Glo­ria a ‘Menchi’ en las al­tu­ras

Perfil Cordoba - - El Observador - PA­BLO COHEN*

Al­gu­nos hé­roes de gue­rra son dis­cu­ti­dos, pe­ro Her­men­gil­do Sábat es aho­ra un hé­roe uná­ni­me de las dos ori­llas más her­ma­na­das del mun­do, des­de el Po­ci­tos de sus pri­me­ros días has­ta el Oli­vos del úl­ti­mo res­pi­ro. “Hé­roe”: pa­la­bra que 'Menchi', un hu­ma­nis­ta ca­bal al que el ra­ro atri­bu­to de la mo­des­tia le era in­he­ren­te, no hu­bie­ra apro­ba­do.

“Yo no ten­go ges­tor, ni ga­le­ris­ta ni na­da. En­ton­ces, me gano la vi­da con los di­bu­jos del diario, y ca­si ex­cep­cio­nal­men­te con al­gún cua­dro que ven­da. Así que me es­me­ro mu­cho, por­que ten­go mie­do de per­der el tra­ba­jo”, de­cla­ró con in­ve­ro­sí­mil con­ven­ci­mien­to en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en 2011 en el se­ma­na­rio

Pe­ro la mo­des­tia era en es­te ad­mi­ra­dor de Sáez, de To­rres García, de Ba­rra­das y de Fi­ga­ri una pin­ce­la­da más del cua­dro ma­yor que re­pre­sen­ta­ba su ca­rác­ter, mez­cla fa­bu­lo­sa de as­ce­tis­mo, be­ne­vo­len­cia, ri­gor y ter­nu­ra. Al­go que fun­cio­na­ba na­tu­ral­men­te en un hom­bre que se sen­tía cul­tu­ral­men­te orien­tal, lo que ex­pli­có en aque­lla en­tre­vis­ta de es­ta ma­ne­ra: “Yo si­go sien­do un uruguayo en Bue­nos Aires, ese es el asun­to. Acá me crie y es­tu­dié bien o mal, y la for­ma­ción de la per­so­na que soy se dio to­da en Uru­guay. Tam­bién hay un he­cho con­cre­to: lle­vo tra­ba­jan­do en 37 años, y es mu­cho. Otros ti­pos hu­bie­ran lar­ga­do an­tes . Creo que en Bue­nos Aires to­do gi­ra al­re­de­dor del di­ne­ro, y yo en­tien­do que de al­gún mo­do eso sea ra­zo­na­ble, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te de­be ser así, por­que hay otras co­sas. La idio­sin­cra­sia na­cio­nal tie­ne tér­mi­nos más mo­des­tos, no po­see ilu­sio­nes de­men­cia­les, aun­que al mis­mo tiem­po el uruguayo pue­de lle­gar a ser más pro­fun­do, ¿sa­bés?”.

Por eso Sábat era un li­bre­pen­sa­dor. Y por eso sim­pa­ti­za­ba con el doc­tor Al­fon­sín y abo­mi­na­ba del pe­ro­nis­mo.

Ciu­da­dano ilus­tre de Mon­te­vi­deo y de Bue­nos Aires, doc­tor ho­no­ris cau­sa de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca y de la UBA, ga­na­dor del Pre­mio Ho­me­na­je de la Fun­da­ción Nue­vo Pe­rio­dis­mo Ibe­roa­me­ri­cano, del Ko­nex de Bri­llan­te y del Ma­ría Moors Ca­bot, ex pre­si­den­te de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo de la Ar­gen­ti­na y ex ex­po­si­tor de lu­jo del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­tes Vi­sua­les y de la Fun­da­ción At­chu­garry de Uru­guay, Sábat ase­gu­ra­ba que las dis­tin­cio­nes son “ries­go­sas”, y aña­día: “Yo no tra­to de con­ven­cer a na­die, lo mío es muy sen­ci­llo y no me re­mon­to por­que no soy co­me­ta. Ten­go mis re­ser­vas res­pec­to a lo que ha­go, y sim­ple­men­te di­bu­jo co­sas que en ca­da mo­men­to me pa­re­ce que va­le la pe­na pu­bli­car”.

