Pre­ve­nir la pri­sión pre­ven­ti­va

Perfil Cordoba - - Politica - RO­DRI­GO LO­PEZ TAIS*

impu­tado lle­ve ade­lan­te ma­nio­bras que en­tor­pez­can, di­fi­cul­ten o ha­gan fra­ca­sar la in­ves­ti­ga­ción so­bre la ver­dad real de los he­chos, ya sea ame­dren­tan­do víc­ti­mas o tes­ti­gos o bien ocul­ta­do o des­tru­yen­do ele­men­tos pro­ba­to­rios que sus­ten­tan el cur­so de la in­ves­ti­ga­ción pe­nal.

Di­cho es­to, po­dría­mos pre­gun­tar­nos ¿en­ton­ces, co­mo re­gla ge­ne­ral, el fis­cal o el juez de­ben dic­tar siem­pre la pri­sión pre­ven­ti­va? No. En nues­tro sis­te­ma de ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les la apli­ca­ción de la pri­sión pre­ven­ti­va es una me­di­da ex­cep­cio­nal, ya que la re­gla es, fue y de­be ser la li­ber­tad de las per­so­nas. A me­nos que el ór­gano de acu­sa­ción pue­da es­ta­ble­cer con cer­ti­dum­bre -y no por me­dio de elu­cu­bra­cio­nes con­je­tu­ra­les - que exis­ten ele­men­tos in­di­cia­rios que per­mi­tan sos­te­ner que el impu­tado, man­te­nien­do su es­ta­do na­tu­ral de li­ber­tad, in­ten­ta­rá elu­dir el ac­cio­nar de la jus­ti­cia. Si es­to no se ve­ri­fi­ca de­be man­te­ner­se in­va­ria­ble­men­te la li­ber­tad de la per­so­na impu­tada. En­ton­ces po­dría­mos pre­gun­tar­nos ¿el sis­te­ma pe­nal be­ne­fi­cia a los delincuentes? No. El or­de­na­mien­to ju­rí­di­co pre­ser­va a los ciu­da­da­nos, es­ta­ble­cien­do una se­rie de ga­ran­tías que im­pi­den que una per­so­na, por el so­lo he­cho de es­tar impu­tada o sos­pe­cha­da, pue­da ser pri­va­da de su li­ber­tad sin que una sen­ten­cia fir­me de­rrum­be la pre­sun­ción de inocen­cia que le asis­te. Es­to se re­fle­ja en nues­tro sis­te­ma pe­nal, en el cual la li­ber­tad es –des­pués de la vi­da y an­tes que la pro­pie­dad– el va­lor su­pre­mo más im­por­tan­te con el que con­ta­mos los ciu­da­da­nos, lo que im­pli­ca un lí­mi­te ri­gu­ro­so al po­der pu­ni­ti­vo del Es­ta­do.

¿Al­guien se ima­gi­na el in­fierno que se­ría vi­vir en una so­cie­dad don­de los ciu­da­da­nos pu­dié­ra­mos ser pri­va­dos de nues­tra li­ber­tad por la me­ra sos­pe­cha o por una sim­ple impu­tación? Sig­ni­fi­ca­ría vi­vir en un es­ta­do de li­ber­tad con­di­cio­nal per­ma­nen­te, que­dan­do al ar­bi­trio de las pa­sio­nes pú­bli­cas, la ven­gan­za pri­va­da o los in­tere­ses del po­der de turno. Por eso es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que nues­tra Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal in­cor­po­ró, en la re­for­ma de 1994, una se­rie de nor­mas con­ven­cio­na­les en el Art. 75 inc. 22 que in­te­gran el racimo de ga­ran­tías pro­pias de to­do ciu­da­dano en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca.

En lí­nea co­rre­la­ti­va con esos pre­cep­tos, la le­gis­la­ción pro­ce­sal pe­nal con­sa­gra –en vir­tud de la pre­sun­ción de inocen­cia– que la re­gla en un pro­ce­so pe­nal de­be ser de la li­ber­tad am­bu­la­to­ria de los ciu­da­da­nos. Y cual­quier res­tric­ción so­bre la li­ber­tad du­ran­te la sus­tan­cia­ción de una in­ves­ti­ga­ción pe­nal de­be ser en­ten­di­da co­mo una ex­cep­ción de ca­rác­ter ab­so­lu­ta­men­te in­dis­pen­sa­ble, de in­ter­pre­ta­ción res­tric­ti­va y apli­ca­da con cri­te­rios de ra­zo­na­bi­li­dad, pro­por­cio­na­li­dad y le­ga­li­dad. Es de­cir, nues­tra le­gis­la­ción pro­ce­sal pe­nal “con­sa­gra el de­re­cho del impu­tado al tra­to co­mo lo que es: una per­so­na ju­rí­di­ca­men­te inocen­te”. Así lo tie­ne di­cho la ju­ris­pru­den­cia de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, cuan­do afir­ma que “las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les del su­pues­to au­tor y la gra­ve­dad del de­li­to que se le impu­ta no son, por sí mis­mos, jus­ti­fi­ca­ción su­fi­cien­te de la pri­sión pre­ven­ti­va”. De ma­ne­ra que la pri­sión pre­ven­ti­va “nun­ca pue­de ser re­gu­la­da co­mo obli­ga­to­ria, pues de otra for­ma se con­vier­te en un ade­lan­ta­mien­to de la pe­na”, cuan­do la per­so­na aún no ha si­do juz­ga­da ni con­de­na­da por una sen­ten­cia fir­me.

Fi­na­li­zo es­ta re­fle­xión re­cor­dan­do que las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les son una con­quis­ta de la de­mo­cra­cia y los ciu­da­da­nos. Por eso de­fen­der­las es un obli­ga­ción éti­ca de la de­mo­cra­cia y de los ciu­da­da­nos, aún cuan­do ello nos pon­ga en el in­có­mo­do lu­gar del ad­ver­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.