Con­fir­ma­ron al can­di­da­to de Trump a la Cor­te

Perfil Cordoba - - Internacionales - AFP Y DPA

Tal co­mo se es­pe­ra­ba, el Se­na­do nor­te­ame­ri­cano con­fir­mó ayer por es­tre­cha ma­yo­ría al juez Brett Ka­va­naugh co­mo el nue­vo miem­bro de la Cor­te Su­pre­ma, una gran vic­to­ria po­lí­ti­ca pa­ra el pre­si­den­te Do­nald Trump, con lo que la má­xi­ma ins­tan­cia de la Jus­ti­cia ten­drá una ma­yo­ría con­ser­va­do­ra du­ran­te dé­ca­das.

Pe­se a las du­das de úl­ti­ma ho­ra so­bre qué iban a vo­tar los se­na­do­res mo­de­ra­dos, Ka­va­naugh fue ele­gi­do tras co­se­char los res­pal­dos que re­que­ría en la Cá­ma­ra al­ta, in­clu­yen­do los de los re­pu­bli­ca­nos Su­san Co­llins y Jeff Fla­ke, y del de­mó­cra­ta Joe Man­chin

“Aplau­do y fe­li­ci­to al Se­na­do de los Es­ta­dos Uni­dos por con­fir­mar nues­tro GRAN POS­TU­LA­DO, el juez Brett Ka­va­naugh a la Cor­te Su­pre­ma”, tui­teó Trump ape­nas con­clu­yó la vo­ta­ción.

El pre­si­den­te fir­mó ayer mis­mo la de­sig­na­ción ofi­cial, con lo que el ma­gis­tra­do ya asu­mió ofi­cial­men­te su car­go.

Ka­va­naugh, un con­ser­va­dor de 53 años, cu­bri­rá el pues­to va­can­te de­ja­do por Ant­hony Ken­nedy, que se ju­bi­ló, y se con­vir­tió en el no­veno ma­gis­tra­do del má­xi­mo tri­bu­nal, y el se­gun­do pos­tu­la­do por Trump, des­pués de otro con­ser­va­dor, Niel Gor­such.

La vo­ta­ción de ayer fue el úl­ti­mo pa­so de un pro­ce­so que co­men­zó el 9 de ju­lio, cuan­do Trump anun­ció la no­mi­na­ción de Ka­va­naugh.

El pro­ce­so de con­fir­ma­ción fue caó­ti­co y es­tu­vo mar­ca­do por acu­sa­cio­nes de agre­sio­nes se­xua­les del juez con­tra va­rias mu­je­res, du­ran­te su ju­ven­tud.

Ka­va­naugh, quien ne­gó ca­te­gó­ri­ca­men­te esas acu­sa­cio­nes, ob­tu­bo una cor­ta ma­yo­ría en el Se­na­do (50-48), dan­do una im­por­tan­te vic­to­ria po­lí­ti­ca al pre­si­den­te Do­nald Trump, que de­ja­rá en mi­no­ría a los jue­ces pro­gre­sis­tas en el má­xi­mo ór­gano de jus­ti­cia du­ran­te mu­chos años.

Los jue­ces, que son vi­ta­li­cios, son pro­pues­tos por el pre­si­den­te, y el Se­na­do de­be con­fir­mar­los en el car­go. El ca­so de Ka­va­naugh es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te por­que se cree que su nom­bra­mien­to in­cli­na­rá la ba­lan­za a fa­vor de los con­ser­va­do­res.

El nue­vo miem­bro de la Cor­te es co­no­ci­do por sus po­si­cio­nes muy con­ser­va­do­ras en cues­tio­nes co­mo el abor­to, los el con­trol de ar­mas o te­mas de di­ver­si­dad y mi­no­rías.

La vo­ta­ción, con­du­ci­da por el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, fue in­te­rrum­pi­da por mo­men­tos por un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes que en­tró al re­cin­to.

Pen­ce tu­vo que pe­dir “or­den en la sa­la” en re­pe­ti­das oca­sio­nes des­pués de que de­ce­nas de per­so­nas em­pe­za­ran a gri­tar con­sig­nas con­tra Ka­va­naugh des­de den­tro de la pro­pia cá­ma­ra del Ca­pi­to­lio.

Los crí­ti­cos se­ña­lan que la vo­ta­ción se lle­vó a ca­bo sin que se desa­rro­lla­ra pre­via­men­te una apro­pia­da in­ves­ti­ga­ción de las de­nun­cias de abu­so se­xual que pe­san so­bre el juez.

Tres mu­je­res, en­tre ellas la pro­fe­so­ra de psi­co­lo­gía Ch­ris­ti­ne Bla­sey, que tes­ti­fi­có an­te una co­mi­sión del Se­na­do, han acu­sa­do a Ka­va­naugh de ha­ber­las asal­ta­do se­xual­men­te cuan­do eran es­tu­dian­tes. El juez re­cha­za de for­ma vehe­men­te to­das las acu­sa­cio­nes.

Con es­ta vo­ta­ción se ce­rra­ron va­rias se­ma­nas de en­car­ni­za­da lu­cha po­lí­ti­ca, que di­vi­dió a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se y al pro­pio Se­na­do.

Los re­pu­bli­ca­nos te­mían per­der el vo­to de la de­re­cha re­li­gio­sa y de los sec­to­res con­ser­va­do­res si la pos­tu­la­ción era re­cha­za­da, y los de­mó­cra­tas con­fían en que la de­cep­ción que pro­vo­có su con­fir­ma­ción en mu­je­res y li­be­ra­les se re­fle­je en las cru­cia­les elec­cio­nes de me­dio tér­mi­nos que se rea­li­za­rán en no­viem­bre.

cuan­do es­te era di­ri­gi­do por Zhou Yong­kang, ex miem­bro del Co­mi­té Per­ma­nen­te del Bu­ró Po­lí­ti­co del Par­ti­do y su­pues­to ri­val de Xi, quien hoy pur­ga una con­de­na a ca­de­na per­pe­tua por co­rrup­ción, abu­so de po­der y di­vul­ga­ción de se­cre­tos de Es­ta­do. Zhou es el di­ri­gen­te chino de ma­yor ran­go que fue vol­tea­do por la cam­pa­ña an­ti­co­rrup­ción de Xi.

Una de las hi­pó­te­sis que se ba­ra­jan es que la des­apa­ri­ción de Meng po­dría vin­cu­lar­se con di­cha cam­pa­ña. Sin em­bar­go, no se co­no­ce nin­gu­na acu­sa­ción en su con­tra. De he­cho, cuan­do asu­mió en In­ter­pol, la di­si­den­cia chi­na en el exi­lio ex­pre­só preo­cu­pa­ción so­bre la po­si­bi­li­dad de que Meng uti­li­za­ra el car­go pa­ra per­se­guir a opo­si­to­res re­fu­gia­dos en el ex­tran­je­ro, mu­chos de ellos acu­sa­dos pre­ci­sa­men­te por co­rrup­ción.

La des­apa­ri­ción de Meng en­gro­sa la lis­ta de fi­gu­ras pú­bli­cas de­sa­pa­re­ci­das re­cien­te­men­te en Chi­na. Di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios mul­ti­mi­llo­na­rios y has­ta una fa­mo­sa ac­triz han pa­sa­do se­ma­nas e in­clu­so me­ses sin que se co­no­cie­ra su pa­ra­de­ro.

CON­FIR­MA­DO.

Ayer hu­bo pro­tes­tas fren­te al Con­gre­so. Va­rias ma­ni­fes­tan­tes fue­ron de­te­ni­das.

FO­TOS: AP Y AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.