Su­peran­do la anomia

Perfil Cordoba - - Ideas -

La anomia no es ex­cep­cio­nal. Ocu­rre en to­dos los paí­ses con ma­yor o me­nor in­ten­si­dad y de­pen­de de los mo­men­tos his­tó­ri­cos. Tien­de a ex­ten­der­se en la so­cie­dad oc­ci­den­tal por­que la in­ten­si­dad y la fre­cuen­cia de la co­mu­ni­ca­ción en­tre las per­so­nas con­du­jo a que se re­la­jen las nor­mas y se de­bi­li­te la fe en ideas ab­so­lu­tas. Tie­ne que ver tam­bién con las cul­tu­ras. La po­bla­ción de los paí­ses nór­di­cos y Sui­za ten­día a ser muy res­pe­tuo­sa de las con­ven­cio­nes so­cia­les. Gi­ne­bra era ha­ce trein­ta años una ciu­dad ago­bian­te, quie­nes te­nía­mos un es­pí­ri­tu in­quie­to no po­día­mos so­por­tar­la sin sa­lir en cuan­to po­día­mos al West End pa­ra res­pi­rar al­go de trans­gre­sión.

A ve­ces la anomia se ex­tien­de en nues­tras so­cie­da­des de tal ma­ne­ra, que se in­vier­ten los va­lo­res y la reali­dad se ha­ce di­fí­cil de com­pren­der pa­ra quie­nes te­ne­mos una for­ma­ción aca­dé­mi­ca for­mal. En 1996 ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Ecua­dor Ab­da­lá Bu­ca­ram, que re­pre­sen­ta­ba a am­plios sec­to­res po­pu­la­res can­sa­dos de un sis­te­ma que no en­ten­dían y re­cha­za­ban to­do

Cuan­do sec­to­res po­pu­la­res se can­san de un sis­te­ma que no en­tien­den, re­cha­zan to­do lo que se iden­ti­fi­ca con la

po­lí­ti­ca for­mal

lo que se iden­ti­fi­ca­ra con la po­lí­ti­ca for­mal. Se sen­tían mar­gi­na­dos por el es­ta­blish­ment. Cuan­do un fe­nó­meno de es­te ti­po se agu­di­za, pue­de ter­mi­nar ge­ne­ran­do un an­ti­can­di­da­to, co­mo ocu­rrió en es­te ca­so. Bu­ca­ram cre­cía en las en­cues­tas ca­da vez que ha­cía al­go que enoja­ba a la cul­ta so­cie­dad. Era un per­so­na­je marginal, in­te­li­gen­te, que ex­pre­sa­ba un re­sen­ti­mien­to so­cial ra­di­cal. Mien­tras más se lo acu­sa­ba de he­chos de­lic­ti­vos, mien­tras más ha­cía co­sas ex­tra­va­gan­tes, su si­tua­ción me­jo­ra­ba. Ha­bía al­go más: con­tra­rian­do to­da teo­ría, su in­ten­ción de vo­to subía cuan­do subía su re­cha­zo. Mu­chos vo­tan­tes vo­ta­ban por él por­que les des­agra­da­ba, por­que lo creían de­lin­cuen­te, por­que su­po­nían que iba a des­truir al país. Con­tra­tó a un an­ti­guo gru­po de rock uruguayo, Los Ira­cun­dos, y re­co­rrió el país pro­ta­go­ni­zan­do shows es­tra­fa­la­rios. Pro­du­cía y can­ta­ba su pro­pia pro­pa­gan­da, de­cía co­sas que nun­ca se ha­bían es­cu­cha­do en el país, ni en su for­ma ni en su con­te­ni­do.

Bu­ca­ram asu­mió en agos­to de 1996. Pro­du­jo tan­ta vio­len­cia ver­bal e ins­ti­tu­cio­nal, que fue des­ti­tui­do a los seis me­ses, ini­cián­do­se un pe­río­do caó­ti­co de la his­to­ria ecua­to­ria­na que du­ra has­ta hoy. Al­gu­nos apren­di­mos que más allá de la pa­sión del mo­men­to, la rup­tu­ra de las ins­ti­tu­cio­nes y del de­bi­do pro­ce­so so­lo lle­va a des­ba­ra­tar a una so­cie­dad. Su triun­fo me lle­vó a pu­bli­car en Ca­pel, Cos­ta Ri­ca, un en­sa­yo que se ofre­ce en la edi­ción de Per­fil.com pa­ra los lec­to­res que quie­ran pro­fun­di­zar en el te­ma.

(El en­sa­yo so­bre Bu­ca­ram y otros vi­deos de su cam­pa­ña: http://bit.ly/triun­fo-nue­vo-cau­di­llo (https://www.youtu­be.com/ watch?v=pgeP­nGH­pA5s) y https://www.youtu­be.com/ watch?v=qWaWm8dJACo

https://www.youtu­be.com/ watch?v=516Vn_9RY­do)

Es po­si­ble que la des­ti­tu­ción de Dil­ma Rous­sefff ten­ga el mis­mo efec­to ne­ga­ti­vo en Bra­sil. De los pro­ce­sos que da­ñan a las ins­ti­tu­cio­nes no se de­ri­van bue­nas con­se­cuen­cias. Las elec­cio­nes de hoy se­gu­ra­men­te pon­drán co­mo fi­na­lis­tas a dos can­di­da­tos aje­nos al es­ta­blish­ment: Jair Bol­so­na­ro y Fernando Had­dad. El

AP

BRA­SIL. Jair Bol­so­na­ro, en­fren­ta­do al sis­te­ma po­lí­ti­co, man­tie­ne un dis­cur­so com­ple­ta­men­te in­co­rrec­to pa­ra las eli­tes po­lí­ti­cas.

CEDOC PER­FIL

ECUA­DOR. Ab­da­lá Bu­ca­ram fue elec­to en 1996 co­mo “an­ti­can­di­da­to”. Ge­ne­ró tal caos que seis me­ses des­pués fue des­ti­tui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.