No pen­sar y dor­mir, o pen­sar y des­per­tar

Perfil Cordoba - - Ideas - SER­GIO SINAY*

Sla­voj Zi­zek tie­ne la di­fí­cil vir­tud de tra­du­cir ideas com­ple­jas en pa­la­bras sim­ples. Ste­ven Pin­ker mues­tra la ca­pa­ci­dad de huir de cual­quier idea com­ple­ja con un len­gua­je ele­men­tal y con­cep­tos tri­via­les. Jorge Fon­te­vec­chia en­tre­vis­tó a am­bos, por se­pa­ra­do, en las úl­ti­mas se­ma­nas en es­te diario. Los re­por­ta­jes fue­ron ri­gu­ro­sos y ex­haus­ti­vos. De al­gún mo­do, re­fle­ja­ron el ai­re de los tiem­pos en ma­te­ria de ideas y pen­sa­mien­to. El es­lo­veno Zi­zek, por ori­gen y por tra­yec­to­ria exis­ten­cial, na­ve­gó y na­ve­ga en las aguas tur­bu­len­tas del mun­do. El ca­na­dien­se Pin­ker, adop­ta­do por Es­ta­dos Uni­dos y adap­ta­do a ese país y su cul­tu­ra, na­da en es­pa­cios aca­dé­mi­cos in­con­ta­mi­na­dos de reali­da­des in­me­dia­tas y dia­lo­ga asi­dua­men­te con pre­si­den­tes y mag­na­tes. Don­de Zi­zek ve per­so­nas y con­flic­tos hu­ma­nos, Pin­ker ve nú­me­ros y es­ta­dís­ti­cas. Zi­zek se atre­ve con la com­ple­ji­dad de las pa­sio­nes y emo­cio­nes, y pa­ra ahon­dar en ellas se va­le no so­lo de sus só­li­das ideas, sino que con­vo­ca a vo­lu­mi­no­sos pen­sa­do­res con­tem­po­rá­neos o del pa­sa­do (de Marx a La­can, de Le­vi­nas a Ba­diou), ade­más de in­cluir chis­tes y apa­sio­nan­tes aná­li­sis de pe­lí­cu­las de to­dos los gé­ne­ros. Pin­ker ob­ser­va las pa­sio­nes y emo­cio­nes co­mo me­ros fe­nó­me­nos neu­ro­ló­gi­cos, en­ca­be­za una co­rrien­te de mo­da, que pa­re­ce ver en el ce­re­bro una es­pe­cie de apli­ca­ción que se ba­ja al or­ga­nis­mo y lo ri­ge, y eva­de to­da pre­gun­ta que obli­gue a con­fron­tar di­le­mas mo­ra­les y fi­lo­só­fi­cos; des­de el con­duc­tis­mo que ejer­ci­ta, mi­ra a los se­res hu­ma­nos co­mo sí­mi­les del pe­rro de Pa­vlov, y a sus con­duc­tas co­mo ac­tos re­fle­jos.

Zi­zek se au­to­de­no­mi­na “op­ti­mis­ta con­di­cio­nal”. Pin­ker se con­si­de­ra “op­ti­rrea­lis­ta”. El es­lo­veno ve al mun­do en un mo­men­to pe­li­gro­so (la ca­tás­tro­fe eco­ló­gi­ca, el avan­ce de los po­pu­lis­mos y na­cio­na­lis­mos ex­tre­mos, Trump, la epi­de­mia de es­tu­pi­dez re­tró­gra­da que afec­ta a las iz­quier­das) pe­ro pien­sa que si hu­bie­ra lu­ci­dez en ese des­or­den se po­dría en­con­trar un cau­ce. Pa­ra Pin­ker la hu­ma­ni­dad atra­vie­sa lo que el bri­tá­ni­co John Gray, uno de sus fe­ro­ces crí­ti­cos, lla­ma iró­ni­ca­men­te una “lar­ga paz”. Me­nos gue­rras y vio­len­cia que nun­ca, me­nos ham­bre, me­nos con­flic­tos y un lu­mi­no­so pro­gre­so cien­tí­fi­co. Di­ce Pin­ker que los jó­ve­nes ya no mue­ren en los fren­tes de ba­ta­lla, co­mo car­ne de ca­ñón, ol­vi­dan­do cu­rio­sa­men­te que quie­nes mue­ren hoy, en can­ti­da­des igual­men­te pa­vo­ro­sas, son ci­vi­les, mu­je­res, hom­bres, ni­ños y an­cia­nos, en po­bla­cio­nes de­vas­ta­das por dro­nes o mi­si­les di­ri­gi­dos a dis­tan­cia des­de có­mo­das ofi­ci­nas (un lo­gro del pro­gre­so tec­no­ló­gi­co que fas­ci­na a Pin­ker). Afec­to a las es­ta­dís­ti­cas (siem­pre ma­ni­pu­la­bles, co­mo las en­cues­tas), di­ce que ca­da día más de un mi­llón de per­so­nas sa­le del ham­bre, sin ex­po­ner la me­nor de­mos­tra­ción de ese da­to, él, que nie­ga co­mo cien­cias al psi­coa­ná­li­sis y a las hu­ma­ni­da­des por no ser fác­ti­cas. El ape­ti­to se cal­ma por un ra­to, pe­ro el ham­bre es otra co­sa y aca­so Pin­ker lo ig­no­re.

Mien­tras Zi­zek asu­me y en­car­na con co­ra­je la in­cer­ti­dum­bre que es con­di­ción ineludible de cual­quier em­pren­di­mien­to fi­lo­só­fi­co, re­fle­xi­vo o po­lí­ti­co en es­tos tiem­pos, don­de las cer­te­zas del Ilu­mi­nis­mo se ven en al­gu­nos ca­sos des­vir­tua­das y en otros trai­cio­na­das, Pin­ker re­fle­ja una pe­li­gro­sa y ma­si­va ur­gen­cia por en­con­trar fór­mu­las ba­la­díes que, con un bar­niz cien­ti­fi­cis­ta, en­tre­guen se­gu­ri­da­des en un mun­do en don­de no las hay. Fór­mu­las que evi­ten ejer­ci­tar el pen­sa­mien­to crí­ti­co, que ale­jen los di­le­mas mo­ra­les plan­tea­dos a ca­da pa­so por la vi­da y que fa­ci­li­ten lo que el fi­ló­so­fo in­glés Ro­ger Scru­ton de­fi­ne co­mo op­ti­mis­mo ines­cru­pu­lo­so. Pa­ra Gray, au­tor de un im­pla­ca­ble en­sa­yo ti­tu­la­do

ese op­ti­mis­mo es una fla­man­te or­to­do­xia que im­pul­sa un nue­vo dog­ma. Y ya se sa­be que los dog­mas no se dis­cu­ten, se apli­can. Así le fue a la hu­ma­ni­dad con ellos. Sin du­da es más ven­de­dor y gla­mo­ro­so el pa­ra­dig­ma de Pin­ker. Ali­via y ba­na­li­za. Zi­zek desafía a pen­sar, es de­cir a du­dar, ar­gu­men­tar, re­fle­xio­nar, de­du­cir, dis­cer­nir y, aca­so, a ex­traer con­clu­sio­nes tur­ba­do­ras. La dis­yun­ti­va de los tiem­pos: el opio del op­ti­mis­mo bo­bo o el co­ra­je del pe­si­mis­mo que in­du­ce a ac­tuar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.