Pre­sión fis­cal 2019, ma­yor que con los K

Perfil Cordoba - - Portada - JOSE BUSANICHE

El ob­je­ti­vo de la re­for­ma era ba­jar la pre­sión tri­bu­ta­ria, al­go que no se cum­pli­rá. Los im­pues­tos más dis­tor­si­vos su­birán al ni­vel de 2009. Des­con­ten­to ge­ne­ra­li­za­do.

La Ley de Re­for­ma Tri­bu­ta­ria fue uno de los ca­ba­lli­tos de ba­ta­lla del ma­cris­mo que “ven­dió” a la so­cie­dad en ge­ne­ral y al sec­tor pri­va­do y pro­duc­ti­vo en par­ti­cu­lar.

Se apro­bó a fi­nes de di­ciem­bre del año pa­sa­do –co­mo Ley 27.430– y te­nía un nor­te de­fi­ni­do (y de­fen­di­do y re­pe­ti­do por los fun­cio­na­rios na­cio­na­les): re­du­cir la pre­sión tri­bu­ta­ria y eli­mi­nar im­pues­tos dis­tor­si­vos pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad y pro­mo­ver un re­par­to más equi­ta­ti­vo de los re­cur­sos.

Su apli­ca­ción, así, de­bía ir de la mano de una se­rie de com­pro­mi­sos de re­for­mas que tam­bién de­ben en­ca­rar pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios y que aún se de­ba­te en torno al Con­sen­so Fis­cal.

Aun­que hay cier­to con­sen­so en que la le­tra plas­ma­da en la ley tie­ne sus­ten­tos teó­ri­cos y téc­ni­cos elo­gia­bles, la reali­dad es que su apli­ca­ción en la eco­no­mía con­cre­ta es­tá le­jos de ser lo es­pe­ra­do: no se avan­zó con al­gu­nas re­for­mas cla­ves, no se re­gla­men­ta­ron mo­di­fi­ca­cio­nes, no se eli­mi­na­ron im­pues­tos dis­tor­si­vos y se vol­vie­ron a lan­zar tri­bu­tos que te­nían fe­cha de ca­du­ci­dad.

La cri­sis de emer­gen­cia eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri obli­gó a ra­len­ti­zar mu­chos de esos cam­bios has­ta el pun­to de al­te­rar el co­re de la re­for­ma: ba­jar la pre­sión fis­cal.

Así, en 2019 la ten­den­cia de re­duc­ción del pe­so de los im­pues­tos que se ve­nía ve­ri­fi­can­do cam­bia­rá de sen­ti­do.

Los im­pues­tos dis­tor­si­vos na­cio­na­les vol­ve­rán a cre­cer y la pre­sión tri­bu­ta­ria se­rá su­pe­rior, in­clu­so, a la que tu­vo el kirch­ne­ris­mo cuan­do en­tre­gó el po­der en 2015.

Un año más pe­sa­do. La cues­tión so­bre la evo­lu­ción de la Ley de Re­for­ma Tri­bu­ta­ria, su in­ci­den­cia so­bre la pre­sión fis­cal, los es­ce­na­rios a par­tir de es­to y su im­pac­to en las fi­nan­zas de la Pro­vin­cia fue­ron mo­ti­vo de un de­ba­te or­ga­ni­za­do por la Unión In­dus­trial de Cór­do­ba.

En ese mar­co, el eco­no­mis­ta je­fe del Ie­ral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea, Mar­ce­lo Ca­pe­llo, ex­pu­so va­rios nú­me­ros al res­pec­to y di­se­ñó in­clu­so el es­ce­na­rio es­ti­ma­ti­vo de la pre­sión tri­bu­ta­ria pa­ra 2019.

Se­gún se des­ta­có, la pre­sión tri­bu­ta­ria del Go­bierno na­cio­nal ve­nía ca­yen­do en los tres pri­me­ros años de Ma­cri. Des­de un 25,8% del PIB en 2015, a 23,7% en 2018 (de enero a sep­tiem­bre). Es de­cir, una caí­da de ca­si dos pun­tos por­cen­tua­les del PIB.

En la mis­ma lí­nea, si se con­si­de­ran los tres ni­ve­les de go­bierno (Na­ción, Pro­vin­cia y Mu­ni­ci­pa­li­dad), la pre­sión tri­bu­ta­ria ca­yó des­de un 33,8% del PIB en 2015 a 31,9% en 2018.

Sin em­bar­go, con las mo­di­fi­ca­cio­nes di­se­ña­das por el Go­bierno pa­ra el año que vie­ne to­do cam­bia. Se es­ti­ma que la pre­sión tri­bu­ta­ria so­lo del Es­ta­do na­cio­nal se­rá del 26,2% en 2019, in­clu­si­ve su­pe­rior a la de 2015 (+0,4pp).

Vuel­ven los dis­tor­si­vos. Gran par­te de es­te re­tro­ce­so se de­be a la de­ci­sión de no eli­mi­nar al­gu­nos tri­bu­tos o de man­te­ner o su­bir im­pues­tos dis­tor­si­vos co­mo las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes.

Se­gún las es­ti­ma­cio­nes del Ie­ral, el con­jun­to de im­pues­tos dis­tor­si­vos su­birá de un 5,9% del PIB en 2018 a 7,5%.

Así, se cae­rá en un re­tro­ce­so de la pre­sión fis­cal de ca­si una dé­ca­da, cuan­do en 2009 los im­pues­tos dis­tor­si­vos te­nían ese pe­so re­fe­ren­cial.

En tan­to, si se con­tem­pla un com­bo de im­pues­tos dis­tor­si­vos na­cio­na­les y pro­vin­cia­les se re­tro­ce­de has­ta el ni­vel que te­nían en 2015.

