Tem­po­ra­da de even­tos

Perfil Cordoba - - Politica - *So­ció­lo­go.

El tiem­po en su re­co­rri­do pro­du­ce es­pe­cia­li­za­ción. El con­cep­to de que el mun­do se ha­ce lí­qui­do es atrac­ti­vo, pe­ro no re­sul­ta del to­do pro­duc­ti­vo pa­ra dar cuen­ta de fe­nó­me­nos muy evi­den­tes que ex­pre­san ab­so­lu­ta­men­te lo con­tra­rio. En más de un as­pec­to vi­vi­mos en una so­cie­dad, que a di­fe­ren­cia de di­luir­se, con­cen­tra de ma­ne­ra cre­cien­te ma­yor ri­gi­dez y me­nos la­xi­tud. La de­ses­pe­ra­ción de Ma­cri por su ima­gen es un in­tere­san­te ejem­plo de es­to.

Las úl­ti­mas dé­ca­das han abier­to par­ti­cu­lar in­te­rés en el con­cep­to “mar­ke­ting po­lí­ti­co” y de la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca. La aper­tu­ra a es­ta es­pe­cia­li­za­ción ha ge­ne­ra­do bibliografía no­ve­do­sa, ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias, cam­pos pro­fe­sio­na­les al­ter­na­ti­vos y has­ta con­gre­sos. Es­te re­co­rri­do no de­be­ría ser des­crip­to co­mo una “li­cua­ción” de la po­lí­ti­ca, sino co­mo un evi­den­te pro­ce­so de es­pe­cia­li­za­ción que ex­plo­ra la ne­ce­si­dad de la po­lí­ti­ca por per­fec­cio­nar su mo­do de con­tar­se fren­te a su pú­bli­co. De cual­quier ma­ne­ra, la so­bre­es­pe­cia­li­za­ción tie­ne su cos­to, co­mo di­ce Luh­mann, en tér­mi­nos de pro­duc­ción de ig­no­ran­cia. El que co­no­ce y sa­be más de al­go, al mis­mo tiem­po va co­no­cien­do me­nos del res­to. Esa es la tram­pa trá­gi­ca del mun­do mo­derno.

La ex­pe­rien­cia Cam­bie­mos ha si­do una de las má­qui­nas más in­tere­san­tes de cam­pa­ña. Es pro­ba­ble que no exis­ta nin­gu­na fuer­za po­lí­ti­ca que los igua­le en es­pe­cia­li­za­ción en el ma­ne­jo de la co­mu­ni­ca­ción en pro­ce­sos elec­to­ra­les, al­go que el pe­ro­nis­mo in­ten­ta imi­tar has­ta aho­ra sin ma­yor éxi­to. Pe­ro co­mo to­do pro­ce­so de es­pe­cia­li­za­ción, su per­fec­ción y co­no­ci­mien­to de­ta­lla­do, pro­du­ce en si­mul­tá­neo ig­no­ran­cia. Ma­cri y Pe­ña son ex­per­tos en co­mu­ni­car so­bre sus mun­dos ma­ra­vi­llo­sos, alegres y uni­dos, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te po­co ca­pa­ces pa­ra ha­blar, y de for­ma cre­cien­te, de la ges­tión, en par­ti­cu­lar de una ges­tión pro­ble­má­ti­ca. Se desen­vuel­ven con sol­tu­ra en la ilu­sión de la fe­li­ci­dad, y con mo­les­tia y bron­ca en la ges­tión de los pro­ble­mas.

