Otra em­bes­ti­da de Ca­rrió ¿pre­via a la tor­men­ta?

Perfil Cordoba - - Politica -

Con­ver­ti­da ya en una suer­te de se­llo de fá­bri­ca, la mar­ca Ca­rrió vol­vió en es­tos días a im­pri­mir­le fue­go a la po­lí­ti­ca. Las lla­ma­ra­das se en­cen­die­ron a par­tir de lo que de­be­ría ha­cer la Jus­ti­cia, pe­ro vol­vió a te­ner co­mo epi­cen­tro al Go­bierno del que ella es par­te ac­ti­va.

Es cier­to que fue un mal mo­men­to el ele­gi­do por el mi­nis­tro de Jus­ti­cia Ga­ra­vano pa­ra re­pe­tir su mi­ra­da crí­ti­ca so­bre desafue­ros y pro­ce­sa­mien­tos de ex pre­si­den­tes y las pri­sio­nes pre­ven­ti­vas. Tam­bién que ya la dipu­tada lo ha­bía ex­pues­to en pú­bli­co cuan­do im­pul­só la acep­ta­ción del Eje­cu­ti­vo de la re­nun­cia del im­pre­sen­ta­ble juez Oyar­bi­de, pues pre­fe­ría su des­ti­tu­ción, o al re­ti­rar la acu­sa­ción con­tra los ex fis­ca­les de la cau­sa AMIA Mu­llen y Bar­bac­cia.

Ca­rrió ol­fa­teó en las de­cla­ra­cio­nes de Ga­ra­vano el tu­fi­llo de un sec­tor del ofi­cia­lis­mo que pre­fie­re ver­la des­fi­lar por la Jus­ti­cia a Cris­ti­na, pe­ro siem­pre co­mo desea­da ri­val elec­to­ral po­la­ri­za­do­ra, pa­ra lo cual no de­be­ría es­tar pre­sa.

Fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les ad­mi­ten su creen­cia de que una can­di­da­tu­ra de CFK au­men­ta las chan­ces de Ma­cri de ser re­elec­to. Pe­ro rá­pi­da­men­te acla­ran que “de nin­gu­na ma­ne­ra” se­rían ca­pa­ces de in­ten­tar pre­sio­nar o in­fluir so­bre na­die pa­ra tra­tar de evi­tar que va­ya de­te­ni­da. Co­mo ejem­plo, se­ña­lan la de­ci­sión mo­no­lí­ti­ca de to­da la ban­ca­da mi­no­ri­ta­ria de Cam­bie­mos en el Se­na­do de vo­tar su de­sa­fue­ro, tal co­mo ex­pre­só Pi­ne­do.

Li­li­ta no es­tá tan se­gu­ra de esa con­vic­ción. Es­tá con­ven­ci­da de que si bien for­mal­men­te los ofi­cia­lis­tas di­cen que le sa­ca­rían los fue­ros a Cris­ti­na, en pri­va­do al­gu­nos le­gis­la­do­res y ope­ra­do­res (siem­pre des­con­fía de los ra­di­ca­les) res­pal­dan la de­ci­sión del pe­ro­nis­ta Pi­chet­to de que eso no se aprue­ba sin sen­ten­cia fi­nal fi­nal fi­nal de la Cor­te Su­pre­ma. Er­go, nun­ca. Co­mo con Me­nem, bah.

Con ra­zón o sin ella (no siem­pre la tie­ne), Ca­rrió sa­be que su úni­co sen­ti­do en la po­lí­ti­ca es la trans­pa­ren­cia y el com­ba­te a la im­pu­ni­dad. Con­tra lo que usual­men­te ver­ba­li­za, ello no ex­clu­ye acep­tar de ma­la ga­na tra­gar­se al­gu­nos sa­pos. Por ca­so, hi­zo si­len­zio stam­pa cuan­do Ma­cri ha­bi­li­tó a los fa­mi­lia­res de los fun­cio­na­rios pa­ra que pu­die­ran aco­ger­se al blan­queo im­po­si­ti­vo, en la cau­sa del Co­rreo y en el es­cán­da­lo de los apor­tes tru­chos a Cam­bie­mos pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral.

Sin em­bar­go, na­die nun­ca en al­gún ofi­cia­lis­mo de­mo­crá­ti­co ar­gen­tino se per­mi­tió ser tan du­ra con­tra tan­tos di­ri­gen­tes o fun­cio­na­rios del mis­mo es­pa­cio.

Es­cri­bo la lis­ta de memoria, sin goo­gle: Aranguren, An­ge­li­ci, Nicky Capu­to, Du­ran Bar­ba, Sanz, Monzó, Arri­bas, Si­ca, Pe­ña (a ve­ces), el men­cio­na­do Ga­ra­vano. Ni ha­blar de Lo­ren­zet­ti y Li­jo, dos ma­gis­tra­dos (uno al que “ba­jó” de la pre­si­den­cia de la Cor­te y el otro que “en­ca­be­za” al ala mu­ñe­quea­do­ra de Py) de su fa­tal mi­ra te­les­có­pi­ca.

Por aho­ra ha re­pe­ti­do has­ta el can­san­cio su res­pal­do irres­tric­to al Pre­si­den­te. Y lo acla­ra por­que Ca­rrió sa­be me­jor que na­die que va­rias de sus víc­ti­mas es­tán don­de es­tán o ha­cen lo que ha­cen con la anuen­cia de Ma­cri. O al me­nos no se los im­pi­de.

De ahí que es­ta dia­tri­ba de Li­li­ta con­tra la de­ci­sión de Cuc­cio­li, el je­fe de la AFIP, de des­pla­zar a tres al­tos je­rar­cas de la DGI pe­se a su pe­di­do en con­tra­rio, re­ve­la­da por PER­FIL ayer sá­ba­do, pue­da re­sul­tar una es­ca­la­da que di­fí­cil­men­te no sal­pi­que a Ma­cri. En es­pe­cial por­que ella ase­gu­ra que es­tos des­pi­dos obe­de­cen a un in­for­me la­pi­da­rio de la agen­cia im­po­si­ti­va que de­mos­tra­ría có­mo, cuán­do y dón­de pa­gó coimas Cal­ca­te­rra, el pri­mo pre­si­den­cial arre­pen­ti­do y pro­ce­sa­do en el Cua­der­no­ga­te.

Aca­so Ca­rrió in­tu­ya que en una in­da­ga­to­ria inminente otro po­si­ble “impu­tado co­la­bo­ra­dor” com­pli­que aún más a Cal­ca­te­rra y a otros in­te­gran­tes de la fa­mi­lia del Pre­si­den­te. La que avi­sa no es trai­do­ra.

El Afip­ga­te re­tro­ali­men­ta la des­con­fian­za de Ca­rrió so­bre áreas

del Go­bierno

JA­VIER CAL­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.