“Es una de las pá­gi­nas más os­cu­ras en la his­to­ria del país”

Perfil Cordoba - - Sociedad - ARIEL BOG­DA­NOV

An­te un nue­vo aniversario de la vo­la­du­ra de la Fá­bri­ca Mi­li­tar, Fa­bián Me­ni­chet­ti ex­pli­ca qué ocu­rrió aque­lla fa­tí­di­ca ma­ña­na.

En la jor­na­da de ayer, cien­tos de per­so­nas mar­cha­ron en Río Ter­ce­ro pa­ra pe­dir res­pues­tas por la vo­la­du­ra de la Fá­bri­ca Mi­li­tar. La explosión, ocu­rri­da el 3 de no­viem­bre de 1995, que de­jó un sal­do de sie­te muer­tos y más de 300 he­ri­dos, aún per­ma­ne­ce en las re­ti­nas de sus ha­bi­tan­tes que ca­da año re­nue­van su pe­di­do de jus­ti­cia.

Fa­bián Me­ni­chet­ti es una re­fe­ren­cia in­elu­di­ble a la ho­ra de la ha­blar del te­ma. El pe­rio­dis­ta es au­tor de los li­bros (1997) y

en los que de­ta­lla as­pec­tos des­co­no­ci­dos de aque­lla fa­tí­di­ca ma­ña­na. En diá­lo­go con PER­FIL CORDOBA, Me­ni­chet­ti ha­bló del ca­so que con­mo­cio­nó a un país y que aún aguar­da res­pues­tas.

“Río Ter­ce­ro fue una ciu­dad bom­bar­dea­da. Fue víc­ti­ma de un ilí­ci­to por un com­ple­jo en­tra­ma­do in­ter­na­cio­nal en don­de es­tu­vo in­vo­lu­cra­do el go­bierno (de Car­los Me­nem). Hay fun­cio­na­rios es­ta­ta­les in­vo­lu­cra­dos y sin du­das es una de las pá­gi­nas más os­cu­ras del país”, de­fi­ne con­tun­den­te el in­ves­ti­ga­dor. “Has­ta el día de hoy hay gen­te que su­fre al es­cu­char una puer­ta ce­rrar­se con vio­len­cia. Bom­bar­dea­ron un pue­blo. Hu­bo ba­rrios arra­sa­dos y la explosión se es­cu­chó a 100 ki­ló­me­tros. No sé si la so­cie­dad en su con­jun­to com­pren­dió la gra­ve­dad que tu­vo es­te he­cho en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea ar­gen­ti­na. Es­ta­mos ha­blan­do de una ciu­dad bom­bar­dea­da por un he­cho de co­rrup­ción”.

—¿Cuál es la si­tua­ción ac­tual de la Fá­bri­ca Mi­li­tar de Río Ter­ce­ro?

—A 23 años de la explosión, la si­tua­ción aún es muy com­ple­ja. Hay una to­tal im­pu­ni­dad y has­ta el mo­men­to so­la­men­te fue­ron con­de­na­dos cua­tro mi­li­ta­res por el Tri­bu­nal Oral Fe­de­ral nú­me­ro 2 de Cór­do­ba, por es­tra­go do­lo­so por muer­te agra­va­da. Más allá de la con­de­na, esa sen­ten­cia de­jó un pa­so im­por­tan­te y es que los jue­ces cor­do­be­ses di­je­ron que fue un he­cho in­ten­cio­nal, un aten­ta­do pa­ra bo­rrar prue­bas de la ven­ta de ar­mas a Croa­cia y Ecua­dor. En de­fi­ni­ti­va, que no fue un ac­ci­den­te.

—¿Có­mo to­mó Rio Ter­ce­ro la ab­so­lu­ción de Me­nem en la cau­sa por la ven­ta de ar­mas?

