba­te de la cam­pa­ña, or­ga­ni­za­do por la ca­de­na Glo­bo el pró­xi­mo jue­ves, don­de in­ten­ta­rá re­du­cir su ele­va­do ni­vel de re­cha­zo.

“Re­ci­bió el al­ta hos­pi­ta­la­ria es­ta ma­ña­na a las 10”, in­di­có el hos­pi­tal en un co­mu­ni­ca­do. El can­di­da­to to­mó un vue­lo en el ae­ro­puer­to de Con­gon­has, con des­tino a su ciu­dad, se­gún in­for­ma­ron las au­to­ri­da­des de su fuer­za po­lí­ti­ca, el Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL). Gus­ta­vo Be­bianno, pre­si­den­te de la agru­pa­ción, ase­gu­ró que es­tá “ple­na­men­te re­cu­pe­ra­do”, pe­ro ad­vir­tió que to­da­vía “no es­tá en con­di­cio­nes de ir a las ca­lles” a ha­cer cam­pa­ña.

Sin em­bar­go, el can­di­da­to par­ti­ci­pa­ría del úl­ti­mo de­ba­te an­tes de la pri­me­ra vuel­ta, don­de se en­fren­ta­rá por pri­me­ra vez con Fer­nan­do Had­dad, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT). El pro­pio Bol­so­na­ro ha­bía de­cla­ra­do el vier­nes en una en­tre­vis­ta que cuan­do sa­lie­ra del hos­pi­tal no po­dría par­ti­ci­par de ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas por re­co­men­da­ción mé­di­ca, por lo que es­ta­ría “mu­cho más ac­ti­vo en los me­dios so­cia­les”.

Bol­so­na­ro fue apu­ña­la­do en el ab­do­men el 6 de sep­tiem­bre en un ac­to en Juiz de Fo­ra, Mi­nas Ge­rais, que le pro­vo­có va- rias per­fo­ra­cio­nes en el in­tes­tino. Su agre­sor, Adé­lio Bis­po de Oli­vei­ra, fue de­te­ni­do y, al ser in­te­rro­ga­do por la po­li­cía, di­jo que lo ha­bía ata­ca­do por­que no com­par­tía sus ideas po­lí­ti­cas.

En­cues­tas. El pos­tu­lan­te de ex­tre­ma de­re­cha li­de­ra los son­deos con el 28% de in­ten­ción de vo­to, se­gui­do por Had­dad, que co­se­cha un 22%, se­gún un son­deo de Da­ta­fol­ha di­vul­ga­do el vier­nes. El da­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo, en tan­to, es el al­to ni­vel de re­cha­zo del ex uni­for­ma­do, que tre­pó al 46% y pre­ci­pi­ta­ría su de­rro­ta en se­gun­da vuel­ta.

“Bol­so­na­ro re­pre­sen­ta a la de­re­cha sal­va­je. Es un ti­po que no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra el ejer­ci­cio del po­der. Se tra­ta de un ca­pi­tán re­ti­ra­do de ba­ja for­ma­ción. El

Ejér­ci­to ni si­quie­ra lo re­co­no­ce co­mo uno de los su­yos”, ex­pli­có a

PER­FIL Jair

Krisch­ke, pre­si­den­te del

Mo­vi­mien­to de Jus­ti­cia y De­re­chos Hu­ma­nos (MJDH).

Tras de­cla­ra­cio­nes po­lé­mi­cas de su can­di­da­to a vi­ce, el ge­ne­ral re­ti­ra­do An­to­nio Ha­mil­ton Mou­rão, y de su eco­no­mis­ta es­tre­lla, Pau­lo Gue­des, Bol­so­na­ro in­ten­tó re­to­mar el pro­ta­go­nis­mo con en­tre­vis­tas con la pren­sa, don­de des­au­to­ri­zó a sus la­de­ros po­lí­ti­cos. El es­fuer­zo por mo­de­rar­se, sin em­bar­go, no du­ró de­ma­sia­do. “Por lo que veo en las ca­lles, no acep­to un re­sul­ta­do de las elec­cio­nes di­fe­ren­te de mi elec­ción”, afir­mó el vier­nes en diá­lo­go con Ban­dei­ran­tes, re­pi­tien­do una fra­se que ha­bía pro­nun­cia­do Do­nald Trump en 2016. De­fen­sor de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar y de la te­nen­cia de ar­mas, el can­di­da­to re­ci­bió el al­ta el mis­mo día que mi­les de mu­je­res en to­do el país se ma­ni­fes­ta­ban en su con­tra. Ba­jo el le­ma “EleNão”, se mo­vi­li­za­ron en re­pu­dio a sus de­cla­ra­cio­nes ho­mó­fo­bas, ra­cis­tas y ma­chis­tas.