Pa­ra el ca­so de las re­ten­cio­nes, por ejem­plo, la pre­sión tri­bu­ta­ria se­rá si­mi­lar a la que ejer­cían en el bie­nio 2011-2012.

En con­cre­to, la pre­sión tri­bu­ta­ria au­men­ta­rá en 2019 o no ba­ja­rá co­mo se ha­bía pro­me­ti­do en el ca­so de: de­re­chos a la ex­por­ta­ción; por el no ajus­te por in­fla­ción de ba­lan­ces pa­ra Ga­nan­cias; por au­men­to de Bie­nes Per­so­na­les; por pos­ter­ga­ción de to­ma a cuen­ta de Im­pues­to al Che­que en el im­pues­to a Ga­nan­cias y por­que se pos­po­ne un año el cro­no­gra­ma es­ta­ble­ci­do pa­ra la re­duc­ción del Im­pues­to a los Se­llos.

Crí­ti­ca in­dus­trial. Pa­ra Mar­ce­lo Al­me­dros, pre­si­den­te del De­par­ta­men­to de Po­lí­ti­ca Tri­bu­ta­ria de la Unión In­dus­trial de Cór­do­ba, el Go­bierno no qui­so o no pu­do en­ca­rar la re­for­ma y tra­ta de car­gar la res­pon­sa­bi­li­dad por los cam­bios no rea­li­za­dos en la du­ra co­yun­tu­ra ex­ter­na.

“El Go­bierno se es­cu­da en la co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal, uno pue­de ex­pli­car par­te por eso, pe­ro creo que gran par­te de es­to es por una cri­sis lo­cal. Es­to ha lle­va­do a que el Go­bierno de for­ma pre­me­di­ta­da de­mo­re es­tas im­ple­men­ta­cio­nes y de­mo­re la re­gla­men­ta­ción de de­ter­mi­na­dos pun­tos. Cam­bia las

re­glas de jue­go, en de­fi­ni­ti­va, es­tá­ba­mos tra­tan­do de te­ner ins­ti­tu­cio­nes se­rias y lo que se pro­me­tió aho­ra no se cum­ple”, se­ña­ló el re­fe­ren­te de la UIC.

Pa­ra el eje­cu­ti­vo, el ca­so de los Bie­nes Per­so­na­les es el más pa­ra­dig­má­ti­co de la re­for­ma in­con­clu­sa: “ese im­pues­to que te­nía sen­ten­cia de muer­te y aho­ra pa­re­ce que es un pi­lar fun­da­men­tal y tie­ne una ex­pec­ta­ti­va de re­cau­da­ción alta. Hay una reali­dad ex­tra­or­di­na­ria, es­ta­mos en emer­gen­cia, eso no lo du­da na­die. Si la cri­sis pa­sa o no, es lo que va a de­fi­nir si la re­for­ma va a ser aplicada o no”.

So­bre la evo­lu­ción que ha te­ni­do la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria y un es­ce­na­rio de ma­yor pre­sión, el ministro de Fi­nan­zas Os­val­do Giordano se­ña­ló: “La­men­ta­ble­men­te de la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria mu­chas co­sas se han sus­pen­di­do o di­rec­ta­men­te re­ver­ti­do, con lo cual va a de­mo­rar más el pro­ce­so de or­de­na­mien­to del sis­te­ma tri­bu­ta­rio. En ese mar­co, la re­duc­ción más im­por­tan­te que se man­tu­vo es la de In­gre­sos Bru­tos, un cro­no­gra­ma par­ti­cu­lar­men­te am­bi­cio­so da­do un con­tex­to que en el me­jor de los ca­sos se­rá de re­ce­sión mo­de­ra­da. Pa­ra la Pro­vin­cia esa re­duc­ción es de más de $6.000 mi­llo­nes”.

Pa­ra el fun­cio­na­rio, la jus­ti­fi­ca­ción de la ma­yor pre­sión es el es­ce­na­rio de emer­gen­cia en el que es­tá el país. Así, apun­tó: “se apela a ins­tru­men­tos que en con­di­cio­nes nor­ma­les son cen­su­ra­bles, pe­ro co­mo es­ta­mos en emer­gen­cia tie­nen cier­ta le­gi­ti­mi­dad. Oja­lá sir­va pa­ra sa­lir rá­pi­do y vol­va­mos a pen­sar en or­ga­ni­zar­nos me­jor pa­ra ha­cer las re­for­mas de fon­do”.

“El Go­bierno va en di­rec­ción co­rrec­ta con el plan do­ble ce­ro (fis­cal y mo­ne­ta­rio), pe­ro de­be se­guir tra­ba­jan­do pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del ajus­te fis­cal (ba­jan­do Re­ten­cio­nes y otros im­pues­tos, re­cu­pe­ran­do gas­to de ca­pi­tal, re­du­cien­do el gas­to co­rrien­te), y se­guir me­jo­ran­do la com­pe­ti­ti­vi­dad es­truc­tu­ral de la eco­no­mía, pa­ra que cuan­do el ti­po de cam­bio se apre­cie en al­gu­na me­di­da, se evi­te el ti­po de cam­bio ba­jo, y se cuen­te con com­pe­ti­ti­vi­dad so­bre ba­ses más du­ra­de­ras”, com­ple­ta el in­for­me del Ie­ral.

CEDOC PER­FIL

2019 COM­PLI­CA­DO. La ciu­da­da­nía y el sec­tor pri­va­do vol­ve­rá a sen­tir el pe­so de una pre­sión fis­cal más du­ra el año que vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.