—Jus­ta­men­te en la mar­cha de es­te sá­ba­do en Río Ter­ce­ro se pi­dió por tres ejes fun­da­men­ta­les. El pri­me­ro es el re­pu­dio a la ab­so­lu­ción de Me­nem en la cau­sa ar­mas. Car­los Me­nem fue el má­xi­mo res­pon­sa­ble po­lí­ti­co del go­bierno en aquel mo­men­to y aho­ra fue ab­suel­to en una cau­sa que es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da a lo que ocu­rrió en Río Ter­ce­ro. El se­gun­do eje es el pa­go in­me­dia­to de las indemnizaciones por lo ocu­rri­do en 1995, lo cual es una ley que ya es­tá re­gla­men­ta­da por el Eje­cu­ti­vo y se es­tán emi­tien­do los cer­ti­fi­ca­dos. Por úl­ti­mo, se pi­de por la reac­ti­va­ción de la Fá­bri­ca Mi­li­tar. La si­tua­ción eco­nó­mi­ca guar­da pa­re­ci­dos con lo ocu­rri­do en los 90, an­tes de la explosión. —¿Có­mo es eso?

— El con­tex­to de los 90, cuan­do se pro­du­ce el aten­ta­do, se dio en un mo­men­to de muy ba­jo pre­su­pues­to pa­ra la fá­bri­ca, ya que se ha­bían pro­du­ci­do mu­chí­si­mos des­pe­di­dos, ce­san­tea­dos y un año des­pués del aten­ta­do, en 1996, fue­ron des­pe­di­dos 400 tra­ba­ja­do­res ba­jo el mo­te de re­con­ver­sión la­bo­ral. Por mo­men­tos qui­sie­ron po­ner a la fá­bri­ca co­mo la vic­ti­ma­ria, pe­ro en reali­dad fue la víc­ti­ma.

—¿Los des­pi­dos de es­te año com­ple­ji­zan aún más el te­ma?

—Ab­so­lu­ta­men­te. Des­de el pun­to de vis­ta la­bo­ral y pro­duc­ti­vo es muy com­ple­jo, so­bre to­do con es­tos des­pi­dos de los úl­ti­mos tiem­pos. En una ciu­dad co­mo Río Ter­ce­ro, que tie­ne 55 mil ha­bi­tan­tes, lo siente mu­cho. Hu­bo 25 des­pe­di­dos el año pa­sa­do y 59 más en es­tos úl­ti­mos me­ses. Son des­pi­dos que im­pac­tan en el cir­cui­to eco­nó­mi­co lo­cal y no se sa­be qué pue­de pa­sar de ca­ra al fu­tu­ro. Río Ter­ce­ro es lo que es por su Fá­bri­ca Mi­li­tar. Ade­más, ge­ne­ra la lle­ga­da de otras in­dus­trias que la pro­veen o que tie­nen al­gún víncu­lo con ella. Mu­chos de no­so­tros no vi­vi­ría­mos en Río Ter­ce­ro sino es­tu­vie­ra la fá­bri­ca que pro­vo­có la lle­ga­da de em­pre­sas sa­té­li­tes co­mo Eta­nor, Petroquímica, en­tre otras. De ca­ra al fu­tu­ro es­pe­ra­mos que fre­nen los des­pi­dos y la fá­bri­ca lo­gre atra­ve­sar es­ta di­fí­cil si­tua­ción.

CEDOC PER­FIL

CEDOC PER­FIL

¿ERROR HU­MANO?. La Jus­ti­cia de Cór­do­ba de­ter­mi­nó que se tra­tó de un he­cho in­ten­cio­nal, pa­ra bo­rrar prue­bas de la ven­ta de ar­mas a Croa­cia y Ecua­dor. Car­los Me­nem fue so­bre­seí­do.

ZO­NA DE GUE­RRA. La explosión de la Fá­bri­ca Mi­li­tar, el 3 de no­viem­bre de 1995 de­jó un sal­do de sie­te muer­tos y 300 he­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.