“Hay un sec­tor que es­tá a un es­ca­lón de gol­pear sus ca­ce­ro­las”

Perfil Cordoba - - El Observador - P.H.

El “gra­dua­lis­mo” pa­re­ce ha­ber­se cons­ti­tui­do un pe­li­gro ma­cro­eco­nó­mi­co des­de una mi­ra­da or­to­do­xa. Pe­ro sin du­das tu­vo un efec­to de con­ten­ción en la mi­cro con­cre­to: la con­ten­ción de un gru­po so­cial que vo­tó a Ma­cri y que aho­ra real­men­te es­tá en ma­yor ries­go: la cla­se me­dia ba­ja, a me­di­da que au­men­ta la in­fla­ción, ve más cer­ca la po­bre­za. Pe­ro ¿có­mo des­cri­bir a es­te gru­po tan sig­ni­fi­ca­ti­vo en ma­te­ria so­cial (y elec­to­ral)? PER­FIL con­ver­só con Car­los De Angelis pa­ra en­con­trar una pers­pec­ti­va so­cio­ló­gi­ca pa­ra en­ten­der a los “vul­ne­ra­bles” de cla­se me­dia.

Pa­ra De Angelis se tra­ta de un gru­po no con­te­ni­do por la po­lí­ti­ca clá­si­ca: “nor­mal­men­te son sec­to­res con ba­jo ni­vel de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca. No sue­len te­ner al­guien que los re­pre­sen­te. No hay lí­de­res in­ter­me­dios que se ocu­pen de ellos”, ex­pli­ca. Y agre­ga: “los sec­to­res me­dios ba­jos, que cul­tu­ral­men­te pue­den ser cla­se me­dia me­dia, pe­ro eco­nó­mi­ca­men­te son cla­se ba­ja, en una ins­tan­cia co­mo la que vi­vi­mos son can­di­da­tos a es­tar por de­ba­jo de la lí­nea de la po­bre­za en for­ma inminente. Y es un gran pro­ble­ma, un te­rror”.

De Angelis co­men­ta que “in­clu­so hay en es­tos sec­to­res gen­te que man­da a los chi­cos a co­le­gios pri­va­dos, mu­chas ve­ces li­ga­dos a lo pa­rro­quial. Aun­que es­tos co­le­gios son ca­si gra­tui­tos, se ne­ce­si­tan al­gu­nas con­di­cio­nes –co­mo el uni­for­me, por ejem­plo– que tam­bién son un cos­to. Y aho­ra no es­tán pu­dien­do cos­tear eso. Es un sec­tor que es­tá a un es­ca­lón de mo­vi­li­zar sus ca­ce­ro­las”.

De Angelis di­ce que en es­te gru­po hay ju­bi­la­dos re­cien­tes que “no lo­gran, por el sis­te­ma pre­vi­sio­nal ar­gen­tino, que su in­gre­so es­té en re­la­ción con el suel­do que te­nían co­mo ac­ti­vos. Hay mu­cho cuen­ta­pro­pis­mo. Hay mu­chí­si­mo tra­ba­jo que se ha ido ter­ce­ri­zan­do en es­tos años. Tam­bién es gen­te que su­fre a ni­vel de su eco­no­mía el im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías”.

A eso se su­ma que con la caí­da de unos, se per­ju­di­can cier­tos tra­ba­jos co­mo el de “plo­me­ros o pin­to­res –ex­pli­ca De Angelis–. In­clu­so per­so­nas que ha­cen lim­pie­za de ho­ga­res, o co­ci­na do­mi­ci­lio, ta­xis­tas. Un da­to es que se in­co­po­ran a Uber ca­si unas 600 per­so­nas por día. O sea, ca­si 20 mil per­so­nas por mes. Lo mis­mo su­ce­de con los chi­cos que tra­ba­jan en los de­li­ve­ries”.

“Son gen­te que pue­de ser cul­tu­ral­men­te –di­ce el so­ció­lo­go– de un sec­tor co­mo el C2, ma­ne­jan apli­ca­cio­nes, co­no­cen bien la Ciu­dad co­mo pa­ra ha­cer un re­co­rri­do, pe­ro si no hay lla­ma­dos, pa­san di­rec­ta­men­te al ejér­ci­to de los po­bres. Al cre­cer la po­bre­za, hay una ma­yor can­ti­dad de gen­te pi­dien­do em­pleo, y eso pue­de pro­du­cir con­flic­tos".

CEDOC PER­FIL

PRO­TES­TAS. Ya hu­bo en va­rias re­gio­nes del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.