Se­gún Da­ta­fol­ha, un 54% de las mu­je­res en­cues­ta­das re­cha­zan su can­di­da­tu­ra, con­vir­tién­do­se en uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de re­sis­ten­cia. En su me­mo­ria aún re­sue­na la res­pues­ta que Bol­so­na­ro dio en 2014 a Ma­ría do Ro­sá­rio, una dipu­tada del PT, a la que di­jo que “no me­re­ce­ría ser vio­la­da” por

ser “muy ma­la, muy fea”. Ayer por la tar­de, mi­les de mu­je­res se con­cen­tra­ron en la pla­za Ci­ne­lan­dia, en el cen­tro de Río de Ja­nei­ro, en un ac­to or­ga­ni­za­do por el gru­po de Fa­ce­book “Mu­je­res uni­das con­tra Bol­so­na­ro”, que lla­mó a pro­tes­tar “con­tra el avan­ce y el for­ta­le­ci­mien­to del ma­chis­mo, la mi­so­gi­nia, el ra­cis­mo, la ho­mo­fo­bia y otros ti­pos de pre­jui­cios”.

“O nos uni­mos aho­ra pa­ra pe­lear o nos va­mos a jun­tar pa­ra llo­rar”, in­di­có en un men­sa­je Lu­di­mi­lla Tei­xei­ra, una de las ad­mi­nis­tra­do­ras del gru­po, que lo­gró el vier­nes la ad­he­sión de la can­tan­te Madonna. “No po­de­mos per­mi­tir que el fas­cis­mo avan­ce en Bra­sil. Esa can­di­da­tu­ra es ne­fas­ta”, aña­dió.

Con su vio­len­ta re­tó­ri­ca, Bol­so­na­ro elu­dió, has­ta aho­ra, un gi­ro al cen­tro que le per­mi­ta ba­jar su ín­di­ce de re­cha­zo, es­pe­cial­men­te en el elec­to­ra­do fe­me­nino y en el Nor­des­te del país. Se­gún el por­tal G1, su cam­pa­ña eva­lúa lan­zar en los pró­xi­mos días una “Car­ta a los bra­si­le­ños”, emu­lan­do la mi­si­va que es­cri­bió Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va en 2002. “El tex­to de­fien­de la pa­ci­fi­ca­ción del país con el re­sul­ta­do elec­to­ral y tam­bién ha­ce un gui­ño al mer­ca­do con un én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de un ajus­te fis­cal”, es­cri­bió el pe­rio­dis­ta Ger­son Ca­ma­rot­ti. Por su par­te, Krisch­ke se­ña­la la gra­ve­dad de los in­sul­tos ho­mó­fo­bos y ma­chis­tas de Bol­so­na­ro, aun­que cree que una ini­cia­ti­va con ese tono “pue­de cam­biar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la si­tua­ción”.

A sie­te días de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les más in­cier­tas de Bra­sil des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia, Bol­so­na­ro de­fien­de un dis­cur­so an­ti­sis­te­ma, que sue­na co­mo un can­to de si­re­nas en los oí­dos de los de­sen­can­ta­dos con la po­lí­ti­ca. Su plan de ves­tir­se en el “Mes­sias” que sal­ve al país del PT, sin em­bar­go, pa­re­ce te­ner pro­fun­das li­mi­ta­cio­nes.

EN CA­RRE­RA. El ex ca­pi­tán del Ejér­ci­to vol­vió a su ca­sa. Aún no pue­de ha­cer cam­pa­ñaen las ca­lles, pe­ro re­apa­re­ce­ráen los de­ba­tes.

FO­TOS: AFP / AP

“ELE NÃO”. “No po­de­mos per­mi­tir que el fas­cis­mo avan­ce”.

FER­VOR. Sus par­ti­da­rios fes­te­ja­ron el al­ta en las ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.