Ro­sa­rio vio­len­to.

Vidal de­pen­de de un de­cre­to de Ma­cri pa­ra re­com­po­ner fon­dos. Y tam­bién de Mas­sa.

Perfil Cordoba - - Portada - DA­NIEL BI­LOT­TA

Tie­ne 24 años, la vin­cu­lan a Los Mo­nod y la acu­san de li­de­rar 8 atentados a jue­ces.

No hay an­te­ce­den­tes de un go­bierno cu­yo op­ti­mis­mo se fun­de en la apli­ca­ción de un ajus­te sin pa­ran­gón, co­mo el del Pre­su­pues­to vo­ta­do es­ta se­ma­na en la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Me­nos, de con­fiar el ré­di­to elec­to­ral a una me­di­da con re­per­cu­sión ne­ga­ti­va en las fi­nan­zas de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, que con­cen­tra el 37% del to­tal de vo­tan­tes. Sin du­das, el lu­gar que la his­to­ria re­ser­ve a Cam­bie­mos es­ta­rá sig­na­do por el re­sul­ta­do de es­ta ex­pe­rien­cia.

Ese diag­nós­ti­co in­cier­to fue la con­clu­sión más im­por­tan­te de la reunión del 24 de oc­tu­bre en­tre Mar­cos Pe­ña y Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y sus mi­nis­tros. En La Pla­ta, el je­fe del Ga­bi­ne­te vol­vió a in­sis­tir en que “lo peor ya pa­só.” Al­gu­nos fun­cio- na­rios pro­ba­ron a in­da­gar acer­ca de un nue­vo en­fo­que que jus­ti­fi­que in­sis­tir con esa fra­se, li­ga­da al mal re­cuer­do de la co­rri­da cam­bia­ria en sep­tiem­bre. Y al da­ño oca­sio­na­do a la cre­di­bi­li­dad de Cam­bie­mos. No exis­te la im­pre­sión de que la res­pues­ta los ha­ya satisfecho.

El des­liz de la Igle­sia Ca­tó­li­ca le da­ría ar­gu­men­tos a Pe­ña: per­ple­ja, la opo­si­ción es in­ca­paz por aho­ra, de ca­pi­ta­li­zar el des­con­ten­to. La apro­xi­ma­ción al pe­ro­nis­mo bo­nae­ren­se es­tá ha­cien­do reali­dad la pro­me­sa de no re­gre­sar a la Ar­gen­ti­na mien­tras sea Pa­pa a la que ape­lan obis­pos cer­ca­nos a Fran­cis­co pa­ra ex­pli­car por qué no la vi­si­ta.

An­tes de la mi­sa en la Ba­sí­li­ca de Lu­ján pe­di­da por el clan Mo­yano, el de Mer­ce­des ha­bía per­di­do su fa­vor. Mar­tín Ra­driz­za­ni de­fen­dió a la her­ma­na Inés al día si­guien­te de que José Ló­pez re­vo­leó los bol­sos en el con­ven­to de Ge­ne­ral Ro­drí­guez. Inés es la monja que dio asis­ten­cia ali­men­ta­ria al ex se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas lue­go de ese ejer­ci­cio. La im­pe­ri­cia no es una ca­rac­te­rís­ti­ca atri­bui­da a Jor­ge Lu­go­nes.

Tras re­ci­bir a Hu­go Mo­yano, les di­jo a los dipu­tados pro­vin­cia­les li­ga­dos a los in­ten­den­tes del PJ que el pro- ta­go­nis­mo en 2019 les es­ta­ba re­ser­va­do a los mo­vi­mien­tos so­cia­les. En es­pe­cial, la Ce­tep de Juan Gra­bois. El de Lo­mas de Za­mo­ra cree que el sin­di­ca­lis­mo no le pres­ta de­bi­da aten­ción. El obis­po de Mo­rón pre­fi­rió lau­dar.

Con­ce­dió a la opo­si­ción la mi­sa en des­agra­vio a Nés­tor Kirch­ner lue­go de que el in­ten­den­te Ra­mi­ro Ta­glia­fe­rro re­ti­ra­se una es­ta­tua del ex pre­si­den­te en pla­za San Mar­tín, fren­te al Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal. Jor­ge Vázquez hi­zo pres­tar el ser­vi­cio a un pá­rro­co lo­cal. “Una mi­sa no se le nie­ga a na­die: si la pi­die­se, Cam­bie­mos ten­dría una”, iro­ni­zó un lai­co, con­ven­ci­do del ag­nos­ti­cis­mo ideo­ló­gi­co que pre­do­mi­na en el ofi­cia­lis­mo.

Tam­bién de la tor­pe­za dog­má­ti­ca de quie­nes ase­gu­ran com­ba­tir­lo. A ve­ces, por con­fu­sión con otros in­tere­ses. El go­bierno bo­nae­ren­se re­sol­vió apli­car ape­nas un ter­cio del re­cor­te a los 10 mil mi­llo­nes de pe­sos en sub­si­dios a es­cue­las pú­bli­cas de ges­tión pri­va­da. Las del cul­to ca­tó­li­co re­pre­sen­tan una por­ción im­por­tan­te. Mu­chas de las que no lo son –re­nun­cia­ron a ese apor­te– pa­ra po­der fi­jar con li­ber­tad el va­lor de los ser­vi­cios que pres­tan. La es­pe­cu­la­ción es que la asis­ten­cia es­ta­tal ha­ce de al­gu­nas un ne­go­cio ren­ta­ble.