Ma­cri ha si­do cla­ra­men­te ac­ti­vo en la bús­que­da de una agen­da glo­bal. Es pro­ba­ble que en­tre sus pa­res del ex­te­rior se sien­ta más her­ma­na­do, en par­ti­cu­lar con los del pri­mer mun­do. Los hom­bres y mu­je­res glo­ba­les del po­der com­par­ten más co­sas en­tre sí que con el po­bre que ca­da uno tie­ne a po­cos me­tros de su ho­gar. Allí se lo ve fe­liz, con el res­guar­do que la abs­trac­ción del de­ta­lle lo­cal per­mi­te to­da le­ja­nía, y por lo tan­to en una co­mo­di­dad co­mu­ni­ca­cio­nal im­po­si­ble de re­pli­car lo­cal­men­te. Se in­sis­te en que es el Pre­si­den­te con me­jor ima­gen en el ex­te­rior y cu­ya agen­da de re­for­mas se acla­man abier­ta­men­te en Oc­ci­den­te, al­go que es pro­ba­ble­men­te cier­to, aun­que no se re­pa­ra con fuer­za en lo que es­ta con­di­ción im­pli­ca. Fue­ra de épo­ca de cam­pa­ña, fue­ra de su es­pe­cia­li­za­ción, el tiem­po de la co­mu­ni­ca­ción vir­tuo­sa se tras­la­da ha­cia el ám­bi­to glo­bal, bus­can­do por ejem­plo, el equi­va­len­te fun­cio­nal del kirch­ne­ris­mo en el pla­ne­ta: Ve­ne­zue­la. Ma­cri sa­be que par­te de su so­bre­vi­ven­cia ne­ce­si­ta ser sos­te­ni­da fue­ra del país.

En Ar­gen­ti­na te­ne­mos por es­tos días una adic­ción in­tere­san­te por los even­tos glo­ba­les por­que los mis­mos cum­plen jus­ta­men­te el rol del con­tra­pe­so de la com­ple­ja reali­dad lo­cal. Las fac­tu­ras de luz y gas tre­pan por los bol­si­llos de to­dos y to­das, de lu­nes a vier­nes se­gui­mos en ho­ra­rio ban­ca­rio al va­lor del dó­lar mien­tras la de­socu­pa­ción aso­ma; y Ma­cri se mues­tra po­co. En esos mis­mos días las ac­ti­vi­da­des al­re­de­dor del G20 lo mues­tran fe­liz y pre­sen­te, igual que los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud. Cuan­to más te­rri­ble sea el con­tex­to lo­cal, más im­por­tan­cia se bus­ca­rá en ex­pan­dir­se ha­cia una ima­gen ma­ra­vi­llo­sa por fue­ra de los lí­mi­tes de país. La tem­po­ra­da de even­tos se acre­cien­ta fue­ra de las elec­cio­nes.

La can­ción ofi­cial de los JJ.OO. que ya co­mien­zan se lla­ma Va­mos Jun­tos, igual que la coa­li­ción elec­to­ral de Cam­bie­mos en la Ciu­dad el año pa­sa­do. La le­tra co­mien­za di­cien­do “Un es­fuer­zo más, un ca­mino de ilu­sión, ¡ve­rás!”, y con­ti­núa “con amor lo im­po­si­ble se pue­de lo­grar… ya ve­rás”, imi­tan­do de ma­ne­ra asom­bro­sa mu­chos de los dis­cur­sos de Ma­cri y sin de­jar en cla­ro si ha­bla del es­fuer­zo de­por­ti­vo o del es­fuer­zo olím­pi­co de los ar­gen­ti­nos y ar­gen­ti­nas por pa­gar los ser­vi­cios pú­bli­cos. En to­do ca­so ex­pre­sa la de­ses­pe­ran­te im­por­tan­cia de la bús­que­da ex­ter­na, no so­lo de cré­di­to mo­ne­ta­rio, sino sim­bó­li­co y de ima­gen pa­ra so­bre­vi­vir, mien­tras pa­re­ce que a los ar­gen­ti­nos, so­lo les es­pe­ra un diá­lo­go con su Pre­si­den­te, cuan­do to­quen las elec­cio­nes del año pró­xi­mo.

Te­ne­mos adic­ción por los su­ce­sos glo­ba­les por­que son el con­tra­pe­so de la reali­dad lo­cal

LUIS COS­TA*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.