Co­sas que, aun­que Sábat no lo ad­mi­tie­ra -y tal vez es­to fue­ra más evi­den­te en sus acua­re­las que en sus di­bu­jo­se­ran un pro­di­gio de sen­si­bi­li­dad, de sín­te­sis y del mis­te­rio que evo­có Pa­blo At­chu­garry con­sul­ta­do por PER­FIL, opi­nó: “Su tra­ba­jo es her­mo­so y, cuan­do lo ob­ser­vo, lo que veo es pin­tu­ra”.

Pe­ro él era un ex­ce­len­te re­por­te­ro, tal co­mo re­cor­dó An­drés Al­si­na, pe­rio­dis­ta uruguayo de des­ta­ca­da ca­rre­ra en am­bas már­ge­nes del Pla­ta, quien ex­pli­có có­mo Her­me­ne­gil­do co­men­za­ba una con­ver­sa­ción con una idea ini­cial que, tras múl­ti­ples de­ri­va­cio­nes apa­ren­te­men­te caó­ti­cas, re­to­ma­ba más tar­de pa­ra for­ta­le­cer­la con la ar­mo­nía, la ca­li­dad y el sen­ti­do de la im­pro­vi­sa­ción de las le­yen­das de jazz que tan­to ad­mi­ra­ba. Jus­ta­men­te él, cu­ya obra era ve­ne­ra­da por el inol­vi­da­ble di­bu­jan­te es­ta­dou­ni­den­se Da­vid Le­vi­ne.

“Era tal su com­pro­mi­so con la de­mo­cra­cia y con la ver­dad que, sa­bien­do cuá­les se­rían las con­se­cuen­cias de sus ac­tos, 'Menchi' di­bu­jó a Cris­ti­na Kirch­ner

con una ven­da en la bo­ca: pa­ra él era un de­ber cí­vi­co”, gra­fi­ca Al­si­na. Y di­ce más: “el olor a re­dac­ción” era pa­ra su ta­rea un ele­men­to in­sus­ti­tui­ble. Una ta­rea cu­yo re­sul­ta­do fi­nal, se­gún Ig­na­cio Itu­rria, pro­cu­ra­ba siem­pre lle­gar a “lo más ín­ti­mo del ser hu­mano”.

El año en que lo en­tre­vis­té, le lle­vé a Sábat -quien po­cos mi­nu­tos an­tes le ha­bía di­bu­ja­do y re­ga­la­do una ca­ri­ca­tu­ra al fo­tó­gra­fo que me acom­pa­ña­ba- un cua­dro de una bo­te­lla flo­tan­do en un mar pro­fun­da­men­te ver­de con la ins­crip­ción “Uto­pía”. No es­ta­ba se­gu­ro de que 'Menchi' lo hu­bie­ra he­cho real­men­te, tan­to por la épo­ca de la obra co­mo por la repu­tación de la ca­sa de re­ma­tes don­de la ha­bía com­pra­do. Pe­ro aque­llo era una be­lle­za.

-¿Lo hi­zo us­ted?

-A ver… ¡Uff, sí, sí!

-¿Pe­ro cuán­do?

-Y ya no sé, ha­ce co­mo cua­tro vi­das, vie­jo. ¿Qué­res que te la de­di­que?

-Me en­can­ta­ría.

“Pa­ra Pa­blo, con to­da sim­pa­tía y con la amis­tad de Her­me­ne­gil­do Sábat. Mon­te­vi­deo, agos­to-2011”, di­ce.

Una vez, Tru­man Ca­po­te se pre­gun­tó: “¿Qué es el es­ti­lo? ¿Y qué es, co­mo pre­gun­ta el Zen Koan, ‘el so­ni­do de una mano'?” Y con­clu­yó: “Na­die lo sa­be real­men­te y, sin em­bar­go, uno lo sa­be o no lo sa­be. Pe­ro pa­ra mí, el es­ti­lo es el es­pe­jo de la sen­si­bi­li­dad de un ar­tis­ta, en ma­yor gra­do que el con­te­ni­do de su obra”.

So­bre los res­tos de ese he­chi­zo ori­gi­nal, se­ría un lu­gar co­mún de­cir que, des­de la Tie­rra has­ta las al­tu­ras, imi­ta­re­mos al maes­tro. Sea­mos rea­lis­tas: ni en el me­jor de los sue­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.