Pos­ter­ga­ción. Es uno de los de­ba­tes que de­ja­rá pen­dien­te la ne­ce­si­dad de amor­ti­guar los efec­tos del ajus­te. La ra­zón me­nos pen­sa­da pa­ra que Sergio Mas­sa pue­da te­ner otra po­si­bi­li­dad de ser can­di­da­to pre­si­den­cial. El re­cha­zo del Fren­te Re­no­va­dor al Pre­su­pues­to po­dría ser ex­pli­ca­do por dos fac­to­res elec­to­ra­les: la pa­ri­dad en los son­deos de Mau­ri­cio Ma­cri con Cristina Fer­nán­dez de Kirch­ner y la fal­ta de ad­he­sión en la so­cie­dad del pe­ro­nis­mo fe­de­ral.

Lo que de­ri­va en otros su­pues­tos. ¿Es­tá ad­mi­tien­do Mas­sa la des­apa­ri­ción de la an­cha ave­ni­da del me­dio? De ser así: ¿es­ta­ría en con­di­cio­nes de qui­tar­le vo­tos pe­ro­nis­tas de iz­quier­da a la ex pre­si­den­ta?

Los pro­yec­tos pre­sen­ta­dos

Pa­ra Lu­go­nes, el pro­ta­go­nis­mo en 2019 de­be ser de los mo­vi­mien­tos

so­cia­les

por los dipu­tados Ri­car­do Lis­sal­de y Pa­blo Ga­ra­te en la Le­gis­la­tu­ra bo­nae­ren­se pue­den dar pis­tas so­bre es­tas pre­gun­tas. Plan­tean des­do­blar la elec­ción de go­ber­na­dor y de in­ten­den­tes. La for­ma en que Mas­sa ima­gi­na el fin de la tu­te­la elec­to­ral de Cristina so­bre los al­cal­des del PJ.

Hay dos de­ta­lles que cons­pi­ran con­tra esas ini­cia­ti­vas. De con­ver­tir­se en ley, vio­la­rían la Cons­ti­tu­ción y se­rían fá­cil­men­te re­cu­sa­bles por el kirch­ne­ris­mo en la Jus­ti­cia. La otra es que no se­du­ce a Cam­bie­mos, pe­ro tam­po­co a los in­ten­den­tes pe­ro­nis­tas, in­tere­sa­dos en sus­ti­tuir a Mas­sa en los acuer­dos legislativos con Vidal. Des­de ha­ce me­ses mantienen abier­tas ne­go­cia­cio­nes con la go­ber­na­do­ra por el Pre­su­pues­to y lo que es­pe­ran ob­te­ner a cam­bio: lu­ga­res en el Tri­bu­nal de Cuen­tas y el di­rec­to­rio del Ban­co Pro­vin­cia.

En el ofi­cia­lis­mo es­ti­man que se tra­ta de un em­pren­di­mien­to me­nos am­bi­cio­so. Dar­le una he­rra­mien­ta elec­to­ral a los in­ten­den­tes del Fren­te Re­no­va­dor y evi­tar su fu­ga. En 2017, Mas­sa per­dió en sie­te de los nue­ve mu­ni­ci­pios que con­ser­va. Pa­re­ce di­fí­cil que los in­ten­den­tes de San Fer­nan­do y Ge­ne­ral Las He­ras vuel­van a com­pe­tir ba­jo ese signo.

Juan An­dreot­ti ana­li­za com­pe­tir con una bo­le­ta lo­cal o ad­he­rir a Cam­bie­mos: su li­de­raz­go no tie­ne opo­si­ción. El fu­tu­ro es me­nos ven­tu­ro­so con Ja­vier Osu­na. El PRO le exi­gi­rá a la UCR que de­je de com­par­tir lis­tas lo­ca­les con el in­ten­den­te. Un asun­to en­co­men­da­do a Da­niel Sal­va­dor. El vi­ce­go­ber­na­dor fue re­elec­to co­mo ti­tu­lar del ra­di­ca­lis­mo bo­nae­ren­se.

El pro­ble­ma pa­ra Vidal es que Mas­sa condiciona el res­pal­do al Pre­su­pues­to de la Pro­vin­cia a la san­ción de la ley pa­ra des­do­blar elec­cio­nes. La go­ber­na­do­ra no ten­dría di­fi­cul­ta­des en nin­gu­na de las dos Cá­ma­ras pa­ra al­can­zar la ma­yo­ría sim­ple, ne­ce­sa­ria pa­ra apro­bar­lo. La di­fi­cul­tad re­si­de en el en­deu­da­mien­to con­te­ni­do en esa pro­pues­ta y pa­ra el que pre­ci­sa dos ter­cios de los vo­tos. Y por eso de Mas­sa.

Esa es la cau­sa de que la san­ción se re­suel­va des­pués del 20 de di­ciem­bre, aun­que el in­gre­so por el Se­na­do es­té pre­vis­to pa­ra el 5 de no­viem­bre. Tam­bién que Cam­bie­mos se pro­pon­ga lo­grar un con­sen­so am­plio en torno al pro­yec­to, que in­clu­ya a los in­ten­den­tes, Mas­sa y otros blo­ques mi­no­ri­ta­rios.

Es­tra­te­gia que apun­ta a lo­grar una de­cla­ra­ción con­jun­ta de res­pal­do al re­ajus­te por in­de­xa­ción de 19 mi­llo­nes de pe­sos en el Fon­do del Co­nur­bano. Vidal fra­ca­só en el in­ten­to de in­cluir­lo en el Pre­su­pues­to na­cio­nal. Un de­cre­to pre­si­den­cial es aho­ra la úni­ca vía pa­ra ob­te­ner esa re­com­po­si­ción. Cam­biar cues­ta.

POR LACAU­SAMa­ría Eu­ge­nia VidalDI­BU­JO: PA­